La Realidad y la Verdad

16 05 2011

A la Realidad le encanta jugar de cuando en cuando a desmentir Verdades. Una de estas verdades aceptadas como irrefutables a principio de temporada era la pujanza del Atlético de Madrid, una vez reconquistada su historia con un doblete copero. Un nuevo ídolo local -De Gea-, pocos fichajes, pero buenos (Godín, Mario Suárez o Fran Mérida), algo inconcebible en la historia reciente atlética, que apuntalaban la excelente base capitaneada por el mejor jugador del Mundial (sic) y el yerno de Dios, y la eterna sensación de que, ahora sí, llegaba el momento del Atlético de Madrid, más que nunca, llamado a ser la tercera vía de España.

Sin embargo a la Realidad, siempre caprichosa, le dio por torcer de nuevo los renglones de la historia colchonera, obligando al club del Manzanares a refundarse una vez más este verano. De su columna vertebral se caen el entrenador y el nueve, enfrentados en conflicto. Rumores acerca de intereses por parte de clubs ingleses en el portero vamos a estar oyendo en todo el verano, y hay dudas más que razonables de que dos puntales como Tiago en el centro del campo y el Kun arriba no vayan a seguir. Ante este toro tendrá que lidiar Luis Enrique en su estreno en primera división. Las aguas turbulentas del Manzanares poco tendrán que ver con el tranquilo estanque del Mini Estadi.

Comparemos ahora el potencial de dos plantillas con desigual fortuna este año, la del Hércules y la del Levante, para corroborar el inmenso poder de esta fuerza del destino llamada Realidad. ¿Qué equipo pensaríamos que tenía más números para salvarse? Uno reforzado con nombres ilustres, Trezeguet, Valdez, Drenthe… el otro con las cuatro cañas con las que subió el año pasado, una defensa de más de ciento veinte años y el buen ojo de una secretaría técnica que supo ver en el ecuatoriano Felipe Caicedo su tabla de salvación. Repitió el Hércules los errores del Levante en el pasado, aquellos que le llevaron al descenso y la Ley Concursal. Porque no se puede luchar contra los designios de la Realidad.

Y así podríamos seguir hablando de ejemplos palpables de los caprichosos vericuetos por los que la Realidad maneja los campeonatos. La misma finalísima de la Copa de Europa la jugarán dos equipos que de alguna forma u otra han derrotado verdades preexistentes. Uno, ha vencido al entrenador que creímos había encontrado la profilaxis definitiva contra su juego, y a una plantilla de coste superior, tanto en traspasos como en fichas, y con un mucho mayor y más variado fondo de armario. El otro, vendió hace apenas dos años a su jugador franquicia, y ni siquiera es ya el club más rico y ostentoso de su ciudad.

Mucho cuidado, pues, cuando se trate de distinguir entre la Realidad y la Verdad. La Realidad es, por ejemplo, que este fin de semana un ciclista de Pinto ha puesto patas arriba el Giro de Italia, avisando primero en Tropea y posteriormente en las rampas del Etna de que quién sobrevivió a un cavernoma, a la cohabitación con un tejano antipático, a un equipo infinitamente peor que el de su adversario en el pasado, no va a dejarse avasallar por esa presunta Verdad que dice que cincuenta picogramos de clembuterol pueden hacer de él el mejor ciclista del momento. Realidad y Verdad deberían ser la misma cosa pero estamos acostumbrados últimamente a que hayan divergencias.

Realidad es que vender dopaje (¡ojo! no negamos que lo haya, desgraciadamente), ídolos caídos e, incluso y es muy poco agradable lo que voy a escribir, incluso la muerte de un ciclista, vende. Ha habido informativos en las noticias esta semana a cuenta del accidente de Wouter Weylandt impregnados de un sensacionalismo, un dramatismo innecesario que hacían plantearse a uno que es lo que estaba viendo. Realidad es que dentro de unos días los ciclistas, esos pseudodeportistas que solo piensan en estafar a casas comerciales y programadores, tendrán que elegir entre jugarse la victoria final en el Giro de Italia y la vida entre las curvas del descenso del Crostis, inédito puerto para el que se están habilitando ¡redes! en los barrancos para evitar muertes. ¿Ha abierto algún informativo, si quiera la sección de deportes esta noticia? ¿Duda alguien de que si a Alberto Contador le diera por comerse otro “filete” estaríamos mejor informados? ¿No le daríamos cierto estatus de Verdad a esta noticia?

En este foro siempre hemos tenido claro que Realidad y Verdad (perdón, verdad en minúsculas, la que se nos vende) no tienen por qué ser lo mismo. Esperamos poder ayudar, o por lo menos intentar abrir los ojos, a todos cuantos nos siguen. Gracias por dejarnos seguir intentándolo.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: