antilobato.com

18 04 2012

La envidia: el deporte nacional en España. ¡Cómo mola odiar a la gente que tiene éxito! Buscarle las vueltas. Inventarles fallas y defectos, y potenciarlos hasta la nausea.

Un amigo nuestro dice que en España hay Antialonsismo. Nosotros pensamos que más bien lo que hay es Antilobatismo. Y para joder a Lobato, quieren que Alonso fracase [ironic mode on]. Cada vez que Antonio Lobato se entusiasma en las narraciones de las carreras, cada vez que grita lo de “Magic Alonso”, “es el mejor”, “si tuviera un coche a la altura”, etc. mucha gente tira espuma por la boca, y se convierten en una legión de fanáticos con una misión sagrada: minusvalorar cualquier logro de Alonso, atribuirlo a la suerte, y acusar a Lobato de ser un gilipollas y no tener ni idea de Fórmula 1; de ser símplemente un máquina de besarle el culo a Alonso para vender más F1 a la gente inculta de este país, que no entienden el deporte, y solo tienen neuronas para ser hoolingans del deportista español de turno. Curiosamente, este mismo aficionado Antialonsolobatil desconocía seguramente la existencia de la Fórmula 1 hasta el advenimiento del piloto asturiano. Ahí están las audiencias de TV3 y TVE-2 en la era pre-Alonso para atestiguarlo. La subida al carro del purismo de la F1 ha sido generalizada y antológica. Ahora todo el mundo sabe de Fórmula en Este país (y sabían desde la época de Fangio). Lo que pasa es que no querían demostrarlo.

En nuestra opinión, la Fórmula 1 es un deporte que puede aburrir a muchos, excepto a los que se han sentido interesados por los deportes de motor desde siempre, y a los fans de Alonso cuando éste gana. De hecho, nosotros sabemos muy poco de Fórmula 1. Ha sido un deporte muy soporífero durante años, por la tiranía de una escudería sobre el resto: Ferrari, Brown, Red Bull,… Este año parece un campeonato más igualado e interesante. La carrera de China tuvo muchas alternativas y adelantamientos en la cabeza de carrera hasta el final. Se pareció más a la típica carrera de motociclismo, que a la de F1, donde normalmente el lider de carrera sale en la pole, y se mantiene ahí hasta la bandera de cuadros.

En nuestra opinión, Antonio Lobato era un periodista deportivo como otros en este país. Seguramente sabría mucho más de fútbol que de otros deportes. Cuando le cayó del cielo hacerse cargo de las retransmisiones de F1 en Telecinco. Fue en el año de explosión de Alonso, y como solo la cadena amiga, el ente berlusconiano belenestebanense sabe hacer, lo promocionó hasta la extenuación cual reality. Quizás venga de ahí la animadversión y rechazo que muchos sienten aún por el periodista. Sim embargo, su evolución durante estos años en que se ha especializado en el mundo de la Fórmula 1 ha sido notable, siendo hoy por hoy la imagen de la Fórmula 1 en España. Y peregrinando de cadena en cadena allá donde la Fórmula 1 vaya. Dando cátedras de Fórmula 1, y creemos que es el periodista más cualificado para llevar a cabo este cometido. A base de estar ahí muchos años, ha aprendido mucho sobre como funciona el circo, las escuderias, etc. Se ha hecho un experto ante nuestros ojos, que poco tiene que ver con ese tipo que tenía que fingir saber de qué estaba hablando el primer año que se hizo cargo en Tele 5.

Pero claro, los hooligans se cansan de ver la misma cara siempre. Hay un deseo de caras nuevas que también se produce en la política, por ejemplo (Rubalcaba o Jordi Hurtado en Saber y ganar). Por eso a más de uno le quemó el anuncio de que “el calvo” y TODO SU EQUIPO se volvían a trasvasar a la cadena que una vez más adquiria los derechos del Gran Circo. En este caso Antena 3, una vez absorbió a La Sexta.

Nosotros le queremos, y no creemos justo que se le niegue el pan y la sal. También somos muy de Trecet en las retransmisiones baloncestísticas… que alguna cadena recoja el guante (pero esa, es otra historia… {chanchan chanchan chan chan! chan chan!}

 

Anuncios




Un líder insospechado

30 03 2012

Tengo que frotarme los ojos al mirar la clasificación del mundial de F-1 después de las dos primeras carreras del año:

 

 

 

 

 

 

1-Alonso (35)

2-Hamilton (30)

3-Button (25)

4-Webber (24)

5-Pérez (22)

6-Vettel (18)

7-Raikkonen (16)

 

Resulta sorprendente ver a un piloto de Ferrari en lo más alto de la clasificación, teniendo en cuenta lo poco competitivos que se han mostrado en este inicio de campeonato. Muy por detrás de las escuderías que han conseguido desarrollar los monoplazas más rápidos este año: McLaren, Red Bull, Mercedes o Lotus.

Por supuesto, Alonso ha hecho dos carrerones, aprovechando muy bien las circunstancias de carrera, sin cometer ningún error, y Ferrari ha estado acertado con la estrategia. La otra cara de al moneda es Felipe Massa. El piloto brasileño ha tenido un comienzo de horrible, sin puntuar en ninguna de las dos carreras.

Nunca me pareció Massa un piloto especialmente talentoso. Pero si tienes como compañero de equipo a Alonso, tus fallas se hacen aún más evidentes. No es una posición nada cómoda. Alonso a “crujido” a todos los compañeros de equipo que ha tenido: Trulli, Fisichella, Massa. La única excepción fue Hamilton, con quien quedó empatado a puntos, y eso que la escudería tuvo, en mi opinión, un trato de favor hacia el piloto inglés. (No se me olvida la última carrera de aquel año, en la que el coche de Alonso iba misteriosamente más despacio que el de Hamilton, con una diferencia que no se había visto en todo el año, como si alguien hubiera “tocado” algo en el coche).

Veamos si la escudería del Cavallino puede empezar a mejorar el coche, porque si no, no habrá opción de pelear por el mundial. Alonso es muy bueno, quizás el mejor piloto en la parrilla actualmente, pero no puede hacer milagros.

Si lo consiguen, pienso que el principal rival para Alonso de cara a conseguir el Mundial será Hamilton. Mclaren cuenta con el mejor coche. Es tan rápido como los Red Bull en tandas largas, pero aún más rápido a una vuelta, por lo que estará casi siempre rondando la pole position en las calificaciones. Creo que Lewis es mejor piloto que su compañero de equipo, aunque tendrá que demostrarlo con consistencia. Su estilo de pilotaje agresivo degrada mucho los neumáticos Pirelli, y tendrá que tener cuidado con eso.

Por supuesto, los Red Bull también tendrán algo que decir, así como otros pilotos. Eso es lo que me está enganchando a la F1 esta temporada: la gran igualdad entre escuderías, lo cual añade emoción a las carreras. Creo que todos podemos congratularnos de que la época de dominio absoluto de los coches del toro rojo haya terminado. Que ustedes lo disfruten.

 





Breves Estivales (Polideportivo)

6 08 2011

  • Tenis:

Rafa llega a Montreal para iniciar su preparación para el US open 2011. Según Tío Toni, ha ido poco a poco en su recuperación física y en su puesta a punto para la temporada americana de pista dura. Sin querer forzar para evitar riesgos. A priori Djokovic será el gran favorito, pero la moral está alta en el bando del mallorquín. También está muy interesado en participar en la Copa Davis. Jugamos ante Francia en casa, así que a priori no deberíamos tener problema en llegar una vez más a la final este año. Debemos rezar para que nuestro rival sea Argentina (aquí), y no Serbia (allí). El de Belgrado es un coco.

  • Formula 1:

Hamilton está a 88 puntos de Vettel. Alonso a 89. Y quedan 8 carreras por disputarse. ¿Hay campeonato? Yo diría que no. El Red Bull de este año, a parte de ser el coche más rápido de largo, es mucha más fiable que en años anteriores: un caballo ganador. Alonso debe aspirar a ganar cuantas más carreras pueda mejor, de cara a su palmarés. Y hay que ir preparando el Ferrari de 2012. Mejor que se pongan las pilas en Maranello, porque en estos últimos años tipos como Ross Brown o Adrian Newey les están pintando la cara a los del Cavallino.

  • Ciclismo:

Tour soporífero y sin nada destacable. Los Schleck no han estado bien, y Contador tampoco, quizás porque al no saber seguro si podría correrlo, se volcó demasiado en preparar el Giro, y ha llegado al Tour falto de fuerzas. El Giro por cierto, competición de mucho mayor nivel competitivo que el Tour en estos últimos años, aunque sea la ronda gala la que retenga aún el máximo nivel de prestigio. En Francia, al de Pinto se le empezó silvando, pero terminaron por aplaudirle. Sintomático.

  • Baloncesto:

Esperando con ansia el comienzo del Eurobasket. A ver de qué son capaces Gasol e Ibaka juntos. Interesante también la situación en la NBA, con el lockout. ¿Qué harán las superestrellas de la liga americana? ¿Confiarán en que la competición se retome dentro de unos meses, o probarán suerte en alguna liga europea o incluso con China? Según ESPN, 22 jugadores NBA ya han tomado este último camino: 7 a Italia, 3 a Turquía, 3 a Francia, 2 a Israel, 2 a Rusia, y con 1 tenemos a Grecia, Alemania, Serbia y Lituania. Sorprende no ver a ningún equipo español pujando por jugadores NBA de momento. ¿A qué creéis que es debido esto? Este puede ser un río revuelto (del tamaño del Amazonas) donde más de un pescador avispado puede sacar buenas ganancias.





Aquella noche de julio…

22 12 2010

… en Johannesburgo condicionará sin duda todos los resúmenes deportivos que del saliente año se hagan. En un país que ya había alcanzado cotas impensables hace poquísimos años como la Copa Davis, el Mundial de Fórmula Uno o incluso algún anillo de campeón de la NBA, que ya había sido campeón del Mundo en otras disciplinas como baloncesto o balonmano, solo faltaba por superar el atávico trauma con su primer deporte. Generación tras generación (estamos hablando del país de Luis Suárez, de Gento, de Amancio, de Butragueño o Guardiola) volvía cada cuatro (en el mejor de los casos) años a casa con el ánimo torcido, muchas veces en medio de ambientes muy enrarecidos, tropezando siempre con la quijotesca sensación de haber luchado contra molinos, ya fueran árbitros húngaros o egipcios, ya fueran rondas de penaltis o  grandes cantadas, que se nos hacían gigantes. Austria 2008 supuso el punto de inflexión en esta triste relación de España con los campeonatos, mutando, al son marcado por dos de los grandes entrenadores de nuestra historia, pero sobre todo, por el éxito de los conceptos futbolísticos que están a haciendo a nivel de clubs del Barça la referencia en este punto de la historia, el victimismo histórico por la felicidad futbolística. Felicidad que tuvo como todos sabéis su máxima expresión aquella noche de julio y que ha empequeñecido otras conquistas con menor calado mediático pero también dignas de contarse aquí.

A nivel individual, y fuera del fútbol y de la pareja Xavi – Iniesta (Dolce & Gabbana, Victorio & Lucchino) han sucedido acontecimientos alrededor de los cuatro o cinco nombres que a todos nos vendrían a la cabeza: Gasol, Nadal, Lorenzo, Alonso y Contador, con mayores o menores dosis de fortuna. Empecemos por Pau, coronado nuevamente como Emperador del Mundo con su segundo anillo NBA. Su ausencia de una Selección que cayó en Turquía ante la latente amenaza serbia le ha llevado a empezar su cuarta temporada en Los Ángeles a un nivel espectacular. En casa, en Europa reinó el Barça merced al crecimiento de un Ricky que sin embargo se mostró más dubitativo en el verano turco, y de un superequipo al que sin embargo el Caja Laboral en su enésima reconversión con San Emeterio como heredero de los Bennett, Nocioni, Scola fue capaz de levantar la Liga.

Nadal volvió a ser Nadal todo el año, vengando su derrota en la arcilla de París ante su verdugo del pasado año, el sueco Soderling, un título que marcaba el inicio de un posible Grand Slam si finalmente consigue llevarse dentro de un mes su segundo abierto en Melbourne, camino salpicado por alguna actuación memorable, como el partido en semifinales de la Copa de Maestros ante el escoés Murray. Impensable para agoreros pronosticadores prematuros de su declive en épocas recientes. Nadal – Federer, queda guerra para rato.

Por otra parte, quedarse solo con el enorme pique Lorenzo – Rossi, con victoria para el mallorquín, sería teriblemente injusto para todo lo bueno que ha sucedido este año en los Mundiales de Motociclismo. Si bien es el primer triunfo de un piloto español en la categoría GP (Àlex Crivillé lo fue en 500 cc), ha habido muchas más grandes noticias, desde la madurez de un Pedrosa que, no olvidemos, ha sido el segundo clasificado, hasta la irrupción de un Marc Márquez al que algún día quizá veamos conquistando mundiales de superior cilindrada. Lorenzo, Márquez y Elías, como vencedores, y Fernando Alonso con la consideración del resto de compañeros (Vettel incluido) como mejor piloto del año son las caras de una moneda que este año ha sido de oro en el motor español. La cruz, lamentablemente, la puso el 5 de septiembre la trágica muerte del japonés Tomizawa.

Alberto Contador ganó (o no, su incidente con el filete de clembuterol aún no está resuelto) el Tour de Francia más aburrido de los últimos años (dudoso honor que supongo batirá la edición del año 2011), un Tour tan insulso que puestos ahora a recordar, solo deja aquella espinosa avería de la cadena del pequeño de los hermanos Schleck camino de Balès, pero que no niega la tremenda de superioridad de Contador y Andy (liga escocesa, ¿les suena?) sobre el resto de corredores. Apasionante fue sin embargo la lucha sin cuartel de David Arroyo ante Ivan Basso y Vincenzo Nibali por conquistar la maglia rossa. Precisamente fueron los dos italianos quienes se llevaron las rondas italianas y españolas. Después, claro, el eterno ruido en torno a este deporte.

Sí, el dopaje, la lacra que viene persiguiendo a cierta parte del deporte español desde hace algún tiempo, golpeó con una virulencia nunca vista en este país a su más insigne atleta, la palentina Marta Domínguez (insisto en mi entrada anterior, con todas las cautelas del mundo), envolviéndola en lo que se ha llamado Operación Galgo, trama vinculada con actividades siniestras, como tráfico de sustancias dopantes o blanqueo de capitales). Dejemos a la justicia actuar y analicemos, que es de lo que trata este blog, la temporada. Sin Juegos ni Mundiales el interés de estas temporadas lo tenemos en los Campeonatos Europeos de Barcelona, con el francés Lemaitre y el británico Mo Farah como grandes estrellas, la sensación de falta de un relevo más solvente a la generación de Reyes Estévez, Marta Domínguez, Chema Martínez (plata en Maraton) y la reconquista, eso sí, de la distancia reina del mediofondo, los 1.500 m por Arturo Casado y Nuria Fernández.

Todo esto, pero también la contrarreloj en las alturas entre Edurne y Pasabán y Oh Eun-Sun por ser la primera mujer del mundo en conquistar los catorce ochomiles, la presencia de Barça y Ciudad Real en la Final Four de Balonmano, ese martillo pilón llamado Pacquiao, o los recientes oros de Mireia Belmonte en los Mundiales de Dubai, nos deja el 2010. Y como se suele decir en estos casos, no están todos los que son, pero son todos los que están. O algo así.

Os esperamos muy pronto. Felices Fiestas.

Hoy no voy a poner enlace de ningún vídeo musical, pero os dejo con una recomendación por si queréis, de alguna forma, contraprogramar a la Navidad: Balada Triste de Trompeta, la última de Álex de la Iglesia. Carlos Areces, literalmente, se sale.





La pegada

15 11 2010

El último ha sido un fin de semana intenso, de trazo grueso. Pugilístico, podría decirse. Sin concesiones ornamentales. Empezaba la fiesta a primerísima hora del viernes: the Special One en los micrófonos del Larguero acusando a un compañero poco menos que de mal profesional. Nada más que añadir al carrusel de interpretaciones, adhesiones (las más) y declaraciones al respecto. Que a la pegada del portugués no la fichó el Madrid para hacer amigos como hoy decía Butragueño ya lo sabíamos. Que este señor no está a la altura del banquillo en el que HOY (el cadalso aguarda para todos amigo) se sienta algunos también lo sabíamos. Un banquillo en el que antes que Mou se sentaron tipos como Vicente Del Bosque o Miguel Muñoz, por citar a los dos primeros que me vienen a la cabeza. Una institución que labró su reputación como club más querido de España con valores diametralmente opuestos a los mostrados por Mourinho. No es envidia lo que despertaba el Madrid, sino admiración.

Después vendría todo lo demás: el cabreo de Manolo Preciado, y como gusta decirse por algunos lares, ahí está su trayectoria detrás, la de un currante del fútbol admirado no solo en Santander, Valencia y Gijón, donde ostenta la condición de entrenador decano de la categoría; sino en general en todo el panorama futbolístico español. Un tipo que ha sabido levantarse tras varios palos profesionales y personales, que se sobrepuso no solo a Dimitri Piterman sino también al drama de la muerte de sus seres más queridos. No creo que hubiera una sola afición en España que tuviera una mala palabra hacia este señor. Así que me parece totalmente INDIGNANTE  la actitud de algunos diarios de cuyo nombre no puedo acordarme, no ya obviando la falta de respeto de Jose Mourinho sino tachando a Manolo de provocador y de querer calentar el partido. No cabría siquiera la neutralidad en este conflicto. No he visto las portadas de las ediciones asturianas de según que diarios, si tenemos algún lector por allí y las puede comentar, lo agradeceríamos.

Sábado. Arlington (Texas). Manny Pacquiao vs  Antonio Margarito. El filipino saca a relucir su increíble pegada. Una pegada con la que destroza la cara de su rival, el tornado de Tijuana, nueve kilos y diez centímetros más que el filipino, luchando ahora por salvar su ojo. Una pegada que le ha llevado a instalarse en el olimpo de los elegidos. Si importantes fueron los ochos oros de Phelps en Pekín o los siete Tours de Francia de Lance Armstrong, no lo es menos la hazaña lograda por el mejor boxeador del momento. Con su pegada ha logrado ser campeón hasta en ocho categorías diferentes: mosca, supergallo, pluma, superpluma, ligero, superligero, welter y, desde el pasado sábado, superwelter. La escasa relevancia del boxeo en europa, fuera además de las categorías heavys, oscurecen la gesta.

Domingo. Abu Dhabi. Fernando Alonso comparece en el Yas Marina. Todo acompaña al piloto asturiano, incluso nos encontramos en el circuito en el que la Scuderia acaba de inaugurar el primer parque temático mundial dedicado íntegramente al mundo Ferrari. La imagen aérea es premonitoria: un gran cavalino rampante surge de la arena del desierto. La sesión calificatoria coloca a Alonso por delante de su gran rival el australiano Mark Webber, a priori la única rueda a marcar si todo sale bien. Pero este deporte, tantas veces acusado de aburrido y predecible, tenía reservada para Alonso una broma macabra. Primera vuelta y accidente del mejor piloto que hasta ahora vieron los circuitos. Primeras paradas por el pit stop para cambiar neumáticos. El coche de Webber que no acaba de ir. Y el desastre. Nos engañaron. Webber era un señuelo. Quizá Todt nunca hubiera picado. Ahora Italia mira a Domenicalli, se pregunta como pudo la Scuderia fallarle al mejor piloto del mundo. Tiene mérito la temporada de Alonso. Pero es una desgracia, tanto tiempo soñando con Ferrari y resulta que este año andaba corto de pegada. No solo superado por la ingeniería de Newey, sino también por McLaren. Así que, después de todo, quedar por delante de tres pilotos al volante de coches superiores y pelear hasta la última carrera por el mundial, tiene mérito. Del nuevo campeón del mundo, algunos ya hablaron hace meses: https://contodaslasaficiones.wordpress.com/2009/11/02/red-bull-te-da-alas/





Príncipe de Asturias

25 10 2010

La del domingo fue la última mañana del año con horario de verano. Así que levantarse a las ocho (quizá fue algo más tarde, debo reconocerlo, pero en cualquier caso, madrugón) de la mañana la semana antes de que el reloj nos conceda una hora de propina y ver en la pantalla “Lap 4/55” una hora después de la salida oficial que marcaba el horario de la organización no fue la mejor manera de empezar el domingo. Una intensa cortina de agua, el mal drenaje de un circuito sólo bien acabado por aquellas zonas por las que transitaba Lewis Hamilton… muy mal pintaba la carrera a eso de las nueve de la mañana, con protagonismo del Safety Car, situaciones inverosímiles (que nunca olvidarán en la familia Di Grassi con vuelta rápida para el recuerdo) y la amenaza de finalización con reparto de puntos según el orden logrado en clasificatorias.

Sin embargo, igual que sucede en aquellos partidos (ojo con las etiquetas, NO es una entrada de fútbol) marcados por la lluvia, el barro, los uniformes manchados, la carrera devino en una tarde-noche (horario coreano) de las que hacen afición. No faltó nada, ninguno de los ingredientes que hacen grande cualquier disciplina, y puedan hacer que algunos escépticos con el espectáculo de la F1, entre los que se podría encontrar el firmante, tengamos que replantearnos de vez en cuando nuestros criterios. Me explico. A la Fórmula 1 siempre le he reprochado su determinismo (ya sé, un mal común de todos los deportes, pero elevado a su máxima expresión en éste), su exceso de glamour y pompa y su rigidez (momentos a seguir: salida de parrilla y entradas a boxes). Apasionante para ingenieros, para amantes del motor, siempre la he considerado de menor rango en mis preferencias que los campeonatos mundiales de motociclismo.

Ayer no fue así. Ayer no faltaron ni la emoción, ni las alternativas, ni siquiera el componente “milagroso”. Errores de pilotaje, fallos de mecánicos en boxes, pilotos suicidas y visiones subjetivas literalmente tenebrosas (insisto, no en el caso de Hamilton). Nada de órdenes de equipo ni de perfectas coreografías en boxes. En definitiva: el territorio para el piloto, para el hombre. No es extraño que ayer ganara Fernando Alonso. Hay consenso en la parrilla, tal vez no sea el tipo más simpático del mundo, tampoco le conocemos, pero casi todos le consideran el mejor. Lleva siéndolo años, solo que ahora, con el poso de la madurez alcanzada tras duros años en McLaren y Renault, parece mejor que nunca. Y, dicho sea de paso, más feliz. Capaz de forzar al límite a Vettel y de aprovechar el más mínimo resquicio que le ofreció Hamilton para liderar la carrera en una mágica segunda parte y presentar su candidatura a la triple corona en su primer año con Ferrari. Ni siquiera Schumacher, el gran Michael, puede presumir de tal hazaña. Un dato nada irrelevante: Ferrari es, no la segunda marca, sino la tercera en el Mundial de constructores, superada por los aerodinámicos Red Bull de Adrian Newey y por los McLaren. A Massa no lo encontramos por las primeras posiciones de la general.

¿Qué alternativas le quedan a Red Bull? ¿Igualdad de trato, favoritismo para su niño mimado, o para su más seria opción para ganar el título? ¿Se devorará la hidra ambas cabezas como hizo McLaren precisamente la temporada de Fernando Alonso?

http://www.youtube.com/watch?v=KgZSnAkQc4c





En Italia saben de jerarquías

2 04 2010

Alonso, Stefano Domenicali y Massa

¡Vaya carrerón el del Gran Premio de Australia! Hubo de todo: accidentes, adelantamientos, cambios de líder en la carrera, Alonso en plan Magic… En fin, un ladrillazo total, como dijeron algunos que iba a ser la F-1 esta temporada.

Tras la carrera, se me ocurrió pasarme por la edición digital de la Gazzetta dello Sport. Siempre está bien tomar el pulso al sentir de la afición italiana. Me sorprendió mucho el mensaje que se desprendía de la mayoría de opiniones vertidas por los tifosi en la página web. Los ferraristas concedían mucho más merito a la actuación de Alonso que a la de Massa. Hasta ahí me lo esperaba. Lo que me chocó más fue que la gran mayoría de ellos se decantaban por entregar ya los galones de líder del equipo al corredor asturiano, y eso que llevamos solo 2 carreras.

Manifestaban que se sobre la pista del Albert Park se vio claramente la diferencia entre un buen piloto (Massa) y un Auténtico Campeón (Alonso). Que el brasileño no debió obstaculizar al asturiano en su ataque a la segunda plaza de Kubica, y que menos mal que Alonso estuvo allí para contrarrestar los ataques de Hamilton y Webber, y conservar la 3ª y 4ª plazas para los del cavallino, porque si hubiera tenido que ser Massa el defensor, le habrían pasado como aviones. De hecho, le echaban en cara que se hubiera dejado adelantar previamente por otros pilotos en carrera, y que con el único con el que se había mostrado agresivo cambiando trayectorias para cerrar espacios de adelantamiento fue con su compañero de equipo. Lo que más me extrañó de todo es que algunos de estos aficionados, expresando su añoranza de los tiempos en los que Schumy era el líder absoluto del equipo y su compañero de turno era el gregario que trabajaba para él y le dejaba pasar si era preciso, dijeron que si Jean Todt estuviera de director deportivo de Ferrari, le daría los galones de Nº1 al piloto de Oviedo sin dudar.

Me resultó curiosa esa imagen de aquel adversario declarado de Alonso, que llegó a afirmar que mientras el fuera director el Asturiano no iría a Ferrari, favoreciendo la posición del asturiano en el equipo. Pero lo más interesante de todo es que pienso que tienen razón. Si por algo se distinguió el señor Todt fue por ser un hombre inteligente y razonable, y si su política era la de que si hay un piloto mejor que otro, darle su jerarquía desde el principio sin esperar a que el desarrollo del mundial lo haga, para potenciar las opciones del equipo para conseguir el Mundial de Pilotos, que es el más mediático, Todt sabría reconocer el talento superior del ovetense y darle su lugar.

Eso pensaban los tifosi furiosos con Domenicali, al comparar su labor con la de su predecesor francés. Pero yo no comparto esa opinión. No me gusta que desde los equipos se desvirtúe la igualdad de oportunidades entre pilotos con ordenes de equipo poco limpias desde un punto de vista deportivo, y mucho menos si estamos en el principio de la temporada, con solo dos carreras disputadas. Dejemos que la batalla en las pistas en igualdad de condiciones sea la que decida quién debe aspirar al campeonado de Pilotos en Ferrari, si Massa o Alonso.

Además, me pongo en la piel de Domenicali, y ¿qué quereis que os diga? Cuando de cara para afuera estás defendiendo el discurso de la igualdad de trato en el equipo, debe de ser durísimo tener que coger a Massa por banda y decirle algo así como “Oye, Felipe, vamos a hablar sin ambajes. Aquí todos sabemos que Alonso es mejor piloto que tú, y tú lo sabes también, reconócelo; él es nuestro aspirante al campeonato. Así que cuando estés en carrera y le veas acercarse por los retrovisores, Felipe, TÚ TE APARTAS. Te lo repito por si no te ha quedado claro: TE APARTAS Y LE DEJAS PASO, ¿ok?”.  En plan totalmente “pasarsela a Will”.

 A mí se me caería el alma a los pies. No sé como se las apañaría Jean Todt para hacerlo con Eddie Irvine y Barrichello. Supongo que porque en el equipo todos reconocían que si habían vuelto a ser una escudería grande y a ganar, era todo gracias a Michael. De hecho, si el campeón alemán llegó a caerme mal fue por eso, por las descaradas órdenes de equipo con las que contaba desde boxes de Ferrari, por aquellas ocasiones en que Barrichello tuvo que dejarse adelantar de forma vergonzante para que Schumacher se asegurara los 10 puntos de la victoria de cara al mundial. Y no me valía que en el podio Michael subiera a Rubens desde el peldaño medio del cajón al más alto, como acto simbólico. Jamás podré olvidar esos titulares de prensa, y escribo de memoria: “Gran Barrichello, pequeño Todt”, o “¿De verdad necesitas esto, Michael?” de un diario alemán. Por eso me alegro de que todo eso no se vaya a repetir ahora con Fernando.

Precisamente, también me desagrada cuando en una carrera de atletismo, uno de los tres corredores de un país hace de liebre para que los otros dos consigan medalla. El atletismo es un deporte individual, aunque se corra bajo la bandera de una nación, y eso no se debería de permitir. Ante todo, fair play.

Ahora, hemos de reconocer la inteligencia de Alonso en la carrera del pasado domingo. Al mostrar esta actitud tan solidaria y de equipo, ha acallado automáticamente a todos aquellos que manifestaban suspicacias hacia él, los que decían que como profesional no estaba a la altura de Ferrari y que es un piloto que crea mal ambiente en los equipos por su egoísmo. Ese frente está liquidado. Ahora falta terminar de ganarse los corazones de la marea roja a base de victorias.

Creo que nos vamos a divertir este domingo en Sepang; un circuito de los más espectaculares del mundial y con previsión de lluvia. Como dice el maestro Lobato, ¡cómo nos estamos aburriendo este año con la Fórmula 1!