Gorosito, Nino, Clemente y la Premier, con permiso de Neptuno

11 05 2010

Ni una línea vamos a dedicar esta semana a la lucha por el título, dejando únicamente negro sobre blanco que, pase lo que pase, jamás pudo idear Guardiola una técnica mejor para la concentración de sus pupilos que la chequera de Florentino. Dicho queda y punto final. No caigamos en aquello cuanto hemos venido criticando.

La escocesa liga de Cristiano y Lionel expira. A ella se aferran desesperados cinco equipos con diferentes pulsos vitales: Xerez, Tenerife y Valladolid que llegan con la esperanza de aquel que se vio desahuciado y tras largos meses de espera, recibe la milagrosa llamada del donante; Málaga y Racing, sobre todo este último, como aquellos que gozaron de buena salud en su juventud pero se descuidaron y sus malos vicios acabaron por postrarles en la cama de urgencias.

 

Apelaba en la Feria Néstor el Pipo Gorosito a la divina voluntad del Prendi para amparar al Xerez: quizá no haga falta tanto, quizá baste con que Barcelona y Madrid ganen sus partidos (la apuesta en su contra cotiza a la par con el bote del euromillón) y el Valencia le gane en casa al Tenerife. Si no escuché mal la información de la radio, con eso, con simplemente eso conseguirá el cantaor salvar al Xerez, noveno mejor equipo de la segunda vuelta, aferrado a remontadas agónicas (¿el espíritu de Chapín?) y cuya suerte parece recordar a la del vecino gaditano de David Vidal en los primeros noventa. Y si eso sucediera señores, habría que decirlo alto y claro: ni Guardiola, ni siquiera Su Santidad Jose Mourinho, el entrenador del año habría sido, a juicio de este humilde opinador, Néstor Gorosito. ¡Ojo Xerez, que el talonario de los grandes acecha!

Quienes nacimos junto al Mediterráneo ya conocíamos las virtudes de Juan Francisco Martínez “Nino”, integrante de la famosa delantera – ambulancia del Elche hace años Nino – Nano. Después de una larga carrera en Segunda, siempre fiel a su cita con el gol, debutaba este año en Primera. Sus cifras son incontestables: 14 goles, unos cuantos de ellos en las últimas jornadas. Por decirlo de otra forma, Nino es, junto con Fernando Llorente (uno de los 30 de Del Bosque) y Soldado, el segundo máximo goleador nacional, solo por detrás del guaje Villa. Que es mucho decir. Si el Tenerife se salva los isleños lo llevarán en su corazón. Algo parecido sucede en Elche donde este hombre es una institución.

Y, por supuesto, Clemente, el personaje del momento, Mourinho español y tío con los bemoles más solemnes del país, ¿qué importan ahora sus trivotes, zubizarretas, gestos peneuvistas y chulería del norte? Nunca me cayó mal Javi, sin comulgar con sus conceptos en exceso, creo que lo que propone Clemente no dista mucho de las propuestas de otros tipos con más solera. Jamás oí a un jugador suyo hablar mal de él. Alejado ya de empresas mayores, no le ha hecho ascos a banquillos eléctricos (Tenerife hace años, este Valladolid cuya afición echaba en cara a jugadores sus excesos nocturnos y su capitán acusaba a parte de la plantilla de cierta falta de testiculina) y no le ha ido mal, ahí tiene al Valladolid a tiro de piedra de la salvación. Sin los puntos del Camp Nou ya está fuera del descenso.

A estos tres equipos que vienen de atrás, y a los otros dos que se la juegan, la mayor de las suertes del mundo para este fin de semana. Y una reflexión para navegantes: ¿es realmente la Premier la mejor liga del mundo? Siempre he defendido que la calidad de una competición la marcan tanto la púrpura de los de arriba como la calidad de la clase media y la competitividad de la parte baja. ¿O acaso es preferible un país en el que los ricos son los más ricos del mundo pero el resto de la sociedad vive en la mediocridad? En España (y hablamos de la Liga y solamente de la Liga, por desgracia) tenemos la suerte de tener a los ricos más ricos, a una clase media cuya calidad podremos comprobar sin ir más lejos mañana mismo en Hamburgo y a unos pobres de una dignidad infinita. No veo ni un 8 – 0 en Barcelona ni un 0 – 8 en Málaga el domingo.

No podíamos despedirnos esta semana sin invocar, a la manera del  de Gorosito, al dios de los atléticos, que lleva casi cincuenta años esperando en su fuente del Paseo del Prado que su afición le ofrezca la corona de Europa. Dicen los atléticos que a ellos les gusta la vida como es, con sus sinsabores y sus breves fogonazos intensos de felicidad. Tal vez tengan razón, tal vez no tenga tanto mérito afiliarse al caballo ganador. Solo el Fulham les separa esta vez de ese éxtasis pasajero, un equipo menor, pero si hay un equipo indescifrable en el mundo, si hay un equipo imposible de analizar, éste es el Atlético de Madrid. Pero el Atleti juega la Liga de Gorosito, de Nino, de Clemente y mañana, más que nunca, la Liga del dios Neptuno. Y es una Liga mejor que la Premier.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: