Más que un deporte

5 06 2010

El pasado fin de semana el FC Barcelona Sorli Discau hizo aún más grande su leyenda y la del Hockey patines español tras superar en el Palaladio de Valdagno (Italia) al Roncato Patí Vic por 4-1 en la finalísima de la Copa de Europa de Hockey sobre patines.

Los de Ferrán Pujalte consiguieron así su 19 ª Liga Europea, 40ª para el hockey español, mostrando su autoridad tras un partido muy sobrio en el que han impuesto su juego desde el comienzo. Las dianas de Adroher y David Páez sentenciaron la primera manga,y en la sengunda parte, dos golazos de Reynaldo y Panadero y mucho control han acabado con cualquier esperanza de los de Vic, demostrando la supremacía europea del FC Barcelona en el Hockey sobre ruedas.

En la actualidad el hockey sobre ruedas español es uno de los deportes que más alegrías han dado a nuestra vitrinas.
A nivel de clubs, al margen del FC Barcelona, tenemos: Al Reus Deportiu que era el vigente campeón con 7 Ligas Europeas, al Higualada con 6, el HC Liceo con 4,el CP Voltregá con 3, y al CE Noia con una.
A nivel de selecciones viene ya la locura, en categoría masculina: somos 14 veces campeones de Europa y 14 veces campeones del mundo en un torneo que se disputa cada 2 años y en el que hemos ganado los tres últimos campeonatos disputados en San José´05 (Estados Unidos),Montreux´07 (Suiza) y en Vigo´09 (España) siendo sólo superada por la amada Portugal del señor Inda. En categoría femenina somos 2 veces campeones del Europa y 4 veces campeones del mundo, siendo nuestras chicas las actuales campeonas tanto del viejo continente como del orbe.
Lástima que el Hockey patines no sea deporte olímpico y sólo fuera deporte de exhibición como no en los Juegos de Barcelona´92, en los que Argentina fue Oro, y nuesta selección Plata.
Desde aquí nuestro apoyo para que este deporte sea olímpico de una vez, homenajeando a Samaranch practicante del mismo.

Mi enhorabuena al hockey patines español y al FC Barcelona, único club del mundo que ha conseguido ganar 31 Copas de Europa destacando por su carácter polideportivo y consiguiendo el record de haber ganado la Copa de Europa consecutivamente, durante quince años con cualquierea de sus secciones profesionales (sin contar Recopas, Uleb Cups, o Copas EHF entre otras), desde el año 1996 hasta el 2010,conseguiendo además hacer “doblete” con las secciones de Hockey Patines y Balonmano en los años 1997, 2000 y 2005 y en las de Hockey Patines y Baloncesto en la temporada actual sin olvidar que en Balonmano fué finalista y en fútbol semifinalista de la Champions League.

 Al margen de la máxima competición continental  desde el año 1989 hasta el 2010,  durante 22 años, alguno de los deportes del club ha levantado alguna de las coronas europeas, siendo el año más prolífico el 97 cuando se ganaron los copas de Europa de Hockey patines y balonmano y la Recopa en fútbol con aquel gol de Ronaldo. A estos otros títulos europeos hay que sumar la Recopa de 1990 que ganó la 5ª sección profesional: el fútbol sala,.
Este hecho sobredimensiona aún más cada galardón y cada sección del club que más alegrías ha dado a este pais en el terreno internacional.
En sus secciones profesionales nos encontramos con el Hockey Patines con 19 Copas de Europa, Balonmano con 7, en fútbol con 3, y en baloncesto con 2.
Además de estas cinco secciones profesionales, el club cuenta con secciones amateurs en otras disciplinas deportivas: hockey sobre hierba, atletismo, patinaje, hockey sobre hielo, béisbol, voleibol, rugby y ciclismo. Las 10 disciplinas de deportes de equipo masculino senior le han aportado al club 83 ligas nacionales y 110 copas de España.
Ahora ya entiendo eso que dicen de “más que un club”

Anuncios




“À la ville de…”

21 04 2010

No suelo escribir los miércoles. Desde que mis amigos que me invitaron a unirme, siempre he preferido intentar aportar mi pequeño granito de arena a contodaslasaficiones los lunes, un poco por parecerme a mi ídolo Segurola, otro tanto por encontrarle algún aliciente al día más antipático para el resto de los mortales. Hoy quebrantaré mi propia norma, ha sido un día jodido en la oficina y, a falta de otras distracciones más festivas, escribir algo siempre relaja.

De pequeño pensaba que los dos hombres más poderosos del mundo eran Ronald Reagan y Mijail Gorbachov, en su condición de presidentes de los Estados Unidos y la URSS. Años más tarde añadí a Juan Pablo II y a los dos sempiternos jerarcas del deporte universal: Joao Havelange y, sobre todo, Juan Antonio Samaranch. Con el paso de los años voy conociendo a los auténticos monarcas del mundo, los tapados, presidentes de Haliburtons y demás tipos siniestros que manejan en la sombra los hilos de nuestro tiempo. Pero ése no es el tema.

Juan Antonio Samaranch ha muerto y con él se va la personalidad más influyente del deporte español en el siglo pasado, que es mucho decir en un siglo que vio a Santiago Bernabeu o Raimundo Saporta por citar dos nombres. Su aportación ha sido digna de los grandes dirigentes de la historia, dos décadas al frente del COI que tuvieron su cénit aquella tarde de octubre de 1986 en la que, visiblemente emocionado, pronunció el nombre de su ciudad. Narcís Serra, alcalde de la ciudad aquel año lo confesaba hoy mismo “Joan Antoni Samaranch va tenir la idea dels Jocs Olímpics, ara ja ho podem dir clarament”.

Para entender la figura del Samaranch político recomiendo el artículo de Jesús Conte en el Diario Crítico de Catalunya “Samaranch, visionario”. Personalidad controvertida, no olvidemos que para muchos políticos catalanes y españoles no fue más que un hijo acomodaticio del franquismo que simplemente supo moverse en la sombra con habilidad. Sin embargo, los Juegos de Barcelona, el acontecimiento deportivo más grande celebrado nunca en suelo español, hubieran sido impensables sin su ingente aportación. Se va sin ver cumplido su último sueño, como pedía el pasado mes de octubre: dar a su país unos segundos Juegos.

Cambiando de tema y por comentar el partido de anoche, vaya por delante que estas líneas las escribo más con el corazón que con la cabeza. Pienso que el Barcelona jugará la final de Madrid. Es una cuestión de fe, como he dicho, de corazón. Pero también el corazón me decía el año pasado en los estertores del partido en Stamford Bridge que algo maravilloso ocurriría y así sucedió. No se trata de invocar ningún espíritu que de eso ya se encargan en otros lares. Pero los acontecimientos históricos exigen actuaciones épicas. Si a este deporte incomprendido algo lo hizo el deporte rey es precisamente que se alimenta de ilusiones. No renunciaré tan fácilmente a ellas. Y si por lo que fuera no pudiera ser esta vez aplaudiré a vencedor y vencido. Pero no está todo dicho.





“I have a really, really, really busy summer”

19 04 2010

Palabra de LeBron James, aquel jugador que en el cuarto decisivo de la final olímpica de Pekín suplicó con el gesto de una plegaria a Mike Kryzewski que no lo retirara tras su cuarta falta personal, prometiendo concentración en defensa sin excederse con su superioridad física. “Tengo un verano muy, muy, muy ocupado” viene decir ahora el escolta/alero de los Cavs eludiendo la llamada a filas de la US Basketball para el próximo Mundial de Turquía, cita considerada tradicionalmente de menor rango para los americanos.

No será el único desertor: al rey de Cleveland se le unirán, que sepamos a fecha de hoy, nada menos que Kobe Bryant y Dwyane Wade, o lo que es lo mismo, Turquía no verá al Big Three, el temible tridente que forman los mejores jugadores del mundo, 61 puntos de los 118 que la última versión del Dream Team necesitó para derrotar a España en la final olímpica. Semejante apego a la causa de las principales referencias de la selección ha tenido efectos devastadores en la “clase media-alta”, con dudas en la participación de hombres como Dwight Howard, Chris Bosh… un éxodo que deja las riendas de la selección americana en manos de actores de menor perfil y del talento de Kevin Durant, la última gran noticia de la NBA.

Nada nuevo bajo el sol para selecciones como la americana o la serbia, que han venido tomándose los campeonatos de baloncesto, especialmente aquellos fuera del calendario olímpico, como una distracción menor, acaso un banco de pruebas para secundarios o nuevas promesas, algo trivial comparado con la importancia de la liga, competición a la que consagran esfuerzos y cuidados.

La última en sumarse a esta costumbre ha sido, como parece corresponder a su gozosa condición de campeona, la llamada ÑBA. Parece que el concurso de Pau Gasol está en el aire, y que el tiro entre dependerá más de una cuestión familiar (la sociedad que puede firmar con su hermano Marc) que de la habilidad persuasiva de Sáez y Scariolo. En este caso sin embargo, el compromiso ha quedado acreditado más que sobradamente. Salvo en 2005 Pau nunca ha fallado a su cita, aún a riesgo de perderse parte de una temporada. Los años pasan y las temporadas con los Lakers son largas. Además, si finalmente Pau no está en Turquía no será un portazo a la selección, la puerta quedará entreabierta, por lo menos, hasta los Juegos de Londres dentro de dos años.

¿A qué viene esta entrada en pleno mes de abril, con las semifinales de la Champions a la vuelta de la esquina, el inicio de los play-off NBA y el retorno de Rafa Nadal a la tierra prometida? Hay una noticia estos días que pasa casi inadvertida, no para los aficionados atléticos pero sí para los titulares de la prensa, perdidos entre canguelos y autobuses: Fernando Torres se operará y su presencia en el Mundial queda garantizada. Curioso, el Liverpool en venta, su temporada (ésta y quien sabe si su futuro a medio plazo) pendiente de una plaza en Champions cada vez más lejana, inmerso en semifinales en la Europa League…. y su máximo goleador en el dique seco por lo que resta de temporada.

¿Por qué esta diferencia de compromiso entre el fútbol y el baloncesto? ¿Qué dirían por ejemplo en Argentina si Messi renunciara al Mundial por el desgaste que le supone jugar en un club como el Barcelona? ¿Tanto poder de presión tienen la FIFA y la UEFA para obligar a los clubs a ceder a sus internacionales y tan poco tiene la FIBA? ¿Qué se me escapa?