Un “deporte” llamado serving (Qué divertido es ver crecer la hierba I)

22 07 2010

Dirán que los jugadores tipo Karlovic, que solo tienen un saque hacen un juego aburrido. ¡Mientira, atroz mentira! El otro día pudimos observar un espectáculo celebrado por la propia Reina de Inglaterra y todos los próceres de R. U. y los hidalgos caballeros de la corte de Ávalon/Wimbledon: el partido más largo y heroico de la historia del tenis; Isner y Mahut, dos gladiadores que servía saque directo tras saque directo, y estrellaba valientemente la bola contra la red cuando trataban de restar algún que otro saque del oponente. Hicieron X aces, dando un gran espectáculo en cada uno de ellos, siendo aces de bella factura: los jugadores lanzaban la bola hacia arriba, flexionaban las rodillas y dejaban caer un misil.

Así habla el señor Abstruso. Al señor Abstruso le gusta el juego rápido y dinámico de los “pegapalos”. Puntos cortos, bolas que viajan a altas velocidades de forma plana y directa, pasando a pocos milímetros de la red, cuando la superan. Le divierte ver un montón de errores no forzados de parte de estos campeones sin paciencia, que ven en cada bola que les llega la oportunidad de cerrar el punto con el winner de sus vidas, y arrancarle la cabeza de cuajo al juez de linea que esté en el otro fondo, de paso.

El seños Abstruso se aburre con los pasabolas mentecatos que no hacen sino mandar bolas y más bolas altas a la luna, con un juego conservador, rácano y carente de toda graca. Le molesta sobremanera esas florituras de bolas con efecto, de top spin, eso es cosa de cobardicas, como ese tal Rafa Nadal, que no entiende por qué es tan alabado. Bien pensado, también es un misterio para el señor Abstruso el éxito de ese muchacho mallorquín sin armas, sin golpes definitivos, sin saque, que solo tiene piernas, y cuyos rivales, cuando juegan contra él, se muestran misterisamente patosos e inhábiles, y se dejan perder de manera ominosa ante este “jugador menor” injustamente subido a los altares, según el señor Abstruso.

Desgraciadamente, hoy en día en el mundo de los aficionados al tenis, hay mucho señor abstruso suelto, incapaz de entender que si hay algo aburrido en el tenis es ver como dos tipos de metro noventa hacen una sucesión de aces sin apenas intercambios, que lo divertido es el peloteo que se hace para ganar posición en la pista, que ver a Nadal recuperando una bola imposible y haciendo un passing imprevisible y mágico es de las cosas más grandes que se pueden ver en este deporte, y que si los rivales de Nadal juegan tan mal contra él es porque el genio de Manacor les fuerza a jugar mal, tirándoles bolas altas y con efecto, difíciles de controlar; no se limita a pasar bolas, arma su brazo con tal efecto zurdo que descoloca a sus adversarios. Pero el señor Abstruso también podría ser llamado el señor Erre que Erre, pues no es fácil hacer recapacitar a quien está acostumbrado a ver el mundo en blanco y negro.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: