La liga española es una mierda

24 05 2011

Messi, Cristiano Ronaldo, Xavi, Iniesta, Ozil, Casillas, Valdes, Kun Agüero, Mata, Llorente, Piqué, Alves, Carvalho, Marcelo, Xabi Alonso, Villa, Pedro, Di María, Higuaín, Busquets, Benzema…

Una colección de estrellas entre las que se encuentran los mejores jugadores del mundo en la actualidad, y con las que uno creería que una liga nacional debe ser considerada ampliamente como la mejor liga del mundo. Y sin embargo yo no tengo esa sensación. La liga española me parece una basurilla, comparada con otras como la inglesa, por ejemplo. ¿Por qué? Hagamos un repaso:

Zaragoza-Getafe: Lanzamiento de varios balones para interrumpir el juego en los últimos minutos del partido cuando el equipo de casa llevaba un gol de ventaja en el marcador; hay testimonio gráfico de que al menos uno de los balones salió del banquillo del equipo local. Sanción: 600 euros de multa para el Zaragoza.

Sevilla-Villareal: a la vista de que la infracción sale tan barata, este fenómeno volvió a producirse en el Pizjuán. En este caso los tira-balones fueron los recogepelotas del Sevilla. Una vergüenza, pero no la primera protagonizada por estos “chavales” tan majos y tan sevillistas, que ya son famosos por actuar bajo consigna de demorar al máximo la devolución de un balón cuando su equipo va ganando (cuando va perdiendo no pasa ni un segundo cuando hay un nuevo balón en el terreno de juego). La mente maestra de estás marrullerías es el delegado de campo del Sevilla, Cristobal Soria, personaje siniestro donde los haya, pero que cuenta con el apoyo del presidente del club y presunto delincuente, José María del Nido. Lo malo es que parece estar cundiendo el ejemplo en otros campos de España.

-El estado económico calamitoso de los clubes españoles. Sus números no son rojos, son infrarrojos. Lo malo es que socialmente desde las instituciones se les permite mantener semejante nivel de endeudamiento, debiendo dinero a jugadores y otros trabajadores de los clubes en cantidades obscenas. De hecho, de todos los equipos en primera y segunda división, solamente cinco están al día en cuanto a pago de nóminas a sus jugadores. ¡5 de 42! Esto es un cachondeo. En otros países más serios ya se les habría obligado a pagar lo que deben, o habrían tenido que desaparecer.

-Los graves casos de racismo en los estadios de nuestro fútbols, que se multiplican año a año. Ya os hemos hablado de ellos en entradas anteriores, por ejemplo a propósito de los canticos xenófobos que recibió Marcelo en el Calderón, aunque ése no ha sido el único caso ni mucho menos. Ha habido más jugadores negros han sido insultados por su condición de tal en el terreno de juego. Lo peor de todo, es que no parecemos darle importancia a algo tan grave y que nos está dejando en tan mal lugar frente al resto del mundo.

-La esperpéntica pantomima del intento de “huelga” (más bien un paro empresarial) de los clubes para presionar a la hora de recibir más dinero de la LFP y las televisiones y suprimir el partido en abierto de los sábados. Estoy de acuerdo en que se debería repartir más equitativamente el dinero de los derechos televisivos, y que actualmente Real Madrid y F. C. Barcelona reciben demasiado, pero todo esto debe venir de una reflexión serena y profunda y un debate de todos los estamentos futbolísticos ANTES de comenzar la temporada y sin pretender perjudicar un calendario de competición que ya de por sí está cogido con alfileres.

-Unos horarios bochornosos: no es de recibo que en un país civilizado se jueguen partidos a las 9.30 y a las 10 pm. Se está dejando a toda una generación de niños sin poder ver los partidos, u obligándoles a trasnochar, perjudicando gravemente sus hábitos de sueño. Nuestro liga debería programar más partidos a mediodía y a las 3 de la tarde como en Inglaterra, lo cual además ayudaría a que los partidos de La Liga fueran mucho más seguidos en países que hoy en día son lo que representan el mayor auge económico en el seguimiento del balompié, como en Extremo Oriente (China, Japón, etc.). Hay que ser inteligentes.

-La total y absoluta falta de respeto a la competición que mostró el F. C. Barcelona al llegar tarde a su partido ante el Osasuna, lo que hizo que el comienzo del partido se retrasara 45 minutos. No solo eso, sino que en las horas previas el Barcelona presionó a la LFP para que el partido fuera aplazado al domingo, como si por llamarte X tuvieras derecho como club a cambiar a tu antojo fecha y hora de partidos oficiales a tu conveniencia, cuando has sido TÚ el culpable de no poder estar presente en el momento y lugar determinado para el encuentro. Si ésta fuera una liga seria se debería haber sancionado al club catalán, y haberle dado el partido por perdido. Pero parece que aún seguimos viviendo en el país de la charanga y la pandereta.

-El “bipartidismo” galopante que estamos sufriendo en nuestra liga. Nos hemos convertido en la liga escocesa, con dos grandes tumores cancerosos llamados F.C. Barcelona y Real Madrid, que consumen y fagocitan todas las atenciones, energías y pasiones de nuestro fútbol. Es un empobrecimiento lamentable de la competición. 18 equipos empiezan la temporada sabiendo que lo máximo a lo que podrán aspirar es a ser terceros. Nunca antes había visto esto y me da mucha pena. Soy madridista de corazón, pero antes preferiría que mi equipo y su “eterno rival” tuvieran menos posibilidades de brillar en la Champions League, si por contra pudiera disfrutar de una competición nacional de Liga más igualada, con más alternativas, con grandes estrellas mundiales no solo en 2 o 3 equipos, sino en 10 o 12, como ocurría antaño. Aún recuerdo aquellos tiempos en que el Tenerife tenía a Pizzi, el Valencia a Mijatovic, el Depor a Bebeto, Mauro Silva, Djukic y Donato, el Valladolid a Peternac, el Sporting a Julio Salinas, el Español a Raducioiu y Pochettino, el Oviedo a Onopko, la Real a Meho Kodro, el Celta a Gudelj, el Sevilla  a Suker, el Atlético a Penev, Caminero, Pantic , Simeone y Molina, el Zaragoza a Esnáider, Belsué y Poyet,  el Betis a Cuéllar y Vidakovic, el Compos a Ohen, el Albacete a Zalazar, el Athletic a Julen Guerrero… Y así podría estar hasta pasado mañana. En aquellos tiempos podías sentarte a ver cualquier partido de primera, aunque no fuera uno de tu equipo, aunque fueran dos equipos de la parte baja de la tabla, y sabías que ibas a ver a unos cuantos jugadores de gran calidad en cada equipo. Jugadores emblema que le daban a cada equipo un carácter distintivo que hacía la liga más interesante y emocionante. Te involucrabas más. En fin, amigos, comparad aquello con lo que hay ahora, y me diréis la diferencia.

Por todo esto y otras cosas que seguro se me escapan de la memoria ahora mismo, la Liga BBVA se me ha quedado muy deshinchada y falta de interés, más allá de la “carrera de obstáculos” en que se enzarzan Barça y Madrid cada temporada. Y no creo ser el único que se sienta así.

Anuncios




¿España enferma de racismo?

7 04 2011

Es muy grave lo que está pasando en España con las muestras de racismo que estamos viendo en los estadios de fútbol. Pero esto ya viene de antiguo. Los españoles creíamos que no éramos racistas hasta que empezaron a llegar más y más inmigrantes a nuestro país desde mediados de los 90. Y es que solamente cuando las personas están expuestas a la diversidad y a la diferencia de los otros (la otredad) se pone a prueba su grado de tolerancia; es entonces cuando se muestran los auténticos colores de la gente.

Francamente, estoy decepcionado con mi país. De niño, yo pensaba que los españoles no éramos racistas. Ahora veo que me equivocaba. Y no quiero decir que no haya racismo en otros países. Por desgracia es un fenómeno global. Pero yo pensaba que éramos algo mejor. Sin ese complejo de superioridad racial que se desarrolló en el norte de Europa, y que derivó en la creación de sociedades racistas, como las del Apartheid en Sudáfrica, o el racismo norteamericano que se manifestó en las ominosas leyes de Jim Crow hasta los 60. Nosotros fuimos los que, al llegar a América, nos mezclamos con la población nativa, en lugar de exterminarla o encerrarla en ghettos, como ocurrió en los Estados Unidos.

En fin, el último lamentable episodio de racismo en nuestro deporte ocurrió en el partido de liga Atlético de Madrid-Real Madrid, en el cual buena parte del público cantó a pulmón lleno “eres un mono, Marcelo eres un mono”.

Un insulto racista es una manera de humillar y deshumanizar a otro ser humano. Es uno de los más asquerosos e infames actos de cobardía y estupidez, además. Y no me vale eso de que solo es una muestra de frustración deportiva de personas que en su ámbito cotidiano no se mostrarían racistas. Eso no justifica nada. El que comete actos racistas es un racista, ya sea por ignorancia, estupidez, odio, prejuicios, o simple borreguismo posmoderno.

A veces no podemos llegar a hacernos una idea del daño que estas cosas hacen a la imagen exterior de España. Aquello no fue una vergüenza solo para el Atlético de Madrid, todo el país quedó dañado en su fama cara al exterior. Y es que en esta aldea global en que vivimos en el siglo XXI, todo se sabe, y la noticia de tan “llamativos” actos llega al último rincón de la tierra. Las personas “de color” no son solamente ciudadanos de países pobres del tercer mundo, por cierto; y sé de buena tinta que hay personas de diferentes etnias en paises del primer mundo, como Estados Unidos, Canadá, etc. que se lo pensarán dos veces antes de venir de turismo a nuestro país, por miedo a ser confundidos con “inmigrantes” y sufrir maltrato y vejaciones, en el país donde se insulta a los negros llamándoles monos, o donde la palabra “sudaca” es moneda corriente en el habla de muchas personas. Aviso para navegantes: en estos tiempos de crisis económica, cuando el turismo es de las pocas cosas que nos mantienen a flote, mejor nos lucirá el pelo si conseguimos no dar una imagen tan racista que ahuyente a potenciales visitantes de nuestra hermosa tierra.

Y lo de Marcelo no es un hecho aislado. Ya tuvo que amenzar Eto’o con parar un partido en Zaragoza cuando miles de asquerosos racistas coreaban desde las gradas una onomatopeya simiesca. O el desafortunado incidente de los que se pintaron la cara de negro y se disfrazaron en un gran premio de Formula 1, carizaturizando a Hamilton, haciendo befa de su raza de manera repugnante. O aquel episodio por el cual también fuimos tristemente “noticia” en medio mundo, cuando a nuestra selección de Baloncesto que se disponía a viajar a disputar la Olimpiada de Beijing se les ocurrió hacerse una foto de conjunto en la cual aparecían rasgándose los ojos, emulando unos ojos “achinados”. Ese es nuestro problema, que nos falta esa sensibilidad racial para entender lo ofensivo que puede resultar para una persona asiática ese gesto caricaturizador, o para una de raza negra el que un blanco se pinte de negro y se ponga unos grandes morros rojos alrededor de la boca.

La prevención del racismo es una lucha activa que debe empezar en las escuelas y los ámbitos educativos de nuestros hijos. Me da pena de esos niños que en el Calderón aquel día aprendieron a emular a su padre al lanzar un zafio y sucio insulto racista. Hará falta un gran esfuerzo de pedagogía y concienciación para llevar a España a un camino más decente y humano.





Hay liga… y Champions

22 10 2010

El Barça ha bajado su nivel de juego respecto al año pasado.  Solo así se entiende que la situación de la liga sea actualmente la que es. No entraré a opinar sobre las causas de ese bajón en el equipo culé, porque eso sería tema para otro artículo. Con todo y con eso, se trata del equipo con mejor plantilla y mejores jugadores de esta liga, y sería un total fracaso de Pep Guardiola que no consiguieran al menos un título este año.

Lo que quiero es destacar el mérito del equipo que va líder de la liga actualmente, que va en línea ascendente y que ha sabido estar ahí arriba y aprovechar el momento bajo de los azulgrana. Este año el Madrid empieza un proyecto nuevo desde cero, pero con la tradicional impaciencia que impera en estos lares, ya se pedían la excelencia, la brillantez y las goleadas en cada partido nada más comenzado el campeonato, sin darse cuenta de que se trata de un equipo que aún está en construcción. Pero el trabajo del inteligente Mourinho ya empieza a mostrar frutos. Ahora, al igual que ocurre en el Barça desde hace tiempo, todos los niveles del ámbito futbolístico del Madrid están regidos por las ideas de un hombre con la responsabilidad y la sabiduría suficientes para hacerse cargo de la tarea. Y ya hemos visto que cuando las cosas se hacen con sentido y las ideas están bien coordinadas, los resultados acaban llegando.

Además de todo esto, el Madrid cuenta con una plantilla de gran calidad, lo que le permite desarrollar un buen juego. Aparte de la extraordinaria solidez defensiva y la presión colectiva (un señor equipo, como diría Pep), este Madrid está dejando momentos de gran trato del balón, y juego ofensivo que se manifiesta en un numero elevado de jugadas de gol en el área contraria. Unas veces la pelotita entra y otras no, pero el equipo siempre consigue llegar con peligro y abundancia. Atrás quedan esos años en que el Madrid solo era pegada arriba. Con el mariscal de campo Xavi Alonso y el calidoso fantasista Ozil haciendo la conexión del juego de tiqui-taca en el centro del campo blanco, el resto de jugadores se contagian de esas virtudes del toque rápido y los desmarques continuos. Lo cual es aprovechado por Higuaín y Ronaldo, quizás la dupla de delanteros más peligrosa del futbo actual. La apertura por bandas la dan dos grandes extremos, de esos que a parte de tener gol saben llegar a línea de fondo y ponerla: Pedro León y Di María.

También me está gustando mucho el joven internacional alemán Khedira, el escudero de Alonso en la medular, rápido y seguro.

Y a la fiesta se suman los extremos; Ramos está demostrando que cuando está centrado es un magnifico lateral derecho, y Marcelo está sorprendiendo a propios y extraños con un arranque de temporada espectacular, pese a que ya hizo muy buena campaña la temporada anterior. A su gran habilidad atacante y su aportación en la creación de jugadas en el medio campo al incorporarse, a añadido solidez defensiva.

En fin, menos mal que el proyecto Mou va viento en popa. Así tendremos una liga entretenida, en lugar de un paseo militar del F.C. Barcelona.