“La primavera, la primavera ya llegó…

5 04 2010

para decirme que estaba soñando yo”, le canta José Mercé al equinoccio de marzo. Llega la primavera y con ella, los partidos más importantes del curso, los que deciden, como el pulgar de los césares, la salvación o la condena. Real Madrid y Barcelona afrontan la Semana de Gloria desde diferente perspectiva.

Después de brindar en Londres los mejores minutos de la temporada en el duelo más primaveral que se puede presenciar ahora mismo en Europa el Barça espera crecido y convencido de sus posibilidades a Arsenal y Real Madrid. Para la memoria de los que los pudieron disfrutar quedarán los primeros minutos de aquel partido. Es curiosa la querencia del Barça por ofrecer su mejor versión al son de los tambores del Miércoles Santo, el año pasado en la misma fecha fue el Bayern el que sufrió una primera parte igualmente brutal en el Camp Nou. Quizá la mejor exhibición del club catalán el curso anterior, no menor a la ofrecida en el Bernabeu. Pero como todo alumbramiento primaveral, resultó una obra inconclusa, tan exuberante en su manifestación como torcida en su desenlace. ¿Se jugará Wenger la baza Walcott de inicio o la reservará para la segunda parte? ¿Responderá el Arsenal a pesar de no poder contar con Cesc ni Arshavin, de largo sus dos mejores jugadores? ¿Cómo funcionará la improvisada defensa Márquez o Touré – Milito? Lo cierto es que a pesar de los últimos contratiempos (lesión de Ibra en plena vena goleadora, sancionados, duda de Piqué para el clásico) la moral barcelonista parece más hinchada que nunca.

Desde el punto de vista merengue el análisis es otro: su próximo partido del siglo no es el martes sino el sábado, con lo que tienen un par largo de días de más para prepararlo. No tengo tan claro que esto resulte una ventaja, la moral con la que afrontaría el Barcelona el derby tras una eventual clasificación para  semis de la Champions sería una peligrosa arma contra el Madrid. Tras los batacazos de las últimas temporadas en los momentos de la verdad, tiene una nueva oportunidad para acreditar si este partido es más deseado que temido o viceversa, y de paso sacudirse de encima ese extraño complejo de inferioridad que le atormenta frente al Barcelona en los dos principales deportes de equipo. Secar a Messi se antoja capital para su suerte, así como robarle a Xavi el reloj con el que marca el tempo de los partidos. Con esto, que no es poco, tendrá sus opciones de victoria: alguna tendrán y Cristiano y el Pipita no acostumbran a perdonar. Es para el Madrid el partido de la temporada, de su temporada, su momento para reivindicarse como el gran equipo que pretende llegar a ser y sobre todo, aunque quizá esto sea lo que menos preocupe a los jerarcas merengues, la oportunidad de consolidar el proyecto de Pellegrini.

La primavera ha entrado con fuerza, ¡a disfrutarla!

Anuncios

Acciones

Information

One response

7 04 2010
Darino

Gran Leo, Gran Barça, y gran Arsenal.
Canto a la primavera y al buen gusto.
Felicidades por el blog que tambien goza de lo antes comentado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: