antilobato.com

18 04 2012

La envidia: el deporte nacional en España. ¡Cómo mola odiar a la gente que tiene éxito! Buscarle las vueltas. Inventarles fallas y defectos, y potenciarlos hasta la nausea.

Un amigo nuestro dice que en España hay Antialonsismo. Nosotros pensamos que más bien lo que hay es Antilobatismo. Y para joder a Lobato, quieren que Alonso fracase [ironic mode on]. Cada vez que Antonio Lobato se entusiasma en las narraciones de las carreras, cada vez que grita lo de “Magic Alonso”, “es el mejor”, “si tuviera un coche a la altura”, etc. mucha gente tira espuma por la boca, y se convierten en una legión de fanáticos con una misión sagrada: minusvalorar cualquier logro de Alonso, atribuirlo a la suerte, y acusar a Lobato de ser un gilipollas y no tener ni idea de Fórmula 1; de ser símplemente un máquina de besarle el culo a Alonso para vender más F1 a la gente inculta de este país, que no entienden el deporte, y solo tienen neuronas para ser hoolingans del deportista español de turno. Curiosamente, este mismo aficionado Antialonsolobatil desconocía seguramente la existencia de la Fórmula 1 hasta el advenimiento del piloto asturiano. Ahí están las audiencias de TV3 y TVE-2 en la era pre-Alonso para atestiguarlo. La subida al carro del purismo de la F1 ha sido generalizada y antológica. Ahora todo el mundo sabe de Fórmula en Este país (y sabían desde la época de Fangio). Lo que pasa es que no querían demostrarlo.

En nuestra opinión, la Fórmula 1 es un deporte que puede aburrir a muchos, excepto a los que se han sentido interesados por los deportes de motor desde siempre, y a los fans de Alonso cuando éste gana. De hecho, nosotros sabemos muy poco de Fórmula 1. Ha sido un deporte muy soporífero durante años, por la tiranía de una escudería sobre el resto: Ferrari, Brown, Red Bull,… Este año parece un campeonato más igualado e interesante. La carrera de China tuvo muchas alternativas y adelantamientos en la cabeza de carrera hasta el final. Se pareció más a la típica carrera de motociclismo, que a la de F1, donde normalmente el lider de carrera sale en la pole, y se mantiene ahí hasta la bandera de cuadros.

En nuestra opinión, Antonio Lobato era un periodista deportivo como otros en este país. Seguramente sabría mucho más de fútbol que de otros deportes. Cuando le cayó del cielo hacerse cargo de las retransmisiones de F1 en Telecinco. Fue en el año de explosión de Alonso, y como solo la cadena amiga, el ente berlusconiano belenestebanense sabe hacer, lo promocionó hasta la extenuación cual reality. Quizás venga de ahí la animadversión y rechazo que muchos sienten aún por el periodista. Sim embargo, su evolución durante estos años en que se ha especializado en el mundo de la Fórmula 1 ha sido notable, siendo hoy por hoy la imagen de la Fórmula 1 en España. Y peregrinando de cadena en cadena allá donde la Fórmula 1 vaya. Dando cátedras de Fórmula 1, y creemos que es el periodista más cualificado para llevar a cabo este cometido. A base de estar ahí muchos años, ha aprendido mucho sobre como funciona el circo, las escuderias, etc. Se ha hecho un experto ante nuestros ojos, que poco tiene que ver con ese tipo que tenía que fingir saber de qué estaba hablando el primer año que se hizo cargo en Tele 5.

Pero claro, los hooligans se cansan de ver la misma cara siempre. Hay un deseo de caras nuevas que también se produce en la política, por ejemplo (Rubalcaba o Jordi Hurtado en Saber y ganar). Por eso a más de uno le quemó el anuncio de que “el calvo” y TODO SU EQUIPO se volvían a trasvasar a la cadena que una vez más adquiria los derechos del Gran Circo. En este caso Antena 3, una vez absorbió a La Sexta.

Nosotros le queremos, y no creemos justo que se le niegue el pan y la sal. También somos muy de Trecet en las retransmisiones baloncestísticas… que alguna cadena recoja el guante (pero esa, es otra historia… {chanchan chanchan chan chan! chan chan!}

 

Anuncios




Un líder insospechado

30 03 2012

Tengo que frotarme los ojos al mirar la clasificación del mundial de F-1 después de las dos primeras carreras del año:

 

 

 

 

 

 

1-Alonso (35)

2-Hamilton (30)

3-Button (25)

4-Webber (24)

5-Pérez (22)

6-Vettel (18)

7-Raikkonen (16)

 

Resulta sorprendente ver a un piloto de Ferrari en lo más alto de la clasificación, teniendo en cuenta lo poco competitivos que se han mostrado en este inicio de campeonato. Muy por detrás de las escuderías que han conseguido desarrollar los monoplazas más rápidos este año: McLaren, Red Bull, Mercedes o Lotus.

Por supuesto, Alonso ha hecho dos carrerones, aprovechando muy bien las circunstancias de carrera, sin cometer ningún error, y Ferrari ha estado acertado con la estrategia. La otra cara de al moneda es Felipe Massa. El piloto brasileño ha tenido un comienzo de horrible, sin puntuar en ninguna de las dos carreras.

Nunca me pareció Massa un piloto especialmente talentoso. Pero si tienes como compañero de equipo a Alonso, tus fallas se hacen aún más evidentes. No es una posición nada cómoda. Alonso a “crujido” a todos los compañeros de equipo que ha tenido: Trulli, Fisichella, Massa. La única excepción fue Hamilton, con quien quedó empatado a puntos, y eso que la escudería tuvo, en mi opinión, un trato de favor hacia el piloto inglés. (No se me olvida la última carrera de aquel año, en la que el coche de Alonso iba misteriosamente más despacio que el de Hamilton, con una diferencia que no se había visto en todo el año, como si alguien hubiera “tocado” algo en el coche).

Veamos si la escudería del Cavallino puede empezar a mejorar el coche, porque si no, no habrá opción de pelear por el mundial. Alonso es muy bueno, quizás el mejor piloto en la parrilla actualmente, pero no puede hacer milagros.

Si lo consiguen, pienso que el principal rival para Alonso de cara a conseguir el Mundial será Hamilton. Mclaren cuenta con el mejor coche. Es tan rápido como los Red Bull en tandas largas, pero aún más rápido a una vuelta, por lo que estará casi siempre rondando la pole position en las calificaciones. Creo que Lewis es mejor piloto que su compañero de equipo, aunque tendrá que demostrarlo con consistencia. Su estilo de pilotaje agresivo degrada mucho los neumáticos Pirelli, y tendrá que tener cuidado con eso.

Por supuesto, los Red Bull también tendrán algo que decir, así como otros pilotos. Eso es lo que me está enganchando a la F1 esta temporada: la gran igualdad entre escuderías, lo cual añade emoción a las carreras. Creo que todos podemos congratularnos de que la época de dominio absoluto de los coches del toro rojo haya terminado. Que ustedes lo disfruten.

 





La pegada

15 11 2010

El último ha sido un fin de semana intenso, de trazo grueso. Pugilístico, podría decirse. Sin concesiones ornamentales. Empezaba la fiesta a primerísima hora del viernes: the Special One en los micrófonos del Larguero acusando a un compañero poco menos que de mal profesional. Nada más que añadir al carrusel de interpretaciones, adhesiones (las más) y declaraciones al respecto. Que a la pegada del portugués no la fichó el Madrid para hacer amigos como hoy decía Butragueño ya lo sabíamos. Que este señor no está a la altura del banquillo en el que HOY (el cadalso aguarda para todos amigo) se sienta algunos también lo sabíamos. Un banquillo en el que antes que Mou se sentaron tipos como Vicente Del Bosque o Miguel Muñoz, por citar a los dos primeros que me vienen a la cabeza. Una institución que labró su reputación como club más querido de España con valores diametralmente opuestos a los mostrados por Mourinho. No es envidia lo que despertaba el Madrid, sino admiración.

Después vendría todo lo demás: el cabreo de Manolo Preciado, y como gusta decirse por algunos lares, ahí está su trayectoria detrás, la de un currante del fútbol admirado no solo en Santander, Valencia y Gijón, donde ostenta la condición de entrenador decano de la categoría; sino en general en todo el panorama futbolístico español. Un tipo que ha sabido levantarse tras varios palos profesionales y personales, que se sobrepuso no solo a Dimitri Piterman sino también al drama de la muerte de sus seres más queridos. No creo que hubiera una sola afición en España que tuviera una mala palabra hacia este señor. Así que me parece totalmente INDIGNANTE  la actitud de algunos diarios de cuyo nombre no puedo acordarme, no ya obviando la falta de respeto de Jose Mourinho sino tachando a Manolo de provocador y de querer calentar el partido. No cabría siquiera la neutralidad en este conflicto. No he visto las portadas de las ediciones asturianas de según que diarios, si tenemos algún lector por allí y las puede comentar, lo agradeceríamos.

Sábado. Arlington (Texas). Manny Pacquiao vs  Antonio Margarito. El filipino saca a relucir su increíble pegada. Una pegada con la que destroza la cara de su rival, el tornado de Tijuana, nueve kilos y diez centímetros más que el filipino, luchando ahora por salvar su ojo. Una pegada que le ha llevado a instalarse en el olimpo de los elegidos. Si importantes fueron los ochos oros de Phelps en Pekín o los siete Tours de Francia de Lance Armstrong, no lo es menos la hazaña lograda por el mejor boxeador del momento. Con su pegada ha logrado ser campeón hasta en ocho categorías diferentes: mosca, supergallo, pluma, superpluma, ligero, superligero, welter y, desde el pasado sábado, superwelter. La escasa relevancia del boxeo en europa, fuera además de las categorías heavys, oscurecen la gesta.

Domingo. Abu Dhabi. Fernando Alonso comparece en el Yas Marina. Todo acompaña al piloto asturiano, incluso nos encontramos en el circuito en el que la Scuderia acaba de inaugurar el primer parque temático mundial dedicado íntegramente al mundo Ferrari. La imagen aérea es premonitoria: un gran cavalino rampante surge de la arena del desierto. La sesión calificatoria coloca a Alonso por delante de su gran rival el australiano Mark Webber, a priori la única rueda a marcar si todo sale bien. Pero este deporte, tantas veces acusado de aburrido y predecible, tenía reservada para Alonso una broma macabra. Primera vuelta y accidente del mejor piloto que hasta ahora vieron los circuitos. Primeras paradas por el pit stop para cambiar neumáticos. El coche de Webber que no acaba de ir. Y el desastre. Nos engañaron. Webber era un señuelo. Quizá Todt nunca hubiera picado. Ahora Italia mira a Domenicalli, se pregunta como pudo la Scuderia fallarle al mejor piloto del mundo. Tiene mérito la temporada de Alonso. Pero es una desgracia, tanto tiempo soñando con Ferrari y resulta que este año andaba corto de pegada. No solo superado por la ingeniería de Newey, sino también por McLaren. Así que, después de todo, quedar por delante de tres pilotos al volante de coches superiores y pelear hasta la última carrera por el mundial, tiene mérito. Del nuevo campeón del mundo, algunos ya hablaron hace meses: https://contodaslasaficiones.wordpress.com/2009/11/02/red-bull-te-da-alas/





Príncipe de Asturias

25 10 2010

La del domingo fue la última mañana del año con horario de verano. Así que levantarse a las ocho (quizá fue algo más tarde, debo reconocerlo, pero en cualquier caso, madrugón) de la mañana la semana antes de que el reloj nos conceda una hora de propina y ver en la pantalla “Lap 4/55” una hora después de la salida oficial que marcaba el horario de la organización no fue la mejor manera de empezar el domingo. Una intensa cortina de agua, el mal drenaje de un circuito sólo bien acabado por aquellas zonas por las que transitaba Lewis Hamilton… muy mal pintaba la carrera a eso de las nueve de la mañana, con protagonismo del Safety Car, situaciones inverosímiles (que nunca olvidarán en la familia Di Grassi con vuelta rápida para el recuerdo) y la amenaza de finalización con reparto de puntos según el orden logrado en clasificatorias.

