La resaca más dulce

30 11 2009

Pues sí, hoy no voy a ser original, “fútbol es fútbol” a pesar de que este foro está siendo una ventana abierta a todo el panorama deportivo. Procedamos al enésimo análisis. El partido, totalmente diferente a los dos de la temporada pasada, nos deja la extraña sensación de las noches electorales, en las que gobierno y oposición acuartelados en sus sedes encuentran argumentos para proclamar su victoria, real o moral.

La proclama desde luego el Barcelona, equipo en el gobierno, tras una semana diabólica, en la que Inter y Real le visitaban con esa mezcla de morbo y exigencia que tanto daño le han causado en otros viajes. Holgadamente el martes y con menor brillantez ayer, el Barça ha superado la moción de censura. La madurez de los campeones, al igual que la de los gobiernos, se ha de medir por su capacidad para enfrentarse a los problemas concretos (mal arranque, imprecisiones, inferioridad tras la expulsión de Busquets…) que se le van presentando en el día a día y en esta suerte sus ministros más notables (Xavi, Messi, Iniesta) tiraron de manual y demostraron su altura. No se trata de fotocopiar hazañas pasadas sino de resolver retos presentes, de todas formas, como en las victorias socialistas de los últimos ochenta, no le conviene relajarse: la oposición afila sus dientes.

La proclama también la oposición por boca de su secretario general, Jorge Valdano. No debería equivocarse, el Real no construyó su grandeza celebrando derrotas, por honorables que éstas fueran, ni jactándose de no recibir goleadas. A pesar de esto, se vio por fin en el Madrid cohesión, un ideario colectivo, demostrando, faltaría más, que no habrá rodillo, hay alternativa, algo de lo que por otra parte los que empezaron a dudar fueron algunos editorialistas del diario amigo, invitando incluso, y cito literalmente, a que el ingeniero cogiera las maletas y se fuera a su puñetera casa.

Hay para mí otros dos vencedores reales y morales que sin embargo no han salido a reclamar su cuota de protagonismo. El primero es Undiano Mallenco, que hizo lo más difícil: a pesar de discutirle alguna decisión, nadie le criticará. Mostró todos los atributos que distinguen a un árbitro respetable: autoridad sin estridencias, tarjetero adecuado a la intensidad del partido y buen ojo, ronceros aparte. Estuvo como los dos equipos, no hizo un partido perfecto pero ofreció bastantes más cosas buenas que malas. No es casualidad que lleve dos derbis seguidos, es el mejor árbitro de España. Merece ir al Mundial.

El último gran vencedor en la sombra es Vicente del Bosque, ni uno solo de sus habituales en la Roja hizo un mal partido ayer. Puyol fue el mejor del Barça y Piqué no anduvo lejos y Xavi e Iniesta consiguieron ganarle la posesión al Madrid en la segunda parte con un hombre menos. Incluso Busquets hasta su expulsión hizo un partido tácticamente perfecto. En el Madrid, Casillas obró su habitual milagro, Ramos se redimió, Albiol estuvo espectacular en el corte, Arbeloa se postuló como el primer recambio para ambos laterales y Xabi fue sencillamente el mejor del Madrid. Si esto no se tuerce, en junio nos espera otra resaca, y ésta sí puede ser dulce.

Anuncios

Acciones

Information

One response

2 12 2009
Mané

No creo que Xabi Alonso hiciera un gran partido, además pienso que está muy por debajo de sus posibilidades, claramente es el 6º centrocampista de España por detrás de Xavi, Iniesta, Senna, Cesc, y Busquets, por este orden.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: