Hay golpes en la vida, tan fuertes…

15 04 2010

¡Yo no sé! Este verso de César Vallejo se me vino a la mente a la hora de buscar un título a este artículo, que es un malento, un quejido que se escapa entre los labios… Llevo varios días rumiando si escribir sobre mis sensaciones tras el Clásico o no. Porque si normalmente adopto un punto de vista lo más objetivo posible para escribir en este blog, en este caso me es imposible. Solo desde mi madridismo puedo hablar de lo que siento y pienso sobre este tema.

Yo tenía la esperanza de que el madrid podía hacer un mejor papel ante el Barça; incluso que podía ganar. Me equivocaba. El Barcelona es un equipo mucho más superior al Madrid de lo que yo pensaba, por la simple razón de que es un equipo muy superior a cualquier otro equipo del mundo. Hay que felicitarles porque llevan años haciendo las cosas muy bien, y ahora están recogiendo los frutos.

Han cuidado la cantera con mimo. Han seguido una idea directriz de juego, de fúbol, una filosofía, para todas las categorías del club. Y esa filosofía es admirable: fútbol control, ofensivo, de toque, y al mismo tiempo, juego colectivo, compromiso en la presión, etc. Los blaugrana cuentan con una generación de jugadores jóvenes y talentosos que de seguro darán muchas alegrías a la parroquia culé; son los Messi, Pedro, etc. Se avecinan años muy duros para el madridismo. No es fácil competir con la excelencia, más aún cuando la tienes en tu propio vecindario (liga) y las comparaciones son constantes.

¿Qué debe hacer el Madrid? Desde mi punto de vista, el único camino para devolver al equipo donde los madridistas queremos que esté es apelando a la esencia misma del club: “cuando pierde da la mano, sin envidias ni recores, como bueno y fiel hermano”. Así dice el himno blanco: hay que trabajar desde el fair play y la HUMILDAD. Esa pataleta facilona de apelar a teorías conspirativas (el famoso Villarato) es una excusa barata y sonrojante para un club que quiere ser SEÑOR. Fuimos el mejor club del siglo XX, pero eso no quiere decir que seamos el mejor de la historia, porque estamos en un nuevo siglo y la historia se está escribiendo AHORA, y lamentablemente estamos perdidendo la batalla. Si queremos dar a nuestros hijos una herencia de la que se puedan sentir orgullosos, debemos cambiar el rumbo ya.

Teniendo esto en mente, el segundo paso a dar es el de tener una idea directriz del estilo de jugar y de ser del Madrid. E implementar ese estilo en todas las categorías, concentrando los esfuerzos en la cantera del equipo. Ya que los jugadores de la casa son los que mejor entienden al club y más apropiadamente pueden defender sus colores en el campo, como vemos en el caso del Barça.

A ese estilo y proyecto definidos hay que dotarlos de CONTINUIDAD. No es bueno estar cambiando de entrenador cada año, sucumbiendo a urgencias históricas y presiones del entorno. Por eso a mí no me desagradaría que se cumpliera el contrato de Pellegrini; más aún porque el que se está postulando como recambio, Mourinho, no me convence. El técnico luso representa el resultadismo a ultranza y la renuncia a buscar el juego bonito y ofensivo. He visto equipos de Mou jugando como equipos pequeños sin ningún pudor, amarrateguis, dejándose dominar para salir al contragolpe. Ése es el estilo del Atlético de Madrid de toda al vida, pero no el del Real Madrid. Desde mi experiencia vital, el gran Madrid que me ha hecho feliz desde niño fue el de la quinta del Buitre, el de la liga de Valdano, con Zamorano, Laudrup, el 5-0 al Barça. Un equipo gustador y ofensivo, que quiere tener balón, combinar y dominar. Y sea quien sea el entrenador la próxima temporada, ha de ser alguien comprometido con esa idea.

Y aquí llegamos al nudo gordiano de esta situación: hay que traer jugadores de toque en el medio del campo. La mala noticia es que casi todos los jugadores de talento están en el Barça. Pero hay luz al final del túnel: a falta de perlas canteranas, hay jugones de gran calidad, y además españoles, que el Madrid puede intentar fichar. Españolizar el club es otra seña de identidad del Madrid. Españolizar y calidar (dotar de calidad) el medio campo. Y eso pasa por dos nombres clave: David Silva y Cesc FÁBREGAS. El club debe echar el resto por hacerse con estos jugadores. Por lo civil o por lo criminal. y si Cesc ha firmado un precontrato con Rossell, hay que secuestrar ese contrato y QUEMARLO. Estos jugadores son a mi modo de ver imprescindibles e irrenunciables, porque no hay otros jugadores así (y que no estén en el Barça) en el mundo. Y dejarse ya de Riberys, Rooneys, Agüeros y Maicones. Vale ya de gastar millonadas sin ton ni son. ¡Hay que tener una dirección deportiva de verdad! Lástima que el club  esté dirigido por quien está. En fin…

Lo que toca ahora es resignación, ser señoriales en la derrota (esa impostora que junto a su compañero el Triunfo nos traen y llevan a todos, pobres mortales en este gran teatro del Mundo), cargarnos de paciencia y tener el nervio y la fuerza moral para exigirle a los dirigentes del club los cambios necesarios para construir el gran Madrid que todos nos merecemos. Ahora y siempre ¡HALA MADRID!

NOTA: quien escribe esta entrada es solo uno de los miembros de la mesa de redacción de CON TODAS LAS AFICIONES, compuesta por personas de diferentes fes futbolísticas.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

15 04 2010
Albert

Entendiendo lo del “parcialismo” declarado sólo hay una cosa que desentona en este texto “El club debe echar el resto por hacerse con estos jugadores. Por lo civil o por lo criminal. y si Cesc ha firmado un precontrato con Rossell, hay que secuestrar ese contrato y QUEMARLO.”. Si previamente se habla del (supuesto) “señorío” del Madrid (que en sus epocas gloriosas debería existir, pero yo nunca lo he visto por ningún rincón) y se pretende volver a ese señorío, a ese saber hacer, a ese saber perder y dejarnos de villaratos y chorradas por el estilo, después no podemos decir que ha que fichar a Cesc de cualquier modo, puesto que sólo hay una forma de ficharlo (y de hacer el resto de cosas), por lo civil. Apelar al “por lo criminal” me parece insano en cualquier ámbito de la vida, pero mucho más en el deporte. Si hablamos de humildad y de “fair play” no podemos sucumbir al “el fin justifica los medios”. El Madrid puede fichar a Silva y Cesc, pero si puede hacerlo con este último, sin duda, es sólo porque Cesc es más catalán que culé, sólo por eso, porque le tira más “la pela” que los colores. Si se le ocurre anteponer los colores a “la pela” mejor que el Madrid se olvide de Cesc. O dicho de otro modo, si esto fuera la NBA

15 04 2010
Albert

Perdón, no se a que tecla le he dado que se ha publicado el comentario cuando todavía no habia terminado.

Iba diciendo que si esto fuera la NBA, con topes salariales y topes para fichar, sin duda Cesc acabaría en el Barça puesto que los dos clubs tienen poder económico suficiente, pero visto el flirteo de Cesc con el Madrid (perdón, con el dinero), me lo creo todo. En todo caso a lo que iba, que si se pretende recuperar el “señorío” y conseguir ser humilde (que no recuperar la humildad) no podemos ir “por lo criminal” en ningún aspecto.

18 04 2010
contodaslasaficiones

Ya veo que te ha dolido mi referencia a Cesc. Supongo que cuando se fue al Arsenal sería porque desde su club de crianza no supieron valorarle como se merecía. No creo que Cesc le deba nada moralmente al Barça.
Tampoco creo que la expresión que empleé desentone. “Por lo civil o por lo criminal” es una expresión, una manera de hablar, que me vino a la mente para transmitir la idea de que el Madrid debería hacer absolutamente todo lo que esté en su mano para fichar a ese jugador. Es como si hubiera dicho que deben “hacer lo imposible” por ficharlo. Es una expresión figurativa, un intensificador que no debe tomarse en su sentido literal, porque obviamente no se puede hacer algo si ese algo es imposible, es una contradictio in terminis.
Este tipo de expresividad la usamos todos en nuestro día a día. Tú mismo en tu comentario haces un símil entre el ser catalán y la afición por el dinero. Pero no por eso a mí me da por pensar que tu opinión sobre los catalanes es que todos son (o sois) materialistas, avaros e interesados solo en el dinero. Simplemente deduzco que usando tal figura retórica pretendías reforzar tu idea de que si Cesc se va al Madrid será por dinero y si se va al Barcelona lo hará por “sentimiento”.
Así que no nos la cojamos con papel de fumar; y si Cesc no debe fichar por el Madrid para evitar que al jugar en el Nou Camp le tiren una cabeza de cochinillo, pues que no fiche, y tengamos la fiesta en paz.

15 04 2010
Jorge

Muy buenas, soy socio del Real Madrid, y me da la sensación de que estamos ante una liga como la de Capello, sinceramente pienso que ganaremos la liga, (por que no vamos a perder ningún partido), pero al igual que aquella, de forma vergonzosa.
El Madrid juega a chutar y ya, y a apelar a la heroica como ha sucedido hoy contra el Almería, contra el que hemos ganado de milagro.
Si me preguntas si prefiero tener a Cristiano Ronaldo en mi equipo o en otro, lo quiero en mi equipo, pero no por 96 millones y con esa actitud de prepotencia con sus compañeros, hoy a vuelto a tener un mal gesto con Higuaín y con Arbeloa, al margen de su reacción cuando ha marcado el gol.

Dimisupu@hotmail.com
Jorge
1

27 04 2010
Ikarus

“Si queremos dar a nuestros hijos una herencia de la que se puedan sentir orgullosos, debemos cambiar el rumbo ya.”

¡Ja, ja, ja, ja! Qué frase más fanática. Hombre, los auténticos hijos del Real Madrid tendrán una gran herencia, desde luego: millones de euros a punta pala. Los tuyos no sé si tendrán tanta suerte. Ojalá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: