Comienza un reinado

13 09 2010

Kobe, Lebron… y Kevin Durant. EEUU se presentaba en Turquía con un equipo un peldaño por debajo del que en Pekín nos privó del oro, sin la púrpura de pesos pesados como Bryant, James, Howard o Wade, encomendada a la emergente estrella de los Thunder Kevin Durant. https://contodaslasaficiones.wordpress.com/2010/08/23/podemos-iv/. La espantada de Rondo antes del Mundial, el siguiente jugador con mayor rango de la lista americana convertía al máximo anotador de la temporada en el faro de los yanquis. No ha fallado.

Ajeno a la hipertrofia dominante en los últimos años en la NBA Durant es un jugador fino, estilizado y elegante. Ha hecho de casi todo y todo le ha salido bien, con la sencillez y naturalidad que alabamos en el Xavi futbolista y con la responsabilidad que se le exige a los grandes: 38 puntos en semis, 20 puntos en los dos primeros cuartos de la final. Sin aspavientos. ¿Qué futuro le espera en su liga?, ¿será capaz de hacer en Oklahoma lo que Lebron no pudo en Cleveland o emigrará en busca de un palmarés a la altura de su talento?

Alrededor de Durant un buen equipo, que por fin entendió quién era el bueno, quién estaba dos pasos por encima del resto. Cuesta imaginar en otras ediciones de la selección americana la abnegación de Lamar Odom en este campeonato.

Repasando el quinteto ideal de la FIBA, tan políticamente correcto que ha asignado una plaza a un representante de los cuatro semifinalistas podemos entender lo que ha sido este Mundial, para entender la participación española, nada mejor que el maestro Trecet http://www.marca.com/blogs/13t/2010/09/09/mundial-basket-dia-13t.html

1 – Teodosic: nuestro verdugo. Emblema de la selección serbia y paradigma de las críticas que la defensa de algunas jugadas ha despertado en nuestro país. Ser el base del equipo con mejor juego coral dice bastante en su favor. A pesar de cuajar una primera parte de campeonato discreta llegó a tiempo a su particular duelo de jóvenes bases FIBA con Ricky, un Ricky desconocido desde la final ACB. Se marcó un triplazo en la última posesión serbia en aquel partido contra España que entrará a formar parte de la historia negra de nuestro baloncesto. De la mano de Teodosic Serbia vuelve a ser grande, la máxima favorita para el próximo europeo en Lituania.

2 – Türkoglu: la habitual presencia anfitriona en este tipo de quintetos. Si bien sido el más destacado en este animoso equipo, su Mundial no ha sido mejor, individualmente que el de nuestro capitán Navarro, penalizado por el sexto puesto de España. Ausente el mayor de los Gasol, ha sido Navarro el que ha tirado de galones y asumido su papel de superestrella europea. Su actuación ante Serbia   fue sencillamente emocionante.

3 – Kleiza: catapultado al quinteto por su actuación ante Argentina, pero anulado por completo por el tremendo Igoudala en semifinales, ha sido elegido como mejor alero del torneo, una posición en la que han brillado especialmente los serbios Bjelica (huele a otro acierto de Querejeta) y especialmente Savanovic y Kesselj, dos martillos en el perímetro que nos martirizaron. El paso de los torneos ha elevado la figura de Carlos Jiménez en la Roja, símbolo de la DEFENSA desde la que hemos ganado otros torneos. Rudy, en su forzada posición de tres, no pudo compensar los centímetros que le sacaban los aleros serbios, y esa fue una de las claves de las desastrosas defensas de sus triples. Quizá San Emeterio hubiera sido una mejor opción para jugar ahí, con Rudy alternándose con Navarro como escolta, pero son análisis que se hacen a posteriori.

4 – Durant: la megafigura del torneo y de los próximos años. Facilidad pasmosa para anotar y para tirarse un equipazo (ahí jugaban nada menos que Rose, Billups, Odom) a sus espaldas. Definitivamente no llevaban mal equipo los americanos, pero dudo que se hubieran llevado el torneo sin Durant. En cualquier caso, me hubiera gustado verlos contra Serbia en la final (hubiera preferido España), el mejor grupo contra la mejor individualidad. Rose ha dominado bien los partidos, aunque pasó ciertos apuros ante Marcelinho Huertas, y Westbrook ha aportado cosas interesantes.

5 –Scola: este tío es un fenómeno, otro que hace del baloncesto un deporte fácil, habitual máximo anotador de ligas, mundiales, playoffs… y ahí sigue. El estilete de la veterana, pero competitiva hasta rabiar selección argentina. Su duelo contra el baskonista Tiago Splitter fue de lo mejor del torneo. Marc no llegó a ser ese jugadorazo decisivo que es, Krstic lo sacó de su zona y sufrió, pero ahí tenemos pívot para rato.

Se ha hablado mucho de fin de ciclo en la selección española. No comparto esa visión: a pesar de llevar años con este equipo, después de Serbia, éramos la selección más joven del torneo, y sigue habiendo muy buena base para próximos campeonatos. Que el relevo de este equipo será duro no lo discuto, pero espero que a Calderón, Navarro, Ricky, Rudy, PAU… todavía les quede mucha guerra por dar, en Lituania o en Londres. Ha habido fallos tácticos en los dos partidos más importantes de este verano, el amistoso contra Estados Unidos y los cuartos contra Serbia, con marcadores apretados y últimas posesiones catastróficas. Y la defensa del tiro de los balcánicos fue desastrosa. Que se tome nota. Pero no dramaticemos. Y un diez en actitud, en rebeldía, en carácter de campeón.

Os dejo con Tom Waits, otro gran americano:

http://www.youtube.com/watch?v=X3KnCL0S_Ws

Anuncios




Podemos (IV)

23 08 2010

España y la madre que la parió. Con la botella de ron. La milla dorada. Son algunos de los títulos que la canícula me ha obligado a dejar aparcados a medio editar en algún cajón catódico del ordenador, donde quedarán condenados a no ver la luz del Sol. El tributo del verano. Así que hoy, con el mismo título que en mi última aportación, me he armado de valor desafiando al día más caluroso del año, he puesto el ventilador a centrifugar el aire pesado del cuarto del ordenador y aquí me encuentro intentando acabar de una vez mi humilde colaboración. La ocasión lo merece. Atrás quedan, ya digo, los vítores a la Roja, las turbias escuchas del día en que la basura de la operación Brugal salpicó al fútbol, los oros atléticos o el fichaje de Valentino Rossi por Ducati (ikarusbikes te esperamos). Tenemos todo un Mundial en que defendemos corona a la vuelta de la esquina.

Podemos, una vez más, aún a pesar de las bajas de Pau Gasol y Jose Calderón, nuestros más firmes valores junto con Marc en el gran circo de la NBA. De éste último dependen gran parte de nuestras esperanzas para dominar el juego interior. A sus 25 años, Marc está ante la gran oportunidad de su vida de demostrar (para quien aún tuviera alguna duda) que es algo más que el hermano de Pau. Su progresión en la liga americana apunta a un jugador con mayor peso específico en el juego del equipo, capaz de dominar en la pintura y de echarse el equipo a la espalda cuando vienen mal dadas.

 Por fuera, la dirección de Ricky, consagrado ya como primer base de España y la decisión de un Navarro en la plenitud de su carrera (en constante plenitud) y a correr, primera premisa que le escuchamos a Scariolo en los micrófonos abiertos de la Sexta. Vázquez, Felipe, Rudy, Garbo… todos deben aportar, ya sea rebote, tiro o cuajo en situaciones peligrosas.

https://contodaslasaficiones.wordpress.com/2010/04/19/i-have-a-really-really-really-busy-summer/

 ¿Recordáis esta entrada? Ninguno de los integrantes de aquella versión del Dream Team americano estará en Turquía superando así nuestras pesimistas previsiones, sin embargo, nada como el deporte para erradicar las nostalgias. Todos cuantos amamos el deporte de la canasta esperamos siempre lo máximo del equipo americano de baloncesto. Anoche quedó confirmado que, a falta de la artillería pesada, el ejército estadounidense de basket cuenta con una legión de grandes jugadores: desde Chauncey Billups y Derrick Rose, que le guardaron el sitio espectacularmente a un renqueante Rajon Rondo, estrella de los Celtics, hasta la gran estrella que será Kevin Durantula.

España y los Estados Unidos, con permiso quizá de Serbia, están un peldaño o dos por encima del resto. Por lo visto anoche, el nivel, pasos de salida y permisividad FIBA para con reglas NBA al margen, sigue siendo parejo, lujos como el pincho de merluza de Fran Vázquez nada menos que a Kevin Durant (que me recordó, por unos segundos, al mate de Rudy en las narices del mismísimo superman Dwight Howard) incluidos.

Si, los americanos nos esperan, pero no conviene olvidar a gente como los serbios, una generación joven y talentosa que debe haber crecido en el último año y que, bajo la batuta de Teodosic y con gigantes como Krstic y Pekovic en la zona, intimidará. Si no, mirad este vídeo y os convenceréis.

http://www.youtube.com/watch?v=jRhGAW4lvWI

¿Les dejarán participar? Siendo Serbia, dudaría que se atrevieran a no hacerlo. Trifulcas aparte, no hay que olvidar el repaso (eminentemente baloncestístico) que nos dieron en la fase de grupos del pasado europeo.

Finalmente, las tradicionales Grecia y Argentina. Descabezados sin su eterno Papaloukas los primeros volverán a llegar lejos, pero poco más en mi opinión. Argentina por su parte se enfrenta a un problema generacional. A Scola, Nocioni, Delfino… les quedan años de buen baloncesto por delante, pero llevan compitiendo desde aquella final contra Yugoslavia hace ocho años, sin grandes relevos que vengan por detrás y sin el concurso de Ginóbili pueden sufrir un fenómeno similar al de la selección helena: el de ser grandes soldados, pero sin general que les guíe hasta la victoria.

 Continuará…

Hemos hablado de baloncesto, imposible no acordarse de Chicago. Y hablando de Chicago, imposible no compartir con vosotros a esta gran banda de la capital de Illionis: