Superheroes

26 05 2010

En ningún otro confín del mundo la intervención generativa y exterminadora de la creación sobresale más que en Lanzarote. Una de las 7 islas afortunadas,   a pocos kilómetros   del continente africano. En este entorno seductor discurrió el pasado sábado entre campos volcánicos de lava, piedra pómez y pueblos de estilo inconfundible, la que es posiblemente la prueba deportiva más dura del orbe: El Ironman de Lanzarote.

Poco importa quién fue el primero en cruzar la meta, todos son ganadores después de nadar 3,8 kilómetros, pasear en bicicleta durate 180 km y correr 42,195 kilómetros (sí amigos, un maratón), no olvidemos que pocos Ironman se atreven a disputarla.

Antes y durante la prueba la gran mayoría de los 1539 deportistas se hacen preguntas como: “¿Quién me ha mandado meterme en esto? o ¿Qué hago yo aquí?, Todos estarán  orgullosos de haber puesto al límite su cuerpo, de retar a la biología, a la medicina. Les vendrán a la cabeza con la música de “Eye of the tiger”  las lesiones, el mal tiempo, la voz de su entrenador, el cansancio, el día que decidieron iniciar este reto, las dietas, algún que otro compañero de entrenamiento que a semanas de la prueba se ha roto y no pudo emprender el sueño.

 No olvidemos que el gran objetivo  es cruzar la linea de meta , y sólo si se consigue habrá merecido la pena todo ese sufrimiento y esa dedicación a cambio de jugarse el físico y el reconocimiento de uno mismo.

Mi más profunda admiración a  los 1165 superheroes que cruzaron la meta, desde Eneko Ramos que lo hizo en 8:37:43 hasta Giancarlo Claudino que puso el broche final en 16:51:07.

¿Dónde acaba el deporte y empieza el mercantilismo? o lo que es lo mismo, ¿Cómo es posible que esta gente tenga que pagar por estar ahí?. En la respuesta a esas preguntas encontraremos el romanticismo del deporte.

Anuncios

Acciones

Information

One response

30 05 2010
Fran

Este artículo me ha tocado el corazón, tengo un compañero de gimnasio que estubo preparando el ironman y la semana de antes se lesionó, todos los días corría más de 30 kilometros, una bestia.
Me encanta el blog, un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: