El gentleman, puta de lujo

3 01 2011

Entre el honor y el dinero, lo segundo es lo primero

Le estaban esperando con la escopeta cargada. Además de triunfador en su profesión, era demasiado perfecto, el perfecto gentleman: correcto, educado, siempre humilde. Siempre ponderando positivamente a los rivales, por muy equipitos que fueran. Su frase preferida al hablar de su proximo rival, ya sea el Almería, el Sporting o el Ceuta, es “son un equipo muy muy fuerte”. Siempre muy muy, y siempre se acababan llevando un saco de goles. Algunos facinerosos se atreven a llamar a esto falsa modestia. ¡Mentira, atroz mentira! Y no solo esto, también es un hombre culto y con una sensibilidad muy especial, rara en el mundo del fútbol. Lector declarado de la poesía de Martí i Pol, y amigo personal del vate de Roda de Ter. Y en los entrenamientos instruye los oídos de sus pupilos con óperas clásicas y no menos clásicas canciones de grupos britpop, aunque la canción tenga un título en español, ¡qué le vamos a hacer!

No por nada es llamado el filósofo. Él es un Gandalf de los campos de fútbol de la Terra Mèdia. Quién iba a pensar que un pequeño habitante de esa comarca catalana (Bages) iba a ser el Portador del Anillo del fútbol espectáculo y el juego preciosista.

Provocación a un jugador rival: alejándole el balón cuando va a sacar. Gentleman hasta el final

Abanderado del talante democrático y dialogante en un vestuario, por mucho que el envidioso de Zlatan diga lo contrario, Pep tiene como regla de oro tratar a todos sus jugadores de igual manera, sin privilegios para las vacas sagradas. La excepción de las vacaciones extra para Messi ha de verse como lo que es: si tienes un crack que te resuelve partidos en tu equipo, no puedes obviar esa realidad; una cosa es ser ecuánime, y otra ingenuo. Hay que tener contento al astro argentino, que además es bajito el pobre, y sabe poner cara de buen chico que no ha roto un plato ante los medios. Mienten aquellos que dicen que el genio de Santpedor fue injusto con jugadores con más personalidad, como Ibrahimovic o Eto’o. Si no hay feeling, no hay feeling, ¡joder! ¿Es necesario explicar más? Por muchas zarandajas sobre la transparencia informativa que digan ahora los buenistas y los progres, cuando tienes un wikileak en tu propia casa, has de cortar por lo sano, como hace el gobierno yankee persiguiendo a los que filtraron los informes, que los trapos sucios se lavan en casa. Gracias a Dios la prensa deportiva de Barcelona ha sabido entender esta gran verdad, y cuando el noi de Santpedor les dice chitón, ellos entienden que no toca hablar de eso, pese a que algunos les tachen aviesamente de ser una prensa servil y aborregada.

Esas insidiosas lenguas viperinas no habían hallado hasta ahora nada con que hacer mella a la impecable reputación de nuestro héroe. Bueno, dejando a parte ese espinoso asunto de la sanción tras haber dado positivo por nandrolona en dos controles antidopping. Pero, al fin y al cabo, ¿qué es el dopaje, amigos? Yo pienso que es un peaje necesario que hemos de pagar todos en este mundo del deporte tan profesionalizado que tenemos. Si todos hacen trampa, sería de idiota permanecer aferrado a unos códigos de conducta ya caducos y a una moralina absurda. El deportista que se dopa es como el ciudadano que decide perjudicar su salud con el tabaco: es mayorcito y sabe lo que se hace.

Pues bien, ahora esos sinvergüenzas ya han encontrado algo con lo que echar mierda sobre el nombre de Guardiola. Y lo llaman el Qatargate. Y dicen que Pep se ha vendido como una vulgar puta a los petrodólares de una dictadura islamista que pisotea los derechos humanos. Pues yo me propongo demostrar que no es nada censurable ni oprobioso recibir dinero de esos jeques.

Que es dinero sucio, manchado de sangre, dicen. Que es inmoral ser financiado por un estado totalitario que persigue a homosexuales y librepensadores, y discrimina sistemáticamente a las mujeres o a ciudadanos no musulmanes. ¡Por el amor de dios, señores! Estamos en el siglo XXI y el mundo se mueve por intereses económicos. ¿O es que acaso ustedes salen a manifestarse todos los días porque nuestros gobiernos hagan negocios con China? No seamos tan tiquismiquis ni nos la cojamos con papel de fumar. Pep ha demostrado su espíritu solidaro en más de una ocasión, por ejemplo participando en la iniciativa Cap nen sense joguina, proyecto solidario para que los niños pobres tengan un juguete en Navidad. A veces el pragmatimos ha de hacernos ver que hay situaciones que no se pueden cambiar así como así: ya que esos niños han de trabajar esclavizados como jockeis de camellos o las niñas como criadas domésticas, antes de ser vendida como concubina a un jeque que la pegará y violará a su antojo, ¿por qué no alegrarles un día de su vida con un camión de playmobil o una muñeca? Y ni eso le quieren reconocer al bueno de Guardiola.

Contéstenme a esto: ¿A quién de ustedes no le gustaría enriquecerse? Es un deseo bueno, sano y natural en el ser humano. Y quien diga lo contrario es un hipócrita mentiroso. La iniciativa privada es lo que nos hace libres. Porque como dijo Gordon Gekko, la ambición es buena, está bien, funciona. Es lo que hace girar al mundo. Y si tuvierámos que sentirnos mal por ser ambiciosos, ¿qué clase de mundo sería éste? Y ni que fuera él el único que lo hace. No solo el Barça tiene relaciones non-sanctas con Qatar. ¿Qué me dicen de la FIFA? Todos los estamentos del fútbol y el deporte en general están metidos en esto.

No, amigos, no se dejen enredar por falsas moralinas. Los que critican la conducta de Guardiola tan solo son envidiosos a los que les gusataría estar donde él está, tener su éxito. Éste es el país de la envidia. No lo olviden.

Anuncios




Un antes y un después

16 12 2010

El pasado martes sucedió un hecho que no hizo más que confirmar que los tiempos cambian, y las competiciones también. Un equipo africano, el Mazembe de la Rep. del Congo, se clasificó para disputar por primera vez  en la historia, la final del mundial de clubes, que antes cuanado era una competición no oficial, no tenían si quiera derecho a disputar.

La Copa Toyota, o Copa Intercontinental, es al Mundial de clubes, lo que la Copa Latina fue a la Copa de Europa.

Estamos hablando de dos competiciones no oficiales que sirvieron para impulsar las que son sin duda las dos competiciones a nivel de clubes (de fútbol) más importantes del orbe.

La Copa Latina, la disputaban los campeones de Italia, Francia, España y Portugal, y fue la primera competición internacional europea. 

La Copa Latina se disputaba cada año en una sede diferente, de uno de los cuatro países participantes. Se disputaba en formato de semifinales y final. La competición dejó de disputarse en 1957 tras la consolidación de la Copa de Europa.

La  Copa Intercontinental  o Copa Europea-Sudamericana o Copa Toyota es otro torneo extinto que disputaban los campeones de Europa y Sudamérica. Durante años fue considerada la máxima competición oficiosa a nivel mundial, y en 1980 pasó a denominarse Copa Toyota y a disputarse en Japón a partido único durante los meses de Noviembre o Diciembre. Dejó de disputarse en 2005 debido a la decisión de la FIFA de oficializar un torneo en el que participaran los equipos de todos los continentes denominándose Mundial e Clubs.

Pienso que es una pena que esos extintos torneos, no puedan contabilizarse de forma oficial, ya que el fútbol español pierde bastantes cetros. Estaríamos hablando de que si la Copa Latina contara como Copa de Europa, tendríamos al Real de Madrid con 11 Copas de Europa y al FC Barcelona con 5.

Con el Mundial de Clubes pasa lo mismo, si fuera la misma competición que la Copa Toyota, hablariamos de que el Real Madrid tendría 3 títulos de campeón del mundo, el Atlético de Madrid 1 y el Barcelona 1.

Aunque creo que en algo sí que tienen razón los organismos oficiales del fútbol internacional. La Copa Latina, no puede ser convalidada por la Copa de Europa, por un dato razonable : No jugaban todos los equipos de Europa. Al igual que en la Copa Intercontinental (al margen de la no oficialidad), no jugaban los campeones de las 6 confederaciones del fútbol mundial.

¿Qué pasaba? Que no podíamos ver partidazos como el que hizo el Mazembe el otro día ante el Internacional de Portoalegre. ¿Que el futbol sudamericano a bajado o el africano a subido?, eso nunca lo sabremos, pero ahí tenemos al Camerún de 90, o a Korea del Sur del Mundial de 2002.

Para que seáis un poco más felices.

http://www.youtube.com/watch?v=Z3V_m-ye098&feature=related





El mapamundi de Lula

8 12 2010

Cuando Pekín traspasó el testigo olímpico a Londres después de haber organizado los hasta ahora mejores juegos de la historia, una palabra circulaba por todos los corrillos influyentes de entonces: sostenibilidad. Efectivamente, después de la megalomanía mostrada por el emergente gigante asiático y atisbando los primeros coletazos de una crisis que sigue azotando al mundo, el máximo organismo rector del deporte viraba radicalmente su rumbo, apostando a partir de ese momento por candidaturas con escaso impacto económico, armoniosa compatibilidad con la vida de la ciudad y posibilidades de aprovechamiento futuro de instalaciones. Londres 2012 encajaba perfectamente, o por lo menos así supieron vender sus promotores (Sebastian Coe al frente) esta nueva política del COI.

Bajo estas premisas redactaba Gallardón la candidatura de Madrid para los Juegos de 2016. La de Madrid era una candidatura relativamente barata, con escasas necesidades de inversión en nuevas infraestructuras y una cultura deportiva suficiente para absorber todas las nuevas instalaciones. Una apuesta segura, con las máximas puntuaciones en los informes previos. Todas estas bondades no le valieron sin embargo el día de la verdad, bastó la simple presencia arrolladora del presidente brasileño, uno de los grandes líderes del mundo exhibiendo un mapamundi en el que América del Sur aparecía huérfana de Juegos Olímpicos. El resto ya lo conocemos: Rio fue designada organizadora de los Juegos de 2016 y Madrid tendrá que volver a esperar mejor fortuna en próximas ediciones.

Hasta aquí la explicación objetiva de los hechos. Dada la rotación continental Europa – Resto del mundo, y la constatación de que países no tradicionales pueden organizar exitosamente eventos de esta dimensión no sería extraño pensar que la de Brasil fue una elección justa. Sin embargo, y respetando siempre la presunción de inocencia, hay motivos para dudar de los, digamos, “otros motivos” que están guiando tanto al COI como a la FIFA en las elecciones de este milenio.

Repasemos: una vez saldada la “deuda histórica” con África y concedidos (hace cinco años) los Juegos de la sostenibilidad a Londres para 2012 vendrá el Mundial de Brasil en 2014 y los Juegos de Invierno en Sochi. De esta forma, Brasil se convertirá a mediados de la próxima década en el epicentro universal de los grandes eventos deportivos celebrando en dos años Mundial y Juegos de verano. No conviene dejar de lado en este análisis el hecho de que Brasil sea en estos momentos uno de los países del mundo con mayores tasas de crecimiento. ¿Era por tanto un mapamundi simplemente olímpico el de Lula o había algo más tras la tramoya?, ¿sería un mapamundi financiero? Unos pocos meses antes del Mundial de Brasil, los rectores del COI decidieron llevar los Juegos de Invierno a orillas del Mar Negro, desechando candidaturas más convencionales como la de Salzburgo.

La reciente designación de las futuras sedes de 2018 y 2022 apunta en la misma dirección, que es la contraria a la proclamada sostenibilidad proclamada hace años. Rusia (país eso sí heredero de una larga tradición futbolera e ignorado desde tiempos inmemoriales) volvió a apelar, por boca de Vladimir Putin, al mapamundi, al proverbial olvido para con los países esta vez del telón de acero. ¿Suficiente argumento para contrarrestar a las candidaturas de Bélgica – Países Bajos, Inglaterra o España, todas ellas con excelentes comunicaciones y amplios catálogos de estadios cinco estrellas? La candidatura rusa presenta a fecha de hoy como joya de la corona el moscovita estadio de Luzhniki. Es el único estadio que no va a necesitar reformas para el Mundial. El tártaro Rubin Kazan necesita algún retoque. Del resto de estadios, no se ha puesto aún la primera piedra. Y eso va a costar muchos rublos. Por no hablar de la necesidad de mejora en las comunicaciones en un Mundial que se jugará con distintos usos horarios. No es sostenibilidad, sino todo lo contrario, lo que inspira la presencia del magnate Abramovich el día de autos. Insisto, el resto de candidaturas, no solo la española reforzada por el Mundial, necesitarían muchísima menos inversión, menos dinero a gastar en tiempos difíciles. Pero, he aquí el nudo gordiano de la cuestión: ¿se trata de evitar el dinero a gastar o de maximizar el dinero a ganar?

Qatar 2022 constituye el cenit de esta nueva forma de concebir el rectorado FIFA: un país con ninguna tradición futbolística, y con todo por hacer, incluso estadios que se construirán con la esperanza de desarrollar alguna tecnología que transforme las altas temperaturas del verano qatarí en energía para refrigerar los estadios. La idea de la candidatura, que sobre el país no quede piedra sobre piedra de estos estadios, ya que los mismos deberán ser desmontables y transportables a otros puntos del mundo. Apasionante quizá para el mundo de la ingeniería, pero por lo menos discutible, siento discrepar con voces más autorizadas como las de Pep Guardiola o Zinedine Zidane, desde el deportivo, no digamos ya el económico. Si Rusia 2018 será el Mundial de los rublos, Qatar 2022 será el de los petrodólares.

Gracias a todos por estas 30.000 visitas, seguiremos intentando mejorarnos cada día.

Os dejo con Janelle Monae, dicen de ella que va a dar mucho que hablar en los próximos años:

http://www.youtube.com/watch?v=lqmORiHNtN4





Promesas de los mundialistas

13 07 2010

Como de un aquelarre o ritual, se emplean habitualmente las promesas a la hora de consumar un título.

En el caso del equipo de “Con todas las aficiones”, nos hemos dejado todos durante una semana un bigote mundialista.

Pero eso no queda aquí, los jugadores de la selección también hicieron sus promesas, y nuestra preferida fue la de Reina (ya vereis la razón), aquí teneis algunas:

Reina: Dejarse el pelo largo, y perilla hasta el 31 de Agosto.

Xavi: Teñirse el pelo con la bandera de España.

Capdevilla: Intentar rapar a Puyol y tatuarse la copa del mundo

Iniesta, Marchena y Torres : Hacer el Camino de Santiago.

Iker Casillas: Raparse o casarse.

Xabi Alonso: Vuelta al Mundo.

Jesús Navas: Volver con su familia a Johannesburgo.

Llorente: Tirarse en paracaidas.

Piqué y Puyol: Ponerle a Cesc la camiseta del Barcelona en la celebración.

Busquets: raparse.

Javi Martinez: Teñirse el pelo de rosa fosforito.

Mata: Ir de Sudáfrica a España en Vespa con un amigo.

Arbeloa: Estar un año sin tomar Coca Cola.

Estamos deseando ver al “speaker” Reina con el pelo largo.

Un abrazo a todos





Mundial Sudáfrica 2010: Resumen final

12 07 2010

Hola Queridos lectores bienvenidos al resumen de la final del mundial de Sudáfrica, al que no le podemos dar otro titular más que: “GANÓ EL FÚTBOL”

La ceremonia de clausura ha sido muy bonita un espectáculo brillante de luz y música.

La gran final se ha celebrado en el Soccer City de JOHANENBURGO, entre Países Bajos y España.

Ha sido un partido de entradas muy duras y violentas, en el que el conjunto tulipán ha manchado la historia de su camiseta. Ya lo decíamos en entradas anteriores, que no era justo que Holandas como las de Neeskens, Cruyff, Van Bastaen, Koeman, etc…no ganaran el mundial, y esta lo consiguiera y de una forma tan mezquina y miserable, empleando la misma táctica que frente a Brasil: ir desquiciando al conjunto rival de una forma  lenta y conforme pasaban los minutos se iban desprendiendo de la casaca naranja de una forma cada vez más deliberada, para ponerse el kymono de taekwondo; que se puede decir de una selección reprendiada por el mismísimo Pope tulipán (Johan Cruyff), que la ha tildado de hacer un juego feo, ramplón y poco futbolístico . El único gol llegaría en el minuto 116 de la segunda parte de la prórroga 0-1, lo marcaria INIESTA con dedicatoria a su gran amigo Dani Jarque,  final del partido y “la furia” por primera vez en la historia campeona del mundo.

Me parece increible y demagógico el veredicto final de otorgarle el balón de oro del mundial a Forlán, y la bota de oro a Muller.

Reciban un cordial saludo de quién les ha contado el mundial de: el Jabulani, el Pulpo Paul, Casillas y Sara, las  brabuconadas de Maradona, el 7 de España David Villa, el “gol” de Lampard, el robo a México y a Uruguay, el resurgir de Alemania, las paranoyas en la selección francesa, Iniesta y Xavi, Xavi e Iniesta…Dolce & Gabanna

Espero que se lo hayan pasado tan bien como yo.

Sean muy felices y disfruten con moderación de este mundial, ya que siempre hay quién aprovecha cualquier escusa para liarla.

Adiós.

Hasta siempre queridos lectores.





Mundial de Sudáfrica 2010: Resumen semifinales

9 07 2010

Hola queridos lectores bienvenidos al resumen de las semifinales del mundial del Sudáfrica.

En la primera semifinal que se ha disputado en la Ciudad del Cabo entre Uruguay y Países Bajos, ganó Holanda por 2-3, en un partido marcado por la polémica ya que el segundo gol de Holanda fue en un clarísimo fuera de juego, los goles fueron anotados en este orden por Gio, Forlán, Sneijder (al que incomprensiblemete le dieron como propio el gol que anotó Felipe Melo en propia meta), Robben, y al final recortó deistancias Maxi Pereira.

En la segunda semifinal que se celebró en la ciudad de DURBAN, entre Alemania y España, ganó España 0-1, en el posiblemente mejor partido del mundial. El único gol llegaría en el minuto 73 de la segunda parte, obra de PUYOL, y final del partido, y España clasificada por primera vez en la historia para la gran final del mundial.

Se ha publicado la lista de los jugadores que optan al Balón de Oro del Mundial: Ozil, Robben, Sneijder, Messi, Asamoah Gyan, Iniesta, Xavi, Villa, Schweinsteiger y Forlán.

 Reciban un cordial saludo de quién les ha escrito.

Pásenlo muy bien y sigan puntualmente la información del mundial con nosotros, con todas las aficiones.

Adiós.





Podemos (y III)

6 07 2010

Termina el Mundial de las vuvuzelas y lo hace dejándonos una certeza: dar favoritos en estos torneos es como aventurar si al lanzar una moneda al aire caerá cara o cruz. Los más reconocidos especialistas, los que simplemente nos dedicamos a esto por amor al arte, aquellos que ni fu ni fa, no dudábamos hace cuatro semanas de la fiabilidad brasileña, ni de la competitividad que Fabio Capello habría impreso a la pérfida albión, ni de la capacidad sobrehumana de liderar escuadras de los dos mejores jugadores del planeta, quien lo dude es que de esto no entiende, Messi y Cristiano Ronaldo. Estos tres equipos (Brasil, Inglaterra y Argentina, tiro de datos de casas de apuestas) son los que estaban llamados por encima de todos a trabar el camino de España en el Mundial de Sudáfrica. Lo cierto, lo verdaderamente cierto, es que al final el fútbol siempre coloca a cada cual en su lugar. Ninguna de las veintiocho selecciones ya eliminadas podrá oponer queja alguna a los cuatro últimos supervivientes, si acaso Ghana, eliminada tras haber fallado un penalti en el minuto 121, podría alzar algo la voz. Solo España, por fin España, ha respondido a las expectativas generadas en los dos últimos años, ha cumplido con el protagonista papel que se le encomendaba al iniciar el torneo.

Comentábamos la semana pasada como los otros dos equipos europeos en cuartos (Holanda y Alemania) llegaban con los papeles cambiados, Holanda más defensiva, Alemania más jugosa. Algo parecido podemos decir del partido del día de San Fermín entre la Roja y la Mannschaft. De las dieciocho ediciones anteriores, Alemania ha jugado once semifinales, lo que haría suponerla mucho más experta a estas alturas del campeonato que una España cuya única presencia entres los cuatro mejores equipos del mundo se remonta al año 1950, en un formato de fase de grupos diferente al actual. Sin embargo, España aparece ahora como la selección experimentada, con el bagaje de la Eurocopa conquistada ante el mismo rival hace dos años en Viena y con jugadores para los que estas situaciones constituyen el hábitat natural por el que se desenvuelven en sus clubs. Ante esta experiencia los alemanes, unos alemanes que no contaban demasiado en las apuestas previas al Mundial, oponen en esta ocasión el talento y el buen juego de su nueva guardia (Özil y Müller, cuya baja cubrirá un no menos prometedor Kroos) a la cabeza. El mundo al revés.

Holanda y Uruguay se disputan en unas horas la otra semifinal, todavía más inesperada, después de haber dejado fuera nada menos que a la eterna favorita y a la última superviviente continental. Brasil es un lamento. Es curioso el pernicioso efecto que algunas derrotas producen en equipos (y entornos, eso es lo trágico) demasiado poco habituados al hecho de que la derrota forma parte del juego. Sucedió después del famoso maracanazo, tras el que Brasil abandonó el color blanco para enfundarse por siempre la canarinha. Tras los años ochenta, la década de Sócrates, Brasil se planteó si merecía la pena seguir enamorando al mundo sin alimentar las vitrinas (como si hubiera una relación inversamente proporcional entre ambas magnitudes). Llegaron los noventa y con ellos el dunguismo al juego brasileño, dunguismo que devolvió a Brasil dos coronas mundiales con una fórmula traidora: nihilismo futbolístico y a esperar que el tremendo talento de sus delanteros más notables (Romario, Ronaldo, Rivado, Ronaldinho) resolviera la partida. El equilibrio se rompió en Alemania donde Parreira confundió el virtuosismo con el onanismo, despoblando el centro del campo y atiborrando el equipo de estrellas, el primer cuadrado mágico Ronaldinho – Kaká – Ronaldo – Adriano. Como hizo aquí el Real Madrid después de la primera era galáctica, se reclamó mano firme, un general con mando en plaza al frente, llámese éste Fabio Capello o Carlos Dunga, y una pareja de stoppers al mando de las operaciones. Como siempre, la historia es pendular. Como siempre, sus extremos viciosos. Y como siempre, las repuestas habrá de encontrarlas Brasil mirándose al espejo, reencontrándose, siendo fiel a sí misma, a esa forma de entender el juego y la vida que han hecho de Brasil lo que es hoy.

Desde la irrupción de Johann Cruyff Holanda también fue fiel a una concepción muy definida del juego, dejando en cada década una generación de jugadores irrepetibles, la Naranja Mecánica en los setenta, el Milán de los holandeses en los ochenta, el Ajax de Van Gaal en los noventa. A ninguna de estas generaciones podría mirar la actual por encima de la cabeza, pero el fútbol lleva más de treinta años en deuda con este pequeño gran país, y de las botas de Sneijder y Robben se presenta como un rival temible para Uruguay, una Uruguay que reclama para Diego Forlán un lugar al lado de los más grandes, de Ghiggia y Schisffino, y para el posible finalista. ¿Será España?, ¿le dará a Holanda la Historia la oportunidad de la revancha del 74?

¿Continuará?