El Centenario del Titanic

14 05 2012

Pocas semanas después de conmemorarse el centenario del hundimiento del Titanic, vivimos una semana de baloncesto con dos hitos con un impacto comparable al del desastre del trasatlántico irlandés. Comenzábamos la semana hace ocho días con la clase más triste en el Ramiro de Maeztu, con el histórico Estudiantes descendido deportivamente (ya veremos si también en los despachos) a LEB, una categoría que desconocía. Siempre había sido testigo el público demente del baloncesto de la máxima categoría en España. Así, un equipo que ha visto defender su camiseta a Fernando Martín, Winslow, Orenga, Azofra, los hermanos Reyes, Jiménez, Loncar, Sergio Rodríguez, Suárez; que ha dado la alternativa a técnicos históricos como Díaz Miguel, Aíto o (el primer) Pepu Hernández, con una de las aficiones más fieles de España, veía como tras varios años jugando con fuego su equipo perdía la categoría, pese a refuerzos como Bullock, De La Fuente o Jiménez. Un drama y reflexiones como el papel de Pepu en su retorno como director deportivo o la productividad de su cantera.

Aunque el plato fuerte de la semana a este lado del Atlántico (ya profundizaremos con las semis de conferencia NBA) empezaba el viernes en Estambul. A priori, viendo por ejemplo el puesto de base uno podía aventurar quién NO ganaría: Diamantidis/Saras, Teodosic, Spanoulis jugando de uno… Marcelinho. No se trata de cebarse con un jugador en concreto, pero sí que se puede discutir la política de fichajes del Barça el pasado verano: no se ha estado a la altura en el puesto de base (debilitado, Ricky y Lakovic ofrecían más soluciones que Huertas), Eidson ha aportado más nombre que rendimiento y desde luego menos en defensa y tiros providenciales que Basile y con Gran Canaria se adelantó el Madrid con Jayce Carroll. Lo que unido a la excesiva dependencia de Navarro o la irregular campaña de Mickeal ha provocado que la Copa y la Euroliga hayan volado, reduciendo todas las posibilidades de un equipo pensado para ganar en todos los frentes a la posibilidad de éxito en la liga doméstica.

Pero la auténtica debacle histórica de esta semana llegaba anoche. El CSKA, eterno candidato al título, veía aún más reforzada si cabe su lujosa plantilla, llegando a Estambul con un banquillo integrado por jugadores que serían estrellas incluso en cualquiera de sus rivales en la Final Four: Gordon, Lavrinovic, Kaun o Shevd, no digamos ya Siskauskas o Khryapa han cedido este año los focos a los tres fichajes estrella en Moscú, configurando la plantilla más potente que se recuerda en Europa desde los tiempos de la Jugoplastika, una escuadra que podría incluso competir sin ruborizarse en los playoffs por el título americano. Kirilenko hacía un paréntesis en su exitosa carrera NBA (después del verano fichará por los Brooklyn Nets), Krstic también cruzaba el charco y los magnates rusos eran capaces de arrebatarle en verano a Teodosic a su rival de anoche.

Contra esta bestia jugaba un renovado Olympiacos, debilitado con la pérdida de jugadores top como Teodosic, Kleiza o Papaloukas y encomendado a la maestría de su antiguo entrenador Dusan Ivkovic (ex-Cska) y al fichaje estrella Vassilis Spanoulis. Tras un primer cuarto paupérrimo, que condenaba a la final a los cuarenta puntos, parecía que bajo la batuta de un Teodosic que pretendía discutirle el MVP de la final a su compañero Kirilenko con tres triples seguidos, el CSKA se pasearía ante un rival inesperada. Sin embargo a partir de una gran defensa, y de una lección de juego de Spanoulis (pese a no ser un base-base, le enseñó los secretos del puesto de uno a Teodosic) y de pundonor de Printezis y Papanikolau (MVP moral de la final, 18 puntos con 100 % de acierto en TODOS los tiros hasta el último minuto del partido), el Olympiacos, que había dejado en la cuneta de Montepaschi en cuartos y a Barça en semis, le enseñó los dientes a su rival (enjugó 19 puntos de desventaja en los últimos 12 minutos) y mostró, a los magnates rusos que el baloncesto es algo más que millones de dólares.

Anuncios




El peligro del Este

22 03 2012

Con la perspectiva de la Final Four en Estambul a poco más de un mes vista, han empezado los cruces al mejor de cinco de cuartos en la Euroliga post-cierre patronal NBA. Pocos rescoldos quedan ahora de aquel eco que amenazó con sacudir los cimientos del basket europeo, pero sí los suficientes como para confirmar los augurios de entonces: el peligro este año viene de Moscú. Pese a la salida de un hombre clave los últimos años como Smodis, los moscovitas, eternos integrantes del cuadro final de honor, han conformado este año una de sus mejores plantillas de siempre, y eso es mucho decir en una escuadra de su abolengo, capaz de resistir su comparación con cualquier equipo a ambos lados del Atlántico. A saber: Teodosic, o lo que es lo mismo, puede que el mejor base no NBA del momento; dos estrellas NBA como Nenad Krstic y AK-47, más el bloque “ruso” (Siskauskas, Vorontsevich, Shved, Kaun, Khryapa o Kurbanov) y el fichaje de un jugador curtido en mil batallas europeas como D. Lavrinovic hacen del CSKA un equipo al que pocos en el mundo podrán mirar muy por encima del hombro. Sin duda a  algo más que el efecto Miribilla deberán apelar el Bilbao para plantarle cara al CSKA.

Viendo a los ocho mejores de Europa, parece que el duelo Barça – Este de Europa (con permiso de Montepaschi) será el que marque el devenir de la competición. Ahora bien, si bien es cierto que el Barça debe estar entre los cuatro mejores, lo cierto es que hasta este momento de la temporada tampoco ha demostrado la autoridad que se le presuponía. En el primer partido de su serie sufrió mucho más de la cuenta en un partido que tenía controlado ante un Kazan con los únicos argumentos de Domercant y su gigantón pívot Jawai. ¿Realmente es mejor este FC Barcelona que el de pasados cursos?, ¿son Huertas o Wallace mejores opciones que Lakovic o Basile? Hasta ahora el Barça está viviendo de su defensa y del buen momento de un cada vez más ascendente Erazem Lorbek y un gran Boni Ndong, parece que Pete Mickeal está recuperando el nivel y luego está Navarro. Pero la dirección del juego y la aportación de algunos jugadores deberá crecer para poder aspirar a que Estambul una su nombre a Barcelona y París como ciudades donde el Barça ganó una Euroliga.

Siguiendo con la nómina de equipos del Este encontramos los nombres de los dos clubes atenienses y el del Maccabi. Sorprende en el caso heleno como la tremenda crisis del país no ha pasado apenas factura en la confección de los equipos. El PAO, vigente campeón, vive tiempos convulsos. Nada nuevo en el equipo de los hermanos Giannakopoulos. Los rumores de fin del ciclo Obradovic, uno de los matrimonios (PAO-Zeljko) más fructíferos de la historia reciente en Europa, sin embargo no han variado un ápice el talante competitivo del equipo griego por antonomasia (ritmo lento, presión increíble en la grada…), un equipo hecho de la misma pasta que este tipo de partidos. Bajo la dirección de Diamantidis (31 puntos de valoración en el primer partido de la serie),  Calathes y Jasikevicius y las referencias de Mike Batiste en la pintura y Sato en el exterior, los atenienses serán un rival más feroz cuanto más cerca del final se encuentren.

Juegan los del Oaka contra el Maccabi (1-0) en la reedición de la final del año pasado. Los israelíes han perdido este año al eterno Derrick Sharp (retirado), a Jeremy Pargo y a Chuck Eidson, pero vuelven a ser una de las escuadras más fuertes de Europa. Para compensar tan ilustres bajas los macabeos ficharon en verano nada menos que a Jordan Farmar (ex Los Angeles – New Jersey), a Theo Papaloukas, Devin Smith… en un equipo en el que viejos conocidos ACB (Burstein, Eliyahu, Hendrix) siguen compartiendo galones con el gigantón Schortsianitis.

Finalmente, y como posible rival del Barça en la posible semifinal de Estambul, juegan Montepaschi y Olympiacos (único partido con ventaja visitante al final del primer round). Nuevamente, un inopinado talonario griego, capaz de sufragar nóminas como las de Spanoulis, Keselj o el sabio Ivkovic en el banco. Enfrente, otro de los clásicos de estas rondas, el Montepaschi Siena, que arrasó en su grupo en la fase previa con varios “top” en sus filas (David Andersen, K.Lavrinovic…) y con la aportación, en juego y en estadísticas personales, de uno de los jugadores más desequilibrantes del momento, ya lo pudimos comprobar en la pasada Eurocopa de naciones, el “macedonio” Bo McCaleb.

Nos vemos en Estambul.





De ayer, de hoy, de siempre

9 05 2011

Buenas noches, queridos amigos, después de varias semanas sin escribir, ¡vuelvo al emocionante reto de sentarme delante del ordenador!, con la sana intención, eso sí, de no abusar de polémicas, interpretaciones, acusaciones, descalificaciones, dimes y diretes a cuentas de la histórica serie de clásicos reciente. Sin duda la profusión de análisis tácticos, de aproximaciones, de artículos leídos, me secó el cerebro como a Don Quijote las aventuras de Tirante, así que poco más he podido aportar al respecto.

De todo cuanto he leído, me quedo con la reflexiones de Sámano y Del Bosque (tampoco es noticia), que eran más o menos las siguientes: el Madrid jugó el último partido, dice Sámano, conforme correspondía a su heráldica, el mejor o peor repertorio es cuestión de ciclos, pero un equipo no puede perder su fachada. Finalmente no la perdió el Madrid, como tampoco lo hizo el Barça hace unos años, en aquella semifinal inversa a ésta en la que el equipo entonces dirigido por Charly Rexach se fue a lo loco en el partido de ida en el Camp Nou, permitiendo a McManaman retratar a una defensa suicida y sellar el pase del Madrid a la Final.  Por su parte, al entrenador salmantino, cuando le preguntaron en la radio por la presunta deriva de los enfrentamientos entre jugadores nacionales, respondía, con su proverbial templanza, “mire usted, los Madrid – Barça, no se han empezado a jugar ahora”.

Son partidos de ayer, de hoy, de siempre. Trascenderán incluso, por imposible que pueda parecer, a Pep y a Mou, a Messi y a Cristiano, a Inda o Mascaró. Son dos equipos que ya eran grandes, grandísimos, y que de alguna forma en el pasado pudieron (no lo sé, ni estuve allí ni pretendo entender nada, ni creo que deba ser extrapolable al presente) concepciones diferentes de un país, así que de alguna forma u otra, y avivados por el fuego de la competitividad, periódicamente surgen conflictos. Figo, Mourinho u Ortíz de Mendíbil no son más que coartadas, muy bien utilizadas por cierto por medios a un lado y otro del puente aéreo.

De ayer, de hoy y de siempre, es también Zeljko Obradovic, ese técnico eterno que ayer se permitió igualar el solo el record de Copas de Europa de baloncesto que tiene el Real Madrid como club. Parece Obradovic un alquimista moderno que ha encontrado el elixir del éxito, aplicando en su Panathinaikos en el último lustro una peculiar filosofía, casi más vital que deportiva: descansar un año para ganar sin grandes complicaciones el siguiente. De la mano de Diamantidis, acaparador una vez más de cuantos premios individuales otorga la organización y con un juego por el que pocos trasnocharían por ver en la NBA (una NBA  que por una vez tiene al pequeño de los Gasol un escalón por encima del mayor), Obradovic volvió dar la enésima lección de planteamiento, de como imponer tu ritmo al rival (un Maccabi excesivamente dependiente de la mano de Pargo y excesivamente falto de la intensidad de Perkins), de como, en definitiva, ganar ocho Copas de Europa. Una Copa de Europa que al final le vino grande al Madrid, pero que debería hacerle ver que si, por una vez, confía en un bloque y en un proyecto a medio plazo, puede volver a ser grande en Europa. Enhorabuena a Nikola Mirotic por su elección como jugador sorpresa del torneo.

Podríamos hablar de más cosas, han sido muchas semanas, de la nueva amenaza que tiene Nadal en Novak Djokovic, del insólito finalista al que espera Dallas en el Oeste (Oklahoma o Memphis), de la final anticipada en el Este entre Boston y Miami, o del tímido despertar de Ferrari, pero permitirme que mi despedida, y la de este foro, sea hoy para acordarnos de dos deportistas que nos han dejado: uno, para transformarse en leyenda, el gran Seve Ballesteros, un pionero universal; el otro, presa del más grande de los infortunios, el belga  Wouter Weylandt, que ha muerto esta tarde en el Giro. Descansen en paz los dos.





Champions League: Resumen J.1

18 09 2010

Hola queridos lectores bienvenidos, a la primera jornada de la fase de grupos de la competición más importante a nivel  de clubes y a nivel europeo le damos la bienvenida a nuestro blog,donde  vamos a dar los partidos que tengan que ver con los equipos españoles: el Valencia, el FC Barcelona y el Real Madrid.

Trae novedades esta UEFA CHAMPIONS LEAGUE, en cuantos a los colegiados: hay seis colegiados  por que han puesto dos árbitros de area; un invento que ya se probó el año pasado en la UEFA EUROPA LEAGUE, con esto que se quiere evitar los denominados goles fantasmas, piscinazos, etc.

Grupo C

El valencia se estrenó, jugando fuera de casa en Turquía frente al desconocido Bursasport. El Valencia no volvía a la UEFA CHAMPIONS LEAGUE, desde hace tres años, y lo hizo a lo grande le endoso al equipo otomano un contundente 0-4, el segundo gol fue un tiro desde fuera del area que terminó siendo un golazo el  protagonista del partido fue Aduriz.

Grupo D

El FC Barcelona se estrenó en su casa, después de su patinazo ante el Hércules de Alicante en la competición doméstica, no hubo lugar a la sorpresa ante el Panathinaikos, ya que ganó el equipo español por 5-1, aunque se adelanto el Panathinaikos, el mejor jugador del partido fue Leo Messi, que sigue haciendo más grande si cabe su leyenda, en cuanto al juego colectivo, el Barcelona aún puede dar mucho más de sí.

Grupo G

El Real de Madrid se estrenó en casa con victoria ante el Ajax que tenía ausencias importantes como Luis Suárez, pese al mal estado del terreno de juego, el Real Madrid ganó por 2-0, y Iker Casillas tuvo poco trabajo, el mejor jugador del partido fue el Pipa Higuaín, fue un partido sin mucha historia. En su mismo grupo el Milan venció en un encuentro en el que brilló Ronaldinho, por 2-0 al Auxerre; los dos tantos lombardos fueron anotados por Ibrahimovic. 

Opinión:

La fase de grupos de UEFA CHAMPIÓNS LEAGUE a empezado muy bien para los tres equipos españoles no podría haber comenzado mejor. Reciban un cordial saludo de quién les ha escrito.

Recuerden que tenemos una nueva cita si ustedes lo desean con la UEFA CHAMPIÓNS LEAGUE, dentro de quince días con más y mejor, se lo prometo.

Pásenlo muy bien.

Sigan la información deportiva con nosotros, con todas las aficiones.