Sin embargo, igual que sucede en aquellos partidos (ojo con las etiquetas, NO es una entrada de fútbol) marcados por la lluvia, el barro, los uniformes manchados, la carrera devino en una tarde-noche (horario coreano) de las que hacen afición. No faltó nada, ninguno de los ingredientes que hacen grande cualquier disciplina, y puedan hacer que algunos escépticos con el espectáculo de la F1, entre los que se podría encontrar el firmante, tengamos que replantearnos de vez en cuando nuestros criterios. Me explico. A la Fórmula 1 siempre le he reprochado su determinismo (ya sé, un mal común de todos los deportes, pero elevado a su máxima expresión en éste), su exceso de glamour y pompa y su rigidez (momentos a seguir: salida de parrilla y entradas a boxes). Apasionante para ingenieros, para amantes del motor, siempre la he considerado de menor rango en mis preferencias que los campeonatos mundiales de motociclismo.

Ayer no fue así. Ayer no faltaron ni la emoción, ni las alternativas, ni siquiera el componente “milagroso”. Errores de pilotaje, fallos de mecánicos en boxes, pilotos suicidas y visiones subjetivas literalmente tenebrosas (insisto, no en el caso de Hamilton). Nada de órdenes de equipo ni de perfectas coreografías en boxes. En definitiva: el territorio para el piloto, para el hombre. No es extraño que ayer ganara Fernando Alonso. Hay consenso en la parrilla, tal vez no sea el tipo más simpático del mundo, tampoco le conocemos, pero casi todos le consideran el mejor. Lleva siéndolo años, solo que ahora, con el poso de la madurez alcanzada tras duros años en McLaren y Renault, parece mejor que nunca. Y, dicho sea de paso, más feliz. Capaz de forzar al límite a Vettel y de aprovechar el más mínimo resquicio que le ofreció Hamilton para liderar la carrera en una mágica segunda parte y presentar su candidatura a la triple corona en su primer año con Ferrari. Ni siquiera Schumacher, el gran Michael, puede presumir de tal hazaña. Un dato nada irrelevante: Ferrari es, no la segunda marca, sino la tercera en el Mundial de constructores, superada por los aerodinámicos Red Bull de Adrian Newey y por los McLaren. A Massa no lo encontramos por las primeras posiciones de la general.

¿Qué alternativas le quedan a Red Bull? ¿Igualdad de trato, favoritismo para su niño mimado, o para su más seria opción para ganar el título? ¿Se devorará la hidra ambas cabezas como hizo McLaren precisamente la temporada de Fernando Alonso?

http://www.youtube.com/watch?v=KgZSnAkQc4c





Red Bull te da alas

2 11 2009

GEPA-2302089900Finalizada la temporada más convulsa y atípica que se recuerda, al menos para un recién llegado a esto del gran circo, se abren varios interrogantes, deportivos e institucionales, en el horizonte de la Fórmula Uno.

¿Resolverá Todt, más sensible para con las inquietudes de los constructores, las tiranteces entre la FIA y la FOTA?, ¿conseguirá Alonso en unos meses volver a hacer de Ferrari la máquina perfecta que Michael Schumacher tardó años de aprendizaje en construir?, ¿volverán los Briatore Gregoraci a pasear su encanto por el paddock?, ¿será capaz Ross Brawn de sacarse un nuevo conejo de la chistera? 

Alonso, Ferrari, Briatore… todo el mundo parece haber olvidado sin embargo a los dos mejores pilotos de 2009 en cuanto a sus incuestionables números se refiere: Jenson Button y Sebastian Vettel. Del primero ya hemos hablado en este foro, su hazaña servirá poco más que para que los súbditos británicos celebren por segundo año consecutivo la victoria en el campeonato, algo a lo que sin duda no estaban acostumbrados. Sin embargo, su éxito parece más basado en la habilidad del ingenioso Brawn en encontrar resquicios en el reglamento o en la ausencia de competencia seria por parte de los grandes.

 De Vettel en cambio, poco se ha hablado, por lo menos por parte del gran público. Poco añadiré al hecho de que el mismo Michael Schumacher haya intentado reclutarlo, hasta el último minuto, para la causa ferrarista. Ni al de que el año pasado hiciera octavo del mundo al volante de un Toro Rosso. Ni al de que con veintidós años haya batido récords de precocidad de Alonso y Hamilton. Ni al de que tenga detrás el poderoso apoyo financiero del multimillonario de la taurina Dietrich Mateschitz, mecenas de un equipo en clara progresión, con presupuestos crecientes y la dirección en pista de Adrian Newey (Williams, McLaren). Tan solo diré que se abre una tercera vía, siempre saludable, en el esperado duelo bajo el Sol Alonso-Hamilton.