Las puertas del cielo se abren

21 06 2010

Todo el mundo aspira a la felicidad. Hay quien la identifica con grandes posesiones terrenales. Otros la encuentran en conquistas espirituales. Un viaje, un momento compartido, una mirada de complicidad, los caminos de la felicidad son inescrutables. Si por algo el deporte, y como no, el fútbol, ha alcanzado las cotas de popularidad que hoy atesora es por su astronómica capacidad de generación de felicidad. También de frustración, pero en cualquier caso, tanto en la máxima felicidad como en la más grande de las decepciones, son emociones colectivas, compartidas, lo que multiplica el gozo y alivia el desconsuelo. Puede resultar frívolo, pero encuentro pocas manifestaciones en esta sociedad individualista de nuestros días con la capacidad de movilización y de hermanamiento del fútbol. ¿Triste? Quedémonos con la parte buena, la gente necesita felicidad.

Felicidad que han encontrado este fin de semana en Alicante, felicidad que busca la selección española en Sudáfrica en unas horas. La capital de la Costa Blanca vivió la tarde del sábado el octavo ascenso de su equipo a la máxima categoría del fútbol español. Lo hizo en el mejor de los escenarios posibles: en el día previo al inicio de sus fiestas mayores, ganando fuera de casa en la última jornada, algo que por cierto solo había conseguido en dos de los veinte partidos previos, y con el aliento en el cogote del poderoso Betis, equipo de Primera que estaba llamado a ser “el Zaragoza” de este año. Para los más jóvenes quizá suene presuntuosa la vieja cantinela de que el Hércules es un grande y que vuelve al lugar que por historia le corresponde. Cierto es que cada ascenso en Alicante ha costado sangre, sudor y lágrimas, y no menos cierto es que el sustrato social herculano dista mucho de ser tan multitudinario como el visto en las celebraciones. Pero no debemos olvidar que para la liga siempre debe ser un orgullo recuperar a uno de sus históricos, un equipo cuyo estadio ha albergado un partido por el tercer puesto de todo un Mundial de fútbol hace no tanto. Por historia le corresponde volver al Hércules a Primera, una historia de la que los nacidos después del ochenta hemos conocido más sombras que luces (dos ascensos a Primera y otros dos a Segunda) pero que tuvo también días de vino y rosas en los años setenta, precisamente la misma década prodigiosa del vecino y rival histórico Elche CF, los años de los presidentes Rico Pérez y Martínez Valero.

Portillo unió su nombre a los de Humberto Núñez, Sanabria, Sigüenza y desató la locura en una ciudad resignada a celebrar ligas y copas de Europa que no pueden ser del todo suyas. Los retos para el futuro, dignificar un Estadio que se cae a trozos y consolidar al equipo en Primera. La clave, no caer en los errores del pasado, mantener la base del equipo, una base algo veterana pero con buenos mimbres para jugar en Primera (Calatayud, Abraham Paz, Farinos, Tote, Portillo) y apuntalarla con incorporaciones solventes, más calidad que cantidad. Alguna cesión aprovechando las buenas relaciones institucionales con el Castilla, la mano del Boquerón en Can Barça… y a sufrir. Pero sobre todo, a disfrutar.

España aspiraba a conquistar la felicidad en este extraño y frío Mundial, en el que comparecía sin esos seculares fantasmas que siempre han acompañado su peregrinaje mundialista y que parecieron volver a casa el miércoles. Fue un partido visto una y mil veces. Superioridad relativa, oportunidades erradas, minutos cayendo, y una vieja ley del fútbol: aprovecha tu momento, siempre tendrás tu oportunidad. Este tipo de calamidades sin embargo miden el nervio competitivo de los equipos, máxime en una competición que privilegia el sufrimiento. Navas y Torres apuntan a titulares en el reencuentro de España con su suerte.

Cadencia, potencia y un hilo conductor que de coherencia a la obra. Estos son los tres pilares en los que los alicantinos nos apoyamos para juzgar una mascletà. Estos son los tres pilares en los que España se ha de apoyar para abrir, como hemos abierto por estas tierras, las puertas del cielo.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: