Liga BBVA: Resumen J.2

31 08 2011

Hola queridos lectores sean muy bienvenidos, al resumen de la segunda jornada de la mejor liga del mundo de la Liga BBVA.

El Sporting perdió en casa ante la Real Sociedad por 1-2, el mejor jugador del partido Agirretxe; el Valencia ganó en casa contra el Racing por 4-3, el mejor jugador del partido Soldado; el Granada perdió en casa ante Betis por 0-1, el mejor jugador del partido Castro; el At. Madrid empató en casa contra el Osasuna por 0-0, y reparto de puntos para cada equipo; el Bilbao empató en casa ante el Rayo Vallecano por 1-1, y reparto de puntos para cada conjunto, y el mejor jugador del partido Movilla, el Mallorca ganó en casa contra el Espanyol por 1-0, el mejor jugador del partido Raúl Baena; el Getafe empató en casa ante el Levante por 1-1, y reparto de puntos para ambos equipos, y el mejor jugador del partido Miku; el Zaragoza perdió en casa contra el Real Madrid por 0-6, el mejor jugador del partido Ronaldo; el Sevilla ganó en casa ante el Málaga por 2-1 el mejor jugador del partido Cazorla y el FC Barcelona, flamante campeón de la Supercopa de Europa ganó en casa contra el Villarreal por 5-0, el mejor jugador del partido Messi.

Opinión:

El líder de la liga BBVA, es el Real Madrid con 3 p, el segundo clasificado es el FC Barcelona con 3 p, el tercer clasificado es el Valencia con 3 p, el cuarto clasificado es la Real Sociedad con 3 p, el Quinto clasificado es el Sevilla con 3, y el Sexto Clasificado es el Betis con 3 p.

Reciban un cordial saludo de quien les ha escrito.

Recuerden que tenemos una nueva cita si ustedes lo desean dentro de quince días con la tercera jornada de la mejor liga del mundo de la liga BBVA, y con más y mejor se lo prometo.

Pásenlo muy bien y sigan la información deportiva con nosotros, con todas las aficiones.

Ya lo saben, si quieren: nos tienen, ¿dónde? En  internet: Con todas las aficiones.

Paz Y Amor.

Adiós.

Anuncios




En sus zapatos

4 02 2011

Imaginemos por un momento que somos José Mourinho. Por supuesto, a estas alturas de la temporada estamos en un momento muy delicado. Pese a ello, no nos inquietamos; porque somos José Mourinho, y José Mourinho no se inquieta.

El Barcelona está a 7 puntos en la liga (casi seguro 8 por el goal average). En una competición de liga normal, sería una distancia remontable. Pero ésta no es una liga normal, sino muy anormal. El Barça lleva a estas alturas 19 partidos ganados (la mayoría de ellos por goleada), 1 empatado y 1 perdido. No sufre para sacar adelante los partidos de liga; de hecho podría seguir ganando los partidos que quedan por venir prescindiendo de varios jugadores titulares en cada partido. Tengo la convicción de que el Madrid aún ganando más del 90% de los partidos que quedan de liga, no podría remontar. Lo inteligente, por tanto, es dejar ir la Liga y concentrar los esfuerzos allí donde sí pueden dar réditos.

Sí, amigos, si you fuera Mou empezaría a dar entrada en los partidos de liga a los Canales, Pedro León, Granero, Gago, Garay, Kaká, etc… Incluso a Morata, ahora que ha dicho el técnico Luso que está trabajando mejor y que cuenta con él para la primera plantilla la próxima temporada.

Imaginando que el Madrid llegara a la final de Champions, tendría 8 partidos importante en los que dar el todo por el todo en lo que queda de temporada: los siete partidos de la competición continental, y la final de Copa. Es en esos partidos en los que hay que sacar al 11 de gala.

Si hablo de esto es porque Mourinho ha cometido un error grave: no ha rotado en absoluto el equipo en las últimas jornadas. Como consecuencia de esto, Cristiano Ronaldo, Di María, Alonso y otros titulares están totalmente fundidos a estas alturas de temporada. No se puede tirar adelante una temporada con solo 11 jugadores. Y encima, enviando a los suplentes el mensaje de que no confía nada en ellos. Hay que cambiar esa dinámica peligrosa. Y hay que empezar a dar descanso a los titulares para permitirles recuperar cierta frescura de cara a la importante choque de Champions ante el Olympique.

En este orden de cosas, el partido de vuelta de la liga Real Madrid-Barcelona, al estar emplazado 4 días antes de la final de copa, pierde toda relevancia, y es un partido donde se podrían alinear a muchos suplentes con toda tranquilidad. Supongo que para entonces el Madrid ya estará como a 12 puntos del Barça. No se pueden ganar todos los títulos en el primer año, querido; y menos si te los juegas ante este Barça que es de otra galaxia. Lo importante es el partido del 20 de Abril, la finalísima.

Por cierto, ya hay rumores que apuntan a Mestalla como el campo que la albergará. La verdad es que si yo estuviera en los zapatos de Florentino Pérez habría hecho fuerza para intentar que la final fuera en el Nou Camp. Además de que sería mejor para el espectáculo, porque al ser el campo más grande de España, podrían haber más espectadores de ambos equipos, le supondría una presión extra al equipo de casa. Ya se demostró en aquella final perdida en el Bernabeu ante el Depor, el famoso “Centenariazo”. Recuerdo perfectamente que en aquel partido no había una sensación de equipo local/equipo visitante en el transcurso del encuentro, puesto que casi medio aforo eran aficionados deportivistas animando a su equipo. Me gustaría ver a 40.000 madridistas pintando medio graderío del Nou Camp de blanco; y si suena la flauta y el Madrid gana la final, orgía vikinga en Canaletas.

Y ya poniendo la vista en la próxima temporada, si yo fuera Mou haría toda la presión del mundo y más para convencer a Florentino de que el Madrid debe hacer un intento decidido y enérgico, poniendo todo lo que haya que poner sobre la mesa, para traer a Cesc Fábregas al Madrid. Porque aunque muchos ya den por hecho que Cesc será culé, esto es como un partido de fútbol: no se acaba hasta que se acaba. Y teniendo mucho que decir, no solo el jugador, sino también el Arsenal, merece la pena hacer el intento (recordemos el caso Mendieta con el Madrid, y la Lazio; no fue el primer deseo del jugador el que prevaleció). Porque a este Madrid para crecer futbolísticamente le hace falta más juego en el medio campo, alguien que se asocie con Xavi Alonso y cree fútbol.

Es lo que le falta a un equipo que defensivamente está muy fuerte, recordando por momentos al Inter de la temporada pasada. Quizás el  ideal mourinhano para el equipo merengue es aquel Chelsea que daba miedo en Europa. Un equipo que atacaba no por precisión y toque, sino por acumulación y velocidad. Pero que acogotaba a los rivales igualmente. El Madrid de principio de temporada, más fresco que ahora, recordaba a ese equipo. Yo, que no soy dogmático en mis juicios, pienso que es una manera válida de jugar al fútbol, que no hay solo una manera única de jugar bien al fútbol. Ése también es un fútbol bonito y respetable con el que los madridistas debemos aprender a disfrutar e identificarnos, de la misma manera que debemos entender que la Liga doméstica no es lo único que hay ahí fuera, que la Copa es importante porque se le ganaría al Todopoderoso Barça de la Galaxia, y porque un título es un título es un título (y no los derbys ligueros). En estos tiempos duros para los merengues, en esta temporada esplendorosa del Barça, entre las sempiternas urgencias y la necesidad de consolidar un proyecto de largo recorrido, el buen oficio de Mou para vencer en las competiciones del KO y las eliminatorias a doble partido podrían evitar un año más en blanco.





Hay golpes en la vida, tan fuertes…

15 04 2010

¡Yo no sé! Este verso de César Vallejo se me vino a la mente a la hora de buscar un título a este artículo, que es un malento, un quejido que se escapa entre los labios… Llevo varios días rumiando si escribir sobre mis sensaciones tras el Clásico o no. Porque si normalmente adopto un punto de vista lo más objetivo posible para escribir en este blog, en este caso me es imposible. Solo desde mi madridismo puedo hablar de lo que siento y pienso sobre este tema.

Yo tenía la esperanza de que el madrid podía hacer un mejor papel ante el Barça; incluso que podía ganar. Me equivocaba. El Barcelona es un equipo mucho más superior al Madrid de lo que yo pensaba, por la simple razón de que es un equipo muy superior a cualquier otro equipo del mundo. Hay que felicitarles porque llevan años haciendo las cosas muy bien, y ahora están recogiendo los frutos.

Han cuidado la cantera con mimo. Han seguido una idea directriz de juego, de fúbol, una filosofía, para todas las categorías del club. Y esa filosofía es admirable: fútbol control, ofensivo, de toque, y al mismo tiempo, juego colectivo, compromiso en la presión, etc. Los blaugrana cuentan con una generación de jugadores jóvenes y talentosos que de seguro darán muchas alegrías a la parroquia culé; son los Messi, Pedro, etc. Se avecinan años muy duros para el madridismo. No es fácil competir con la excelencia, más aún cuando la tienes en tu propio vecindario (liga) y las comparaciones son constantes.

¿Qué debe hacer el Madrid? Desde mi punto de vista, el único camino para devolver al equipo donde los madridistas queremos que esté es apelando a la esencia misma del club: “cuando pierde da la mano, sin envidias ni recores, como bueno y fiel hermano”. Así dice el himno blanco: hay que trabajar desde el fair play y la HUMILDAD. Esa pataleta facilona de apelar a teorías conspirativas (el famoso Villarato) es una excusa barata y sonrojante para un club que quiere ser SEÑOR. Fuimos el mejor club del siglo XX, pero eso no quiere decir que seamos el mejor de la historia, porque estamos en un nuevo siglo y la historia se está escribiendo AHORA, y lamentablemente estamos perdidendo la batalla. Si queremos dar a nuestros hijos una herencia de la que se puedan sentir orgullosos, debemos cambiar el rumbo ya.

Teniendo esto en mente, el segundo paso a dar es el de tener una idea directriz del estilo de jugar y de ser del Madrid. E implementar ese estilo en todas las categorías, concentrando los esfuerzos en la cantera del equipo. Ya que los jugadores de la casa son los que mejor entienden al club y más apropiadamente pueden defender sus colores en el campo, como vemos en el caso del Barça.

A ese estilo y proyecto definidos hay que dotarlos de CONTINUIDAD. No es bueno estar cambiando de entrenador cada año, sucumbiendo a urgencias históricas y presiones del entorno. Por eso a mí no me desagradaría que se cumpliera el contrato de Pellegrini; más aún porque el que se está postulando como recambio, Mourinho, no me convence. El técnico luso representa el resultadismo a ultranza y la renuncia a buscar el juego bonito y ofensivo. He visto equipos de Mou jugando como equipos pequeños sin ningún pudor, amarrateguis, dejándose dominar para salir al contragolpe. Ése es el estilo del Atlético de Madrid de toda al vida, pero no el del Real Madrid. Desde mi experiencia vital, el gran Madrid que me ha hecho feliz desde niño fue el de la quinta del Buitre, el de la liga de Valdano, con Zamorano, Laudrup, el 5-0 al Barça. Un equipo gustador y ofensivo, que quiere tener balón, combinar y dominar. Y sea quien sea el entrenador la próxima temporada, ha de ser alguien comprometido con esa idea.

Y aquí llegamos al nudo gordiano de esta situación: hay que traer jugadores de toque en el medio del campo. La mala noticia es que casi todos los jugadores de talento están en el Barça. Pero hay luz al final del túnel: a falta de perlas canteranas, hay jugones de gran calidad, y además españoles, que el Madrid puede intentar fichar. Españolizar el club es otra seña de identidad del Madrid. Españolizar y calidar (dotar de calidad) el medio campo. Y eso pasa por dos nombres clave: David Silva y Cesc FÁBREGAS. El club debe echar el resto por hacerse con estos jugadores. Por lo civil o por lo criminal. y si Cesc ha firmado un precontrato con Rossell, hay que secuestrar ese contrato y QUEMARLO. Estos jugadores son a mi modo de ver imprescindibles e irrenunciables, porque no hay otros jugadores así (y que no estén en el Barça) en el mundo. Y dejarse ya de Riberys, Rooneys, Agüeros y Maicones. Vale ya de gastar millonadas sin ton ni son. ¡Hay que tener una dirección deportiva de verdad! Lástima que el club  esté dirigido por quien está. En fin…

Lo que toca ahora es resignación, ser señoriales en la derrota (esa impostora que junto a su compañero el Triunfo nos traen y llevan a todos, pobres mortales en este gran teatro del Mundo), cargarnos de paciencia y tener el nervio y la fuerza moral para exigirle a los dirigentes del club los cambios necesarios para construir el gran Madrid que todos nos merecemos. Ahora y siempre ¡HALA MADRID!

NOTA: quien escribe esta entrada es solo uno de los miembros de la mesa de redacción de CON TODAS LAS AFICIONES, compuesta por personas de diferentes fes futbolísticas.