De cómo no inmolarse

20 05 2010

“Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”

Albert Einstein

Antes que nada, mi más sincera felicitación al F.C. Barcelona y a todos sus seguidores, quienes sin duda deben estar orgullosos de tener el mejor equipo del mundo en la actualidad. La temporada pasada ganaron los tres títulos “importantes”, y en ésta “sólo” uno; sin embargo, creo que no ha sido una liga más, sino la mejor, la de la Escocia de Messi y Cristiano (Segurola dixit). Podría haber sido la liga de un Real Madrid muy goleador y extremadamente competitivo, erigiéndose como líder del grupo y paradigma de estas dos cualidades Cristiano Ronaldo, jugador ganador donde los haya, siempre al límite de sus fuerzas y concentración.

Cristiano, Higuaín, 31 victorias, 102 goles; en suma, jugadores y números estratosféricos para un equipo demoledor…en liga. Sin embargo, han sucumbido en “su“ liga ante un grupo de amigos y unos cuantos secundarios, dicho sea esto último desde el máximo respeto y la licencia inocente.

Mucho se ha dicho y escrito sobre la filosofía culé desde la llegada de Cruyff al club. Comulgo en lo fundamental: un estilo, coherencia, paciencia, cantera, humildad, cultura del esfuerzo, etc. Hace ya muchos años que en Can Barça se sentaron las bases para ser un equipo puntero en el mundo durante muchos años y, salvo hecatombe masoquista,  sus seguidores disfrutarán en los próximos años de muchos títulos. Aunque, también es posible que, por esas cosas que tiene el fútbol, este último campeonato despida un ciclo triunfal, y dé comienzo un periodo de fracasos deportivos. Incluso podría estar aderezado por un 0-5 del Real Madrid en el Camp Nou el año próximo…¿por qué no? Al fin y al cabo, esto es un juego. Pero, ¿saben una cosa? No importa. Lucharán, persistirán, creerán. Volverán. La historia de un club grande está hecha de multitud de anécdotas, categoría ésta que ostentan los éxitos y los fracasos. Cuando se pierde una liga no se acaba el mundo. Cuando se gana una Champions no se escuchan campanas. Pero si tu equipo es el Barça y es idolatrado en cualquier rincón del mundo…¡ufff! Todo esto lo saben en Barcelona y lo sabe Guardiola (“¿la liga?, que hagan lo que quieran…” ¡qué grande!).

Bajando a lo terrenal, también se ha hablado mucho del Real Madrid. De su modelo (o no modelo), de su coherencia (o no coherencia), de su rigor (o…). Más allá de entrar en qué jugadores hay que incorporar, cuál es el entrenador idóneo o qué estilo debe impregnar la filosofía del club, pienso que éste está siendo víctima en los últimos años de su propia megalomanía. Personalmente, estoy cansado de frases como: “en el Real Madrid no se puede estar un año sin títulos”; la Copa de Europa es la competición del Real Madrid; “Zidane ha nacido para ser jugador del Real Madrid”…todo esto por no hablar del espíritu de Juanito y lo “longos” que son los “minuti” en el Bernabéu. Es indudable que un equipo de élite debe ser competitivo, ganador, ambicioso en suma; pero de ahí a ensimismarse en la mística tribal, media un abismo. Abismo que, dicho sea de paso, ha devenido letal en muchas ocasiones: presión de los medios de comunicación, presión en la directiva, presión en los jugadores, ansiedad, exacerbación de la vida diaria del club, frustración en el aficionado, animadversión en el aficionado rival, más presión, más ansiedad, más exacerbación… portada del Marca. Creo que es hora de cortar con todo eso.

El Presidente, su Junta, los directivos y demás personas con corbata, deberían relajarse (como voy a hacer yo ahora) e intentar disfrutar un poquito de lo que se supone tanto les importa. Transmitan serenidad a los jugadores, hagan hincapié en el trabajo diario, en la humildad, muéstrenles su afecto (sí, afecto, son personas). Tomen distancia de la pseudoprensa. Y si para eso hay que divorciarse del periodista en el que todos estamos pensando, pues se hace. De acuerdo, sabemos que en muchas ocasiones el entorno (qué bonita palabra) es incontrolable, pero tampoco será tan difícil, de vez en cuando, dejar en evidencia al escribano de Manolo estás despedido. Seguro que a Valdano se le aparecen las musas necesarias. Y piensen el premio final, ¡vivir sin palanganeros subidos a sus chepas!

Como último de mis humildes y seguro que infructuosos consejos, les diré que se olviden de Di Stéfano, Puskas, Gento, las Copas de Europa, el NO-DO, la Quinta del Buitre, los tres goles por partido que marcaba Santillana, las 0 ó 10 Copas de Europa que ganó Camacho, las 5 Copas de Europa que han ganado en los últimos 20 años (perdón, ése es el Milán) y dedíquense a trabajar. Tienen unos recursos económicos formidables, una gigantesca masa social, tienen talento… y muchísimas personas, demasiadas, hartas de que los demás les odien.

En fin, estas líneas van dedicadas a la afición merengue, a los que aman ese club desde la cuna, a todas las personas que pasaron un domingo muy triste…

Como yo.

Un abrazo.   

Agradezco de corazón al equipo de “Con todas las aficiones” la ocasión brindada.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

20 05 2010
anonima

albert…tu articulo nos ha conmovido y encantado (sobre todo la parte del 0-5 en el camp nou el año que viene jejejjeej) esperamos tu próximo artículo en breve!!!!

enhorabuena!!!!!!

20 05 2010
Terminator

Esta es para mi la opinion de la gran mayoria del madridismo.
Muy bien plasmado.
No a Mourinho, solo nos faltaba el traductor, para acabar de generar fobias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: