El 11 de España para la Euro 2012

1 03 2012

Fantástica victoria de España ante Venezuela ayer (5-0 en Málaga). La disfrutamos con pasión los aficionados de la Roja, aunque en esta ocasión fuera la Azul claro. Cualquier color les sienta bien a estos fenómenos.

Tenemos tal plétora de fantásticos jugadores ahora mismo, que se hace difícil aventurar una posible lista para la Eurocopa. Yo ni lo voy a intentar. Hay demasiadas dudas ahora mismo, y todo depende mucho del momento de forma en que se encuentren algunos jugadores a final de temporada.

Con lo que si me voy a atrever es con el que creo será el 11 titular de España en la Euro 2012:

Villa

Silva

Xavi

Iniesta

X Alonso

Busquets

Alba

Puyol

Piqué

Ramos

Casillas

Por supuesto, hay no pocas posibles variantes en este once titular. Vayamos viendo cada una de ellas línea por línea.

En la portería, Iker es un fijo.

Jordi Alba es un fijo en el lateral izquierdo. Y pienso que del Bosque respetará los galones de Puyol, Piqué y Ramos para los otros tres puestos defensivos, aunque éste último tenga que reacomodarse al puesto de lateral derecho. Aunque Arbeloa mostró ayer que cumple a la perfección por ahí, por lo que una posible variante es Arbeloa en la derecha, y de centrales, Puyol fijo, acompañado bien por Piqué, bien por Ramos. Algunos se decantarán por ésta última, dependiendo del estado de forma de Piqué, que está teniendo una temporada un tanto irregular en el Barça, aunque otros podrán argüir que la dupla Piqué-Puyol es mejor, puesto que están totalmente acoplados el uno al otro en el juego que desarrollan en su club.

Al ser Alba el clásico lateral que sube mucho, en algunos partidos se puede convertir virtualmente en una defensa de 3, como ocurre en el Barça con Alves. Y es que esta España tiene mucho del sabor del Pep Team. Incluso si algún partido se atasca, una opción para la segunda parte sería retirar a Alba, dejar defensa de 3 y meter a algún otro jugador de toque/banda arriba. En fin, las infinitas variantes tácticas de este fútbol de tiqui-taca que tenemos el privilegio de vivir con nuestro equipo.

En el centro del campo, el doble pivote Busquets-Xabi Alonso es irrenunciable para del Bosque. Aunque yo no descarto que, según como se ponga algún partido, si los rivales se nos cierran atrás a cal y canto tipo como lo hicieron los del Mundial, para dar más dinamismo al juego se pueda retrasar a Xavi como uno de los dos medios, junto con Busquets o Alonso.

Estoy firmemente convencido de que nuestros dos hombres de ataque por bandas titulares serán “El Caballero Blanco” Iniesta y el “chino” Silva. Si hablamos de esa demarcación tan en boga en el fútbol moderno del extremo que suele llegar en diagonales de fuera a dentro, creo honestamente que Iniesta y Silva son los dos mejores jugadores del mundo en ese puesto. Son nuestros auténticos cracks, los que hacen que la magia ocurra.

En el puesto de media punta-enganche me he decidido por Xavi porque creo que si está bien, es un jugador cuyo juego combinativo, asociado con el del Dulce Iniesta, da un peldaño superior de tiquitaquismo a éste equipo que lo hace mundialmente temible, y que no se consigue con otras conviaciones de jugones, por muy buenos que estos sean (Cesc, Thiago, etc.). Y también por galones, por supuesto. Aunque ya digo, dependerá de cómo llegue Xavi a la recta final de esta temporada que se alarga en la fase final de la Euro. Si llega muy cascado físicamente por lo jugado con el Barça, Cesc tendrá su oportunidad en ese puesto en algún partido. Ayer en La Rosaleda ya demostró que calidad le sobra.

Finalmente, en el puesto de delantero he puesto al Guaje Villa, plasmando mi esperanza de que se reponga a tiempo para llegar en buenas condiciones a la cita internacional en junio, ya que dicen que está adelantado en sus plazos de recuperación de su lesión.

En caso contrario, y pese a la exhibición de Soldado anoche, creo que el delantero titular para del Bosque será Llorente, que también está mostrando entender muy bien el juego de la Roja, siendo un pilón-referencia que fija a los centrales y permite las constantes llegadas por dentro de los centrocampistas de España.

Una última variante reseñable para este esquema sería la de jugar sin delantero puro, con Fábregas como “9 mentiroso” por delante de Xavi (muy made in Barcelona, donde es Messi quien suele cumplir esta función). Esta variación permitiría potenciar el fútbol de toqu-posesión y la fluidez interlineal de los jugadores.

En todo caso tenemos un equipazo, y creo que tenemos motivos para el optimismo. Solo hemos de rezar porque no se nos lesionen nuestros cracks de aquí a junio; aunque de haber alguna baja, también tranquiliza ver que en cuanto a “fondo de armario” también somos ahora mismo la envidia de Europa, con los Valdés, Javi Martínez, Thiago, Mata, Navas, Cazorla, Muniaín, Soldado, Pedro, Albiol, etc.

Anuncios




“I have a really, really, really busy summer”

19 04 2010

Palabra de LeBron James, aquel jugador que en el cuarto decisivo de la final olímpica de Pekín suplicó con el gesto de una plegaria a Mike Kryzewski que no lo retirara tras su cuarta falta personal, prometiendo concentración en defensa sin excederse con su superioridad física. “Tengo un verano muy, muy, muy ocupado” viene decir ahora el escolta/alero de los Cavs eludiendo la llamada a filas de la US Basketball para el próximo Mundial de Turquía, cita considerada tradicionalmente de menor rango para los americanos.

No será el único desertor: al rey de Cleveland se le unirán, que sepamos a fecha de hoy, nada menos que Kobe Bryant y Dwyane Wade, o lo que es lo mismo, Turquía no verá al Big Three, el temible tridente que forman los mejores jugadores del mundo, 61 puntos de los 118 que la última versión del Dream Team necesitó para derrotar a España en la final olímpica. Semejante apego a la causa de las principales referencias de la selección ha tenido efectos devastadores en la “clase media-alta”, con dudas en la participación de hombres como Dwight Howard, Chris Bosh… un éxodo que deja las riendas de la selección americana en manos de actores de menor perfil y del talento de Kevin Durant, la última gran noticia de la NBA.

Nada nuevo bajo el sol para selecciones como la americana o la serbia, que han venido tomándose los campeonatos de baloncesto, especialmente aquellos fuera del calendario olímpico, como una distracción menor, acaso un banco de pruebas para secundarios o nuevas promesas, algo trivial comparado con la importancia de la liga, competición a la que consagran esfuerzos y cuidados.

La última en sumarse a esta costumbre ha sido, como parece corresponder a su gozosa condición de campeona, la llamada ÑBA. Parece que el concurso de Pau Gasol está en el aire, y que el tiro entre dependerá más de una cuestión familiar (la sociedad que puede firmar con su hermano Marc) que de la habilidad persuasiva de Sáez y Scariolo. En este caso sin embargo, el compromiso ha quedado acreditado más que sobradamente. Salvo en 2005 Pau nunca ha fallado a su cita, aún a riesgo de perderse parte de una temporada. Los años pasan y las temporadas con los Lakers son largas. Además, si finalmente Pau no está en Turquía no será un portazo a la selección, la puerta quedará entreabierta, por lo menos, hasta los Juegos de Londres dentro de dos años.

¿A qué viene esta entrada en pleno mes de abril, con las semifinales de la Champions a la vuelta de la esquina, el inicio de los play-off NBA y el retorno de Rafa Nadal a la tierra prometida? Hay una noticia estos días que pasa casi inadvertida, no para los aficionados atléticos pero sí para los titulares de la prensa, perdidos entre canguelos y autobuses: Fernando Torres se operará y su presencia en el Mundial queda garantizada. Curioso, el Liverpool en venta, su temporada (ésta y quien sabe si su futuro a medio plazo) pendiente de una plaza en Champions cada vez más lejana, inmerso en semifinales en la Europa League…. y su máximo goleador en el dique seco por lo que resta de temporada.

¿Por qué esta diferencia de compromiso entre el fútbol y el baloncesto? ¿Qué dirían por ejemplo en Argentina si Messi renunciara al Mundial por el desgaste que le supone jugar en un club como el Barcelona? ¿Tanto poder de presión tienen la FIFA y la UEFA para obligar a los clubs a ceder a sus internacionales y tan poco tiene la FIBA? ¿Qué se me escapa?