El lateral cuya camiseta retiraron del Palau Blaugrana

29 02 2012

Este artículo trata sobre balonmano, sobre el FC Barcelona, sobre la Selección Española… quien al ver la foto del Duque de Palma en el artículo pudiera sentir la tentación de consultarlo para conocer un poco más de cerca las tramas del yerno del Rey y su socio en Belice, las cuentas opacas, las reuniones secretas y no tan secretas en Mar i Vent… encontrará en http://www.telecinco.es/ multitud de informaciones, seguramente actualizadas en tiempo real, y opiniones al respecto. Digo telecinco sin ningún ánimo de atizar a nadie en particular, pocos han sido los medios en este país tan dado a la pandereta y a las tertulias de barra de bar (sic) que hayan escapado a uno de los deportes a incluir en el programa de los Juegos para 2020, qué mejor ocasión que unos juegos patrios (siempre con permiso de los dólares de los jeques del desierto) para presentar en sociedad nuestra ancestral afición a hacer leña del árbol caído, entiéndase ésta como la capacidad de generar debate, juicio paralelo y linchamiento público a cuanto se ponga por delante.

No quisiera parecer con este prefacio el abogado defensor de Iñaki Urdangarín, guardaré para mí la opinión que tengo al respecto y dejemos que la Justicia haga su trabajo lo mejor que pueda, reclamando eso sí, ya lo hemos explicado en algún otro caso, un juicio justo para el encausado con las consecuencias que tenga que tener pero sin ensañamientos, ánimos ejemplarizantes ni demás circos mediáticos. Pero me apetecía escribir, y para hacerlo sobre la continuidad de Guardiola o Mourinho en sus respectivos equipos siempre habrá tiempo.

El artículo de hoy trata, pues, del lateral zurdo del FC Barcelona y de la Selección Española durante más de una década. No pretendo juzgar ni al hombre ni al personaje público, solo al jugador, un jugador que comparte con muy pocos otros (de memoria, sin tirar de wikipedia me salen Nacho Solozábal y Juan Antonio San Epifanio) el honor de ver su camiseta retirada, presidiendo el Palau Blaugrana, por su ejemplar trayectoria como deportista.

Más allá del brutal palmarés, le queda el privilegio de haber sido integrante de una de las máquinas más voraces que hemos visto en los últimos treinta años: el Dream Team de Valero Rivera, para muchos (el expresidente Núñez el primero de ellos) el auténtico Dream Team que tuvo el Barcelona. Para los nacidos en el decenio tang, hay unos cuantos nombres que infunden un respeto casi reverencial. El Milan de Sacchi, la Jugoplastika de Split, Carl Lewis… de esta estirpe es miembro de pleno derecho también el equipo de Valero, principal surtidor también de jugadores para los equipos nacionales de su época. Nombres como los de Xavi O’Callahan, David Barrufet, Enric Masip, Rafa Guijosa o Andrei Xepkin son sagrados en el Palau Blaugrana. Ninguno de ellos alcanzó sin embargo el rango de popularidad del lateral vasco desde su anuncio de boda con la Infanta Real. Su planta de apuesto príncipe de cuento hizo el resto.

Tras arrebatarle la corona europea al Elgorriaga Bidasoa, el Barça de Urdangarín encadenó tres títulos contra el Badel Zagreb visitando lo más parecido al infierno en la tierra, un Dom Sportova que reverenciaba a Goluza y jaleaba enfervorizado cada misil de Saracevic. De cada una de esas tres finales a dos (antiguo formato) fue partícipe Iñaki, aunque lo más difícil aún estaba por llegar. A Zagreb se viajaba con rentas cómodas, pero en la final del año 2000 se consiguió el más difícil todavía: remontarle tres goles en la vuelta a uno de los equipos más temibles de la historia: el THW Kiel. Uno puede dudar cuando le preguntan por el mejor jugador de balonmano de todos los tiempos. ¿Vujovic?, ¿Talant?, ¿o Wislander? el sueco lideraba un equipo que compitió hasta el último segundo en Barcelona. En una segunda parte memorable (en mi memoria solo la cabeza vendada de Iker Romero algunos años después podría estar a la altura en cuanto a emotividad) el Barça había conseguido darle la vuelta al marcador, sin embargo, ya se había superado el tanteo del partido de ida, por tanto, no valían tres sino cuatro goles para ganar la Copa. Último minuto, 28-24 y posesión para el Kiel. Gol de los alemanes, que jugarán sin portero,  y la Copa vuela.  Pocas veces el tiempo corrió tan lento. Afortunadamente el Kiel falló aquella posesión y el partido fue rematado por un disparo lejano de Ortega.

A la final del año siguiente volvió el Barcelona con seis goles de desventaja, esta vez contra un nuevo monstruo que emergía, el Ciudad Real. Pero esta ya es otra historia, otra historia que tal vez otro día escribamos. Para entonces, Iñaki Urdangarín ya era un exjugador de balonmano. El lateral se había retirado el verano anterior en una de las despedidas más hermosas que pueda tener un jugador, lanzando el último penalti de un partido en el que el equipo de tu país gana una medalla olímpica y manteado por tus compañeros. Una trayectoria ejemplar, inmaculada como jugador, acababa. Empezaba la vida privada-pública y, muchos años después, las reuniones, las fundaciones o los contratos. Pero que sean otros los que cuenten esa historia. A nosotros siempre nos gustará más la del lateral cuya camiseta retiraron del Palau Blaugrana.





Aquella noche de julio…

22 12 2010

… en Johannesburgo condicionará sin duda todos los resúmenes deportivos que del saliente año se hagan. En un país que ya había alcanzado cotas impensables hace poquísimos años como la Copa Davis, el Mundial de Fórmula Uno o incluso algún anillo de campeón de la NBA, que ya había sido campeón del Mundo en otras disciplinas como baloncesto o balonmano, solo faltaba por superar el atávico trauma con su primer deporte. Generación tras generación (estamos hablando del país de Luis Suárez, de Gento, de Amancio, de Butragueño o Guardiola) volvía cada cuatro (en el mejor de los casos) años a casa con el ánimo torcido, muchas veces en medio de ambientes muy enrarecidos, tropezando siempre con la quijotesca sensación de haber luchado contra molinos, ya fueran árbitros húngaros o egipcios, ya fueran rondas de penaltis o  grandes cantadas, que se nos hacían gigantes. Austria 2008 supuso el punto de inflexión en esta triste relación de España con los campeonatos, mutando, al son marcado por dos de los grandes entrenadores de nuestra historia, pero sobre todo, por el éxito de los conceptos futbolísticos que están a haciendo a nivel de clubs del Barça la referencia en este punto de la historia, el victimismo histórico por la felicidad futbolística. Felicidad que tuvo como todos sabéis su máxima expresión aquella noche de julio y que ha empequeñecido otras conquistas con menor calado mediático pero también dignas de contarse aquí.

A nivel individual, y fuera del fútbol y de la pareja Xavi – Iniesta (Dolce & Gabbana, Victorio & Lucchino) han sucedido acontecimientos alrededor de los cuatro o cinco nombres que a todos nos vendrían a la cabeza: Gasol, Nadal, Lorenzo, Alonso y Contador, con mayores o menores dosis de fortuna. Empecemos por Pau, coronado nuevamente como Emperador del Mundo con su segundo anillo NBA. Su ausencia de una Selección que cayó en Turquía ante la latente amenaza serbia le ha llevado a empezar su cuarta temporada en Los Ángeles a un nivel espectacular. En casa, en Europa reinó el Barça merced al crecimiento de un Ricky que sin embargo se mostró más dubitativo en el verano turco, y de un superequipo al que sin embargo el Caja Laboral en su enésima reconversión con San Emeterio como heredero de los Bennett, Nocioni, Scola fue capaz de levantar la Liga.

Nadal volvió a ser Nadal todo el año, vengando su derrota en la arcilla de París ante su verdugo del pasado año, el sueco Soderling, un título que marcaba el inicio de un posible Grand Slam si finalmente consigue llevarse dentro de un mes su segundo abierto en Melbourne, camino salpicado por alguna actuación memorable, como el partido en semifinales de la Copa de Maestros ante el escoés Murray. Impensable para agoreros pronosticadores prematuros de su declive en épocas recientes. Nadal – Federer, queda guerra para rato.

Por otra parte, quedarse solo con el enorme pique Lorenzo – Rossi, con victoria para el mallorquín, sería teriblemente injusto para todo lo bueno que ha sucedido este año en los Mundiales de Motociclismo. Si bien es el primer triunfo de un piloto español en la categoría GP (Àlex Crivillé lo fue en 500 cc), ha habido muchas más grandes noticias, desde la madurez de un Pedrosa que, no olvidemos, ha sido el segundo clasificado, hasta la irrupción de un Marc Márquez al que algún día quizá veamos conquistando mundiales de superior cilindrada. Lorenzo, Márquez y Elías, como vencedores, y Fernando Alonso con la consideración del resto de compañeros (Vettel incluido) como mejor piloto del año son las caras de una moneda que este año ha sido de oro en el motor español. La cruz, lamentablemente, la puso el 5 de septiembre la trágica muerte del japonés Tomizawa.

Alberto Contador ganó (o no, su incidente con el filete de clembuterol aún no está resuelto) el Tour de Francia más aburrido de los últimos años (dudoso honor que supongo batirá la edición del año 2011), un Tour tan insulso que puestos ahora a recordar, solo deja aquella espinosa avería de la cadena del pequeño de los hermanos Schleck camino de Balès, pero que no niega la tremenda de superioridad de Contador y Andy (liga escocesa, ¿les suena?) sobre el resto de corredores. Apasionante fue sin embargo la lucha sin cuartel de David Arroyo ante Ivan Basso y Vincenzo Nibali por conquistar la maglia rossa. Precisamente fueron los dos italianos quienes se llevaron las rondas italianas y españolas. Después, claro, el eterno ruido en torno a este deporte.

Sí, el dopaje, la lacra que viene persiguiendo a cierta parte del deporte español desde hace algún tiempo, golpeó con una virulencia nunca vista en este país a su más insigne atleta, la palentina Marta Domínguez (insisto en mi entrada anterior, con todas las cautelas del mundo), envolviéndola en lo que se ha llamado Operación Galgo, trama vinculada con actividades siniestras, como tráfico de sustancias dopantes o blanqueo de capitales). Dejemos a la justicia actuar y analicemos, que es de lo que trata este blog, la temporada. Sin Juegos ni Mundiales el interés de estas temporadas lo tenemos en los Campeonatos Europeos de Barcelona, con el francés Lemaitre y el británico Mo Farah como grandes estrellas, la sensación de falta de un relevo más solvente a la generación de Reyes Estévez, Marta Domínguez, Chema Martínez (plata en Maraton) y la reconquista, eso sí, de la distancia reina del mediofondo, los 1.500 m por Arturo Casado y Nuria Fernández.

Todo esto, pero también la contrarreloj en las alturas entre Edurne y Pasabán y Oh Eun-Sun por ser la primera mujer del mundo en conquistar los catorce ochomiles, la presencia de Barça y Ciudad Real en la Final Four de Balonmano, ese martillo pilón llamado Pacquiao, o los recientes oros de Mireia Belmonte en los Mundiales de Dubai, nos deja el 2010. Y como se suele decir en estos casos, no están todos los que son, pero son todos los que están. O algo así.

Os esperamos muy pronto. Felices Fiestas.

Hoy no voy a poner enlace de ningún vídeo musical, pero os dejo con una recomendación por si queréis, de alguna forma, contraprogramar a la Navidad: Balada Triste de Trompeta, la última de Álex de la Iglesia. Carlos Areces, literalmente, se sale.





La edad de oro del deporte español

13 05 2010

Menudo mes de Mayo estamos teniendo: 

Triplete de motociclismo en Jerez capitaneado por el gran Jorge Lorenzo acompañado del ya no tan enemigo Dani Pedrosa, gran noticia el hecho de que ambos firmen la paz, dando muestras de una gran deportividad. (ampliar información en nuestra web amiga Ikarusbikes).

  El regreso de Rafa Nadal imponiéndose en el Masters series de Roma al alicantino David Ferrer.

 La final de la copa EHF de balonmano femenino por parte del Orsán Elda Prestigio que ganaron 22-20 en Elda ante las danesas del Randers, siendo el acontecimiento deportivo más importante de la historia del pueblo del calzado, lástima que no hayan podido mantener la renta en tierras danesas, pero volverán.

El segundo puesto de Fernando Alonso en Montmeló que le vuelve a poner en los puestos de cabeza del mundial de F1.

Las victorias europeas en baloncesto del Power Electronics Valencia en la ULEB Cup y del FC Barcelona de Xavi Pascual en la Euroliga de baloncesto arroyando al todopoderoso Olimpiakos del Pireo, y con Juan Carlos Navarro como MVP de la Final Four,  suponiendo una de las mayores gestas del baloncesto europeo, ya que sólo una vez y hay que remontarse 27 años un pais había logrado ganar el Eurobasket, la Euroliga, y la ULEB Cup, se trata de Italia que ganó el Eurobasket, la Euroliga con el Cantú y la Recopa con el mítico Scavolini. 

Y por último, lo sucedido ayer con el ex-pupas, nunca me gustó ese nombre, por que siempre he pensado que ha habido muchos equipos con peor suerte. Ayer los de Quique salieron a ganar al desconocido Fulham, y lo hicieron a mi modo de ver de forma incontestable, con 2 goles de Forlán, el último de ellos con asistencia desde el cielo, la grada y Neptuno que apoyó al equipo hasta la extenuación. Mención especial para su entrenador Quique Sánchez Flores, un hombre que se marchó del Valencia (siendo 2º en la liga) por la puerta de atrás ya que no pudo soportar la presión del entorno valencianista, que le exigían ¿títulos?. Y digo yo: el Valencia que yo recuerde no es que historicamente gane la liga cada 2 años ni la Champions, ni nada. Así que no entiendo esa postura, ¿Cómo dejaron perder a un entrenador de la casa, que ama al Valencia, y que es un ganador nato a la par de un gran estratega? Así que si alguien se merece este título es Quique, que en todo momento se mantuvo al margen de las celebraciones (en lugar de salir como un endemouniado), ya que como manifestó “la copa la han ganado ellos y la afición del Atleti”.





Un tio normal

23 03 2010

Este fin de semana el Barça  ganó en Antequera la Copa del Rey de balonmano y revalida título, tras vencer en la prórroga al Reale Ademar de León que hizo honor al nombre de su ciudad, pero pagó en exceso el esfuerzo en la semifinal ante el “todopoderoso” Ciudad Real.

Para el Barça supone una Copa más y ya van 14 , pero para mi la noticia estaba en la portería del Barcelona, algo se respiraba en el vestuario azulgrana, no era un partido más, podía ser el último título de David Barrufet, el gran David Barrufet, y es que no hay nada como  retirarse en lo más alto…

El León al principio estrellaba su ataque ante la poderosísima defensa culé que, cuando recuperaba el esférico, telemáticamente comenzaban  contraataques  protagonizados como siempre por los internacionales Iker Romero y Juanín Gcía.

La defensa del Ademar  no supo cómo frenar esos arranques y la final se volvió dura sobre todo con una agresión de Rutenka a Martíns Costa.

La segunda parte fue una copia de la primera, aunque con diferencias cortas en el marcador que los leoneses aprovechaban para mantenerse en el partido.

Un tiempo muerto del León sirvió para dar la vuelta a la dinámica del partido y ponerse por primera vez por delante y llegar a los minutos finales con un 22-23, para los Castellano-Leoneses.

Nada más reanudarse el partido, el catalán Boldsen fue expulsado por tercera exclusión, mientras que el leonés García Vega se retiró por lesión.

El Barça pidió un tiempo muerto y comenzó una tempestad de goles, que llevó el partido a la prórroga, donde el FC. Barcelona tiró de experiencia y con un genial Saric, se hizo con el prestigioso galardón por un 38-35, en la que es segura la última Copa del Rey de David Barrufet, al que Saric dedicó sus dos últimas intervenciones.

Esta Copa hace 11 en el palmarés de David Barrufet, que hace más grandioso aún el final de posiblemente uno de los tres mejores porteros de la historia del balonmano español, junto con Lorenzo Rico y Perramón.

David se retirará habiendo ganado con el Barcelona: 7 Copas de Europa, 2 Recopas, 1 EHF, y 5 Supercopas de Europa, además de a nivel doméstico 12 ligas, y las ya mencionadas 11 Copas del Rey. Dificilmente nadie en ningún deporte goza de este palmarés.

Por no hablar de haber sido nombrado 2 veces mejor portero del mundo, y lo más importante haber sido CAMPEÓN DEL MUNDO con la selección con la que ha sido 280 veces internacional, además de las 2 medallas de bronce en los Juegos Olímpicos, y una plata en un Europeo.

Madre mia, imaginaros a un futbolista con semajante palmarés…

Que no amigos, que los futbolistas no juegan en campos radiactivos en llamas, llenos de minas, con cocodrilos asesinos y con el público lanzándoles flechas mientras mencionan desgarradoramente el nombre de Belzegor, ni tienen que dejar su niñez para entrenar hasta 8 horas diarias, teniendo unas dietas estrictas, y borrando del diccionario las palabras: Pub, Disco, Fiesta, Ferrari, salir y quedamos.

Por menos cosas que estas se han propuesto Principes de Asturias en este pais, pero es que David es un GRAN tio normal…





Pioneros y legendarios

2 03 2010

Hemos hablado alguna vez en este blog de la importancia de la liga española de balonmano, posiblemente la mejor liga del mundo, liga en la que han jugado los mejores jugadores de la historia: Dushebaiev, Velamir Rajic, Antonio Carlos Ortega, Masip, Garralda, Richardson, Patrick Cavar, Manolo, Buligan, Iakimovich, Kisselev, Perunicic, Olafur Steffanson, Papitu, Matts Olson, Dzomba, Chepkin, Veselin Vujovic, Rafa Guijosa, Bodga Wenta, Maricel Voinea (inventor de la rosca), Richardson,Magnus Anderson, Svensson, Javier Cabanas, David Barrufet (249 veces internacional) último gran portero del balonmano español y gran discípulo de Lorenzo Rico el más grande y a su vez heredero de Perramón el primero.

Digo el primero por que todo tiene un comienzo y si tenemos que hablar del comienzo de la mejor liga del mundo tenemos que hablar de los grandes de la liga, en la actualidad tenemos al Ciudad Real con sus 3 Copas de Europa y 2 Recopas, y al FC Barcelona con 7 Copas de Europa y 5 Recopas, también tuvimos al Teka con 1 Copa de Europa y 2 Recopas, o al Portland San Antonio con 1 Copa de Europa y 2 Recopas, Elgorriaga Bidasoa 1 Copa de Europa y 1 Recopa, y no quiero olvidar a equipos míticos como el Avidesa, el Cacaolat Granollers (primer eurocampeón español con la Recopa de 1975), Adamar León, BM Valladolid, Caja Madrid, o la añorada sección de balonmano del At. de Madrid (todos ellos campeones de Recopas, Copas EHF o en su defecto finalistas).

Pero todo esto tiene un germen y el germen de este monstruo se llamó CB Calpisa de Alicante, posiblemente el equipo más legendario del balonmano español,  se fundó  en los años 70 partiendo del histórico Obras del Puerto.

A principios de la temporada 73-74 el club pasa a denominarse Calpisa, bajo el patrocinio de la Compañía Alicantina de Promociones Inmobiliarias S.A. Con la inversión de capital llegaron los fichajes, con la intención de proyectar la empresa através del balonmano y a sabiendas de que esto sólo lo lograrían siendo los mejores ( “El Calpisa sólo existirá mientras sea el mejor”).

Los dos fichajes más importantes fueron: el entrenador Miquel Roca y Perramón (de ahí que antes dijeramos el primero) en la portería, para muchos el Superman nacional de este deporte.

La primera de las 4 ligas  llega en la temporada 74-75 con jugadores como Santos Labaca, Cascallana, Poli, Manuel López, Javier Cabanas, Perramón, Goyo, Nacho Novoa, Melo o De Miguel quedando por delante de los grandes de esa época: FC Barcelona y Atlético de Madrid.

A partir de ahí comenzaron cinco temporadas de éxitos y títulos, el Calpisa estuvo hasta tres temporadas consecutivas sin perder ningún partido, habiendo apuestas entre los jugadores de dejarse barba y bigote hasta que se perdiera un partido y así logró de forma consecutiva los cuatro títulos de liga, desde la temporada 73-74 hasta la 77-78. A los tres primeros títulos de Liga los unió también los de Copa, mientras que en la campaña 1979-80 fue cuando ganó Copa y Recopa dando a España la 2ª Recopa de Europa ante el potente VFL Gummersbach poniendo así fin a su época dorada, no obstante en la temprada 1985-86 dió su canto del cisne ganando su última Copa del Rey y siendo subcampeón de la Copa EHF bajo el nombre de Tecnisán.

 A pesar de dominar el balonmano nacional no tuvo el mismo éxito a nivel europeo, tan sólo en la temporada 77-78 llegó a semifinales de la Copa de Europa, siendo el primer equipo español en conseguir llegar tan lejos en la máxima competición continental.

Durante estos años era habitual que la selección española contase con 6 ó 7 jugadores del Calpisa en sus filas, de hecho muchas veces el equipo titular del Calpisa era el de la selección.

Lástima que este equipo de diluyera como también pasó con Teka (Santander), Avidesa (Alcira), Elgorriaga (Irún), etc… Ellos nos hicieron grandes, GRACIAS!!!