El triunfo del coraje

21 03 2010

Natalia Rodríguez, el esfuerzo tiene siempre recompensaDebo reconocer mi debilidad por Natalia Rodríguez. Me tocó su historia en el mundial de Berlín. No vi justo lo que le hicieron. Por eso me alegro tanto de su éxito en el mundial indoor hace una semana. Recapitulemos.

En Berlín fue descalificada por derribar a otra corredora después de llegar primera a la meta. Cuando las atletas tomaban la curva final, Rodriguez, que venia desde atrás, había cambiado la marcha e iba adelantando a sus competidoras. Al llegar a la altura de la etíope Gelete Burka, ésta realizó una maniobra harto sospechosa: corría entre las calles 1 y 2. De hecho, le estaba dejando espacio a Natalia para que intentara pasar por ahí, aunque un espacio muy mínimo. Se veía venir que, ya bien la catalana intentara pasarla por detro o por fuera, Burka intentaría cerrarle el camino para cortar su progresión. Y ahí vino el error de Rodríguez. Quizás pensó que si adelantaba por fuera, eso la haría tener que correr más metros y no alcanzar el ansiado oro. Ya nunca sabremos si lo habría conseguido de haberlo intentado de aquella manera. Intentó el interior, y la etíope, en cuanto la vio venir con el rabillo del ojo, se fue desplazando haca la izquierda para cerrarle el camino que antes tan pícaramente le había enseñado, ya caída en la trampa, la española tenía dos opciones: o intentar pasar ( y que fuera lo que dios quisiera) o aminorar la velocidad, romper su propio ritmo y perder toda posibilidad de conseguir medalla, cuando llevaba ritmo de oro. En fin, en esas decimas de segundo, cuando tu cabeza va a mil por hora, ella decidió dar el todo por el todo. Burka se cerró, ambas se tocaron, tropezaron los brazos, y como Natalia iba con más velocidad, la otra se desequilibró y cayó. Había que ver la cara de la pobre atleta tarraconense tras pasar la linea final. Ella veía su nombre como el de campeona en el letrero, pero debía esperar una decisión de los jueces mientras buena parte del público berlinés la abucheaba.

Más tarde se la desposeyó del oro, que fue a recaer en Maryam Yusul Jamal. Tras este episodio, vino otra afrenta para Natalia: no fue invitada a participar en la prueba de Zurich, ya que es Suiza el país de acogida de la campeona oficial Jamal, y se ve que los organizadores no querían que la española les aguara la fiesta de la victoria mundialista ganando a su chica en su propia casa y poco después de celebrado el mundial, demostrando así que en realidad la mejor era ella.

Por suerte nuestra campeona pasó página, intentando dejar atrás esa amarga experiencia. Y ahora a conseguido la medalla de plata en el mundial indoor, imponiéndose a Burka y dejando las cosas en su sitio. Habría sido aún mejor que consiguiera el oro. Eso habría redondeado la justicia poética del caso. Pero bien está lo que bien acaba. Sobre todo teniendo en cuenta que no ha acabado, porque a la corajuda atleta de Tarragona le quedan aún muchos triunfos por conseguir.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: