La pegada

15 11 2010

El último ha sido un fin de semana intenso, de trazo grueso. Pugilístico, podría decirse. Sin concesiones ornamentales. Empezaba la fiesta a primerísima hora del viernes: the Special One en los micrófonos del Larguero acusando a un compañero poco menos que de mal profesional. Nada más que añadir al carrusel de interpretaciones, adhesiones (las más) y declaraciones al respecto. Que a la pegada del portugués no la fichó el Madrid para hacer amigos como hoy decía Butragueño ya lo sabíamos. Que este señor no está a la altura del banquillo en el que HOY (el cadalso aguarda para todos amigo) se sienta algunos también lo sabíamos. Un banquillo en el que antes que Mou se sentaron tipos como Vicente Del Bosque o Miguel Muñoz, por citar a los dos primeros que me vienen a la cabeza. Una institución que labró su reputación como club más querido de España con valores diametralmente opuestos a los mostrados por Mourinho. No es envidia lo que despertaba el Madrid, sino admiración.

Después vendría todo lo demás: el cabreo de Manolo Preciado, y como gusta decirse por algunos lares, ahí está su trayectoria detrás, la de un currante del fútbol admirado no solo en Santander, Valencia y Gijón, donde ostenta la condición de entrenador decano de la categoría; sino en general en todo el panorama futbolístico español. Un tipo que ha sabido levantarse tras varios palos profesionales y personales, que se sobrepuso no solo a Dimitri Piterman sino también al drama de la muerte de sus seres más queridos. No creo que hubiera una sola afición en España que tuviera una mala palabra hacia este señor. Así que me parece totalmente INDIGNANTE  la actitud de algunos diarios de cuyo nombre no puedo acordarme, no ya obviando la falta de respeto de Jose Mourinho sino tachando a Manolo de provocador y de querer calentar el partido. No cabría siquiera la neutralidad en este conflicto. No he visto las portadas de las ediciones asturianas de según que diarios, si tenemos algún lector por allí y las puede comentar, lo agradeceríamos.

Sábado. Arlington (Texas). Manny Pacquiao vs  Antonio Margarito. El filipino saca a relucir su increíble pegada. Una pegada con la que destroza la cara de su rival, el tornado de Tijuana, nueve kilos y diez centímetros más que el filipino, luchando ahora por salvar su ojo. Una pegada que le ha llevado a instalarse en el olimpo de los elegidos. Si importantes fueron los ochos oros de Phelps en Pekín o los siete Tours de Francia de Lance Armstrong, no lo es menos la hazaña lograda por el mejor boxeador del momento. Con su pegada ha logrado ser campeón hasta en ocho categorías diferentes: mosca, supergallo, pluma, superpluma, ligero, superligero, welter y, desde el pasado sábado, superwelter. La escasa relevancia del boxeo en europa, fuera además de las categorías heavys, oscurecen la gesta.

Domingo. Abu Dhabi. Fernando Alonso comparece en el Yas Marina. Todo acompaña al piloto asturiano, incluso nos encontramos en el circuito en el que la Scuderia acaba de inaugurar el primer parque temático mundial dedicado íntegramente al mundo Ferrari. La imagen aérea es premonitoria: un gran cavalino rampante surge de la arena del desierto. La sesión calificatoria coloca a Alonso por delante de su gran rival el australiano Mark Webber, a priori la única rueda a marcar si todo sale bien. Pero este deporte, tantas veces acusado de aburrido y predecible, tenía reservada para Alonso una broma macabra. Primera vuelta y accidente del mejor piloto que hasta ahora vieron los circuitos. Primeras paradas por el pit stop para cambiar neumáticos. El coche de Webber que no acaba de ir. Y el desastre. Nos engañaron. Webber era un señuelo. Quizá Todt nunca hubiera picado. Ahora Italia mira a Domenicalli, se pregunta como pudo la Scuderia fallarle al mejor piloto del mundo. Tiene mérito la temporada de Alonso. Pero es una desgracia, tanto tiempo soñando con Ferrari y resulta que este año andaba corto de pegada. No solo superado por la ingeniería de Newey, sino también por McLaren. Así que, después de todo, quedar por delante de tres pilotos al volante de coches superiores y pelear hasta la última carrera por el mundial, tiene mérito. Del nuevo campeón del mundo, algunos ya hablaron hace meses: https://contodaslasaficiones.wordpress.com/2009/11/02/red-bull-te-da-alas/

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: