El mapamundi de Lula

8 12 2010

Cuando Pekín traspasó el testigo olímpico a Londres después de haber organizado los hasta ahora mejores juegos de la historia, una palabra circulaba por todos los corrillos influyentes de entonces: sostenibilidad. Efectivamente, después de la megalomanía mostrada por el emergente gigante asiático y atisbando los primeros coletazos de una crisis que sigue azotando al mundo, el máximo organismo rector del deporte viraba radicalmente su rumbo, apostando a partir de ese momento por candidaturas con escaso impacto económico, armoniosa compatibilidad con la vida de la ciudad y posibilidades de aprovechamiento futuro de instalaciones. Londres 2012 encajaba perfectamente, o por lo menos así supieron vender sus promotores (Sebastian Coe al frente) esta nueva política del COI.

Bajo estas premisas redactaba Gallardón la candidatura de Madrid para los Juegos de 2016. La de Madrid era una candidatura relativamente barata, con escasas necesidades de inversión en nuevas infraestructuras y una cultura deportiva suficiente para absorber todas las nuevas instalaciones. Una apuesta segura, con las máximas puntuaciones en los informes previos. Todas estas bondades no le valieron sin embargo el día de la verdad, bastó la simple presencia arrolladora del presidente brasileño, uno de los grandes líderes del mundo exhibiendo un mapamundi en el que América del Sur aparecía huérfana de Juegos Olímpicos. El resto ya lo conocemos: Rio fue designada organizadora de los Juegos de 2016 y Madrid tendrá que volver a esperar mejor fortuna en próximas ediciones.

Hasta aquí la explicación objetiva de los hechos. Dada la rotación continental Europa – Resto del mundo, y la constatación de que países no tradicionales pueden organizar exitosamente eventos de esta dimensión no sería extraño pensar que la de Brasil fue una elección justa. Sin embargo, y respetando siempre la presunción de inocencia, hay motivos para dudar de los, digamos, “otros motivos” que están guiando tanto al COI como a la FIFA en las elecciones de este milenio.

Repasemos: una vez saldada la “deuda histórica” con África y concedidos (hace cinco años) los Juegos de la sostenibilidad a Londres para 2012 vendrá el Mundial de Brasil en 2014 y los Juegos de Invierno en Sochi. De esta forma, Brasil se convertirá a mediados de la próxima década en el epicentro universal de los grandes eventos deportivos celebrando en dos años Mundial y Juegos de verano. No conviene dejar de lado en este análisis el hecho de que Brasil sea en estos momentos uno de los países del mundo con mayores tasas de crecimiento. ¿Era por tanto un mapamundi simplemente olímpico el de Lula o había algo más tras la tramoya?, ¿sería un mapamundi financiero? Unos pocos meses antes del Mundial de Brasil, los rectores del COI decidieron llevar los Juegos de Invierno a orillas del Mar Negro, desechando candidaturas más convencionales como la de Salzburgo.

La reciente designación de las futuras sedes de 2018 y 2022 apunta en la misma dirección, que es la contraria a la proclamada sostenibilidad proclamada hace años. Rusia (país eso sí heredero de una larga tradición futbolera e ignorado desde tiempos inmemoriales) volvió a apelar, por boca de Vladimir Putin, al mapamundi, al proverbial olvido para con los países esta vez del telón de acero. ¿Suficiente argumento para contrarrestar a las candidaturas de Bélgica – Países Bajos, Inglaterra o España, todas ellas con excelentes comunicaciones y amplios catálogos de estadios cinco estrellas? La candidatura rusa presenta a fecha de hoy como joya de la corona el moscovita estadio de Luzhniki. Es el único estadio que no va a necesitar reformas para el Mundial. El tártaro Rubin Kazan necesita algún retoque. Del resto de estadios, no se ha puesto aún la primera piedra. Y eso va a costar muchos rublos. Por no hablar de la necesidad de mejora en las comunicaciones en un Mundial que se jugará con distintos usos horarios. No es sostenibilidad, sino todo lo contrario, lo que inspira la presencia del magnate Abramovich el día de autos. Insisto, el resto de candidaturas, no solo la española reforzada por el Mundial, necesitarían muchísima menos inversión, menos dinero a gastar en tiempos difíciles. Pero, he aquí el nudo gordiano de la cuestión: ¿se trata de evitar el dinero a gastar o de maximizar el dinero a ganar?

Qatar 2022 constituye el cenit de esta nueva forma de concebir el rectorado FIFA: un país con ninguna tradición futbolística, y con todo por hacer, incluso estadios que se construirán con la esperanza de desarrollar alguna tecnología que transforme las altas temperaturas del verano qatarí en energía para refrigerar los estadios. La idea de la candidatura, que sobre el país no quede piedra sobre piedra de estos estadios, ya que los mismos deberán ser desmontables y transportables a otros puntos del mundo. Apasionante quizá para el mundo de la ingeniería, pero por lo menos discutible, siento discrepar con voces más autorizadas como las de Pep Guardiola o Zinedine Zidane, desde el deportivo, no digamos ya el económico. Si Rusia 2018 será el Mundial de los rublos, Qatar 2022 será el de los petrodólares.

Gracias a todos por estas 30.000 visitas, seguiremos intentando mejorarnos cada día.

Os dejo con Janelle Monae, dicen de ella que va a dar mucho que hablar en los próximos años:

http://www.youtube.com/watch?v=lqmORiHNtN4

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

9 12 2010
Manu

Considero justísimo que a Brasil le otorgaran la celebración de los JJ.OO.
Me muero por ver un mundial de fútbol en Brasil, pero…¿alguien duda que lo va a ganar Brasil?
Un saludo a todos.

11 12 2010
Felipe

Sin lugar a dudas ganara Brasil el mundial sin bajar del autobus, tipo el Mundial del 78 para Argentina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: