Morts de rire

9 02 2012

“La imaginación consuela a los hombres de lo que no pueden ser. El humor los consuela de lo que son”. Winston Churchill.

Por increíble que parezca, ha habido una noticia con más trascendencia que la sanción a Contador esta semana. No, no ha sido la exclusiva de las fotos del Mou futbolista autor de un hat-trick en Copa con la que el diario adalid de la diversidad deportiva española abría edición ayer. Se trata de la polémica desatada a raíz de una parodia en Canal Plus Francia en la que varios guiñoles representaban a iconos del deporte español como Nadal, Casillas o el propio Contador aparecen con grandes jeringuillas, lo cual abre varios ejes de debate:

¿Es justa la sanción a Contador? Objetivamente, Alberto dió positivo por clembuterol, sustancia exógena (no la produce el cuerpo, en ningún caso) prohibida. La norma establece prohibición absoluta, no habla de pesos mínimos. Así pues, y aún considerando que ante casos precedentes hubiera sanciones más favorables, cabía esperar la posibilidad de sanción. Ahora bien, ¿está prohibido circular dentro de la ciudad a ochenta kilómetros por hora?, ¿debe esperar el culpable de tal infracción una pena de seis años de cárcel por vulnerar la ley de tal forma?

Alberto Contador dio positivo durante el Tour de 2010, Tour cuya victoria sobre el menor de los Schleck cimentó básicamente por un error mecánico de Andy subiendo el Port de Balès. Siempre según su versión, tras consumir carne contaminada por la sustancia maldita. El fallo del TAS se sustenta sobre la imposibilidad de Contador de demostrar su inocencia, reconociendo explícitamente que tampoco pueden demostrar culpabilidad/voluntariedad en la ingesta. Esto es, se ha condenado a alguien por no poder demostrar su inocencia. Y se le ha condenado con especial enseñamiento, no solo se le quita el Tour de 2010, sino que se le despoja de todas sus victorias desde el inicio de la sanción, incluido el hermoso Giro del año siguiente, Giro en el que como líder varios días, se vio obligado a pasar diariamente por los colmillos de los vampiros, además de imponérsele una sanción que representa el 70 % de su sueldo anual. Se le priva de la posibilidad de reeditar ambos triunfos esta temporada y, en el colmo del refinamiento, la sanción concluye solo un día después de los Juegos Olímpicos de Londres, en los que por tanto no podrá participar.

¿Hay alguna oscura voluntad detrás de esta sanción? A título particular, y esto no es más que simple opinión, no suelo creer en campañas, conspiraciones, sino más bien en incompetencia, derivada en muchos casos del clientelismo orgánico imperante en diversos comités, agencias, tribunales. Una lectura del fallo no puede ser más elocuente al respecto. Sí que pienso que a Contador pueden haberle perjudicado especialmente su condición de número uno del ciclismo mundial y las presiones del expresidente Zapatero en su favor. La primera porque castigar al referente tiene siempre algo de educativo para con el resto de la grey (algo que siempre ha considerado tremendamente injusto, porque de lo que se trata es de que el infractor reciba un castigo justo, no ejemplarizante) y la segunda porque los jerarcas suelen tolerar de mala gana intromisiones en su parcela.

¿Está legitimada Francia para ridiculizar de tal forma el deporte español? Es discutible. Bien es cierto que a Francia no le tembló el pulso en su momento a la hora de excluir a su escuadra más potente en el Tour del 98 (el Festina del bravo Richard Virenque), pero también son extrañas las circunstancias que rodearon las muertes de Anquetil, con el páncreas reventado, o Fignon, de forma prematura. El auge español en los últimos años puede venir explicado por otros muchos factores, el primero de ellos, la recogida de todo lo sembrado con motivo de las Olimpiadas del 92, en cuanto a organización, infraestructuras, planes… por lo demás, no creo que las selecciones nacionales de fútbol o baloncesto españolas sean superiores físicamente a las francesas.  La imaginación consuela a los hombres de lo que no pueden ser, dijo Churchill. El humor, los consuela de lo que son. Tal vez no se trate más que de eso. Quizá se estén autoparodiando a ellos mismos los vecinos del norte, incapaces de disfrutar con sus Lemaitre, Benzema o Karabatic, obsesionados con Gasol, Casillas, Nadal o Contador.

 

Anuncios

Acciones

Information

One response

10 02 2012
Manitú

Respecto al tema Contador, van saliendo a la luz por cuentagotas determinadas informaciones que pueden cambiar la forma de pensar del lector:
Yo ignoraba hasta ayer que el Clembuterol es una sustancia que se puede emplear para ocultar otras sustancias y es ahí donde no me gusta un pelo.
La ley dice que todo el mundo es inocente hasta que no se demuestre lo contrario y aquí se ha demostrado que Contador tenía una sustancia prohibida en su organismo, el resto está en la imaginación.
Eso sí: Lance Armstrong debió ser castigado de igual forma.
Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